Un hombre armado secuestra a la familia de Bárcenas en su casa

El hombre se coló con un revólver en el piso tras simular ser funcionario de prisiones

Maniató a Rosalía Iglesias, a su hijo, una empleada del hogar y un empleado de seguridad

El hijo y el vigilante se zafaron de las bridas y redujeron al intruso, de 64 años

El rapto se prolongó durante una hora

El detenido exigió a la familia que le diera los 'pen-drives' y discos duros que hubiera en la casa

 FOTO Cedida por @arcanil / VÍDEO: ATLAS

Un hombre de 64 años, con apariencia de sacerdote —vestido de oscuro y con alzacuellos—, irrumpió a las 16.30 de este miércoles en la casa del extesorero del PP Luis Bárcenas, en la calle del Príncipe de Vergara, número 34, de Madrid. Supuestamente se hizo pasar por funcionario de Instituciones Penitenciarias y así logró que le fuera franqueada la entrada. Después, solicitó que se reunieran todos los moradores de la vivienda en el salón, manifestando que tenía que realizar un informe. En ese momento, empuñó un revólver con el que amenazó a Rosalía Iglesias, esposa de Bárcenas; a su hijo Guillermo, a la empleada de hogar y a otro hombre que se encarga de labores de protección. El secuestro acabó tras una tensa hora bajo amenaza de los cuatro moradores de la casa, cuando el escolta y el hijo de Bárcenas lograron reducir al pistolero y quitarle el arma, tras lo que llamaron al servicio de emergencias 112.

ampliar foto
El revólver con el que un hombre ha irrumpido en la casa de Bárcenas.

El intruso, Enrique Olivares García, tiene “problemas psiquiátricos y bastantes antecedentes”, el último por estragos, en 1999, según fuentes policiales. También fue detenido por delitos contra el patrimonio (robos). Olivares logró entrar en el domicilio al hacerse pasar por “funcionario de prisiones”. Tras llamar a la vivienda, la empleada del hogar observó por la mirilla y le abrió la puerta, ya que no le levantó ninguna sospecha. Después reunió a todos los moradores en el salón, abrió el maletín que llevaba y sacó el revólver con el que les amenazó.

A continuación, colocó unas bridas a las víctimas y les mantuvo maniatados durante una hora hasta que el hijo de Bárcenas y el escolta lograron zafarse y abalanzarse sobre él, desarmarlo e inmovilizarlo. La empleada del hogar también consiguió liberarse y corrió a un bar próximo llevando consigo el revólver, mientras que Rosalía Iglesias salió al balcón gritando “¡socorro, socorro!”. Según el abogado de Bárcenas, Javier Gómez de Liaño, el intruso exigió a los habitantes de la casa que le entregaran los “pen-drives y discos duros” que el extesorero tuviera en su domicilio.

Fuentes policiales confirmaron que una vecina del tercer piso llamó a los servicios de emergencias. La primera en acudir fue una patrulla de la Policía Municipal que estaba en las inmediaciones. Los agentes esposaron a Olivares y lo trasladaron a la Brigada Provincial de Información, en la calle de Tacona, en Moratalaz. En principio, será acusado de detención ilegal y tenencia ilícita de armas.

Facultativos del Servicio Ambulancias Municipal de Urgencias y Rescate (SAMUR) atendieron a las víctimas por crisis de ansiedad y por erosiones en las muñecas como consecuencia de las bridas. Al domicilio acudió también la abogada de Rosalía Iglesias, María Dolores Márquez de Prado, esposa de Gómez de Liaño. El detenido declinó ser asistido por los sanitarios, según un portavoz de Emergencias Madrid.

El intruso, que viajó este miércoles por la mañana a Madrid desde su domicilio en Cuenca, dijo en sus primeras declaraciones a la policía que su intención era “solucionar los problemas que sufre España”. Durante mucho tiempo, unos 20 años, residió en varios países, como México. Hace cinco o seis años regresó a su tierra natal, donde residía con su madre, que tiene unos 90 años.

ampliar foto
Guillermo Bárcenas (izquierda), hijo Luis Bárcenas, su mujer, Rosalía Iglesias (derecha), y su abogada, María Dolores Márquez de Prado, tras el asalto. EFE

El revólver, que posiblemente es de antes de la Guerra Civil, estaba en perfectas condiciones de uso, aunque llevaba munición de fogueo, según fuentes de la investigación.

Olivares publicó en octubre de 2011 una carta en el Diario de Castilla-La Mancha en la que arremetía contra la presidenta de esta comunidad y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal: “Usted prometió en su campaña electoral que no recortaría las ayudas a la asistencia social, ni tampoco en el campo de la sanidad. Creímos en usted y su partido, el Partido Popular, pero nos mintieron y a los más necesitados de esta comunidad nos ha quitado el suplemento semestral de 356,69 euros (1,95 euros al día). Los discapacitados tenemos que vivir con 11,21 euros al día, de los cuales tenemos que pagar nuestras medicinas, la luz, el agua, la basura, el teléfono, la comida, la ropa, los artículos de aseo, limpieza, etc... Como no quiero que la educación y la asistencia médica, lo más básico del pueblo español, sea una utopía, igual que la asistencia social, no volveré a votar jamás por usted ni por su partido”.

El letrado de Bárcenas mostró su “preocupación e inquietud” por lo ocurrido y aseguró que se enmarca en una serie de “incidentes” como la publicación de la ficha penitenciaria de su cliente y las grabaciones de imágenes suyas en la prisión de Soto del Real (Madrid). Gómez de Liaño ha exigido al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que dé explicaciones sobre este incidente.

Más información