Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juicio del ERE constata la pésima gestión laboral y económica de RTVV

Los sindicatos piden la nulidad y denuncian la falta de criterios lógicos

Concentración de extrabajadores de RTVV ante las puertas del TSJ en Valencia, donde se celebra el juicio por el ERE.
Concentración de extrabajadores de RTVV ante las puertas del TSJ en Valencia, donde se celebra el juicio por el ERE.

La Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) tenía una plantilla de 687 trabajadores en 1991 y la audiencia de Canal 9 superaba el 21%. 20 años después, la plantilla era de 1.620 trabajadores. Sólo entre 2008 y 2011, las pérdidas de RTVV sumaron 812 millones de euros, mientras los ingresos no dejaban de disminuir. En 2009 se llegó al pico de las aportaciones anuales de la Generalitat rebasando los 200 millones, cuando los ingresos empezaban a descender a la carrera y la crisis se instalaba para no marcharse. La deuda financiera “galopante” alcanzó los 1.126 millones de euros.

Todos estos datos fueron proporcionados este lunes por el abogado que ejecutó el polémico expediente de regulación de empleo (ERE), por el que se ha despedido a un millar de trabajadores. Fue una intervención de parte, con el propósito de justificar la necesidad de la medida en el juicio que dirime de la demanda colectiva de los trabajadores contra el ERE, y que arrancó en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano.

Para ello, Fernando Crespo, letrado del despacho de Garrigues Walker, no dudó un hilar un relato sobre la “desastrosa situación económica” y el “sobredimensionamiento” de la plantilla que, más allá de su explicación jurídica interesada, constata de nuevo la pésima gestión y el despilfarro cometido en la cadena pública de radio y televisión por la Generalitat valenciana, gobernada por el PP desde 1995.

Por momentos, parecía una enmienda a la totalidad de una gestión, en la que también añadió datos comparativos el abogado de la propia RTVV. La situación era insostenible y había que tomar decisiones drásticas, porque la Generalitat no podía asumir más déficit, vinieron a decir todos los defensores del ERE. “El principio que se rige en cualquier actividad empresarial es la continuidad de la empresa”, remarcó Crespo.

El exdirector general de RTVV José López Jaraba, a la salida del tribunal tras declarar en el juicio.
El exdirector general de RTVV José López Jaraba, a la salida del tribunal tras declarar en el juicio.

Su objetivo era argumentar en contra de las demandas de impugnación interpuestas por los sindicatos (CC OO, Intersindical, UGT y CGT) ante los tres jueces de la Sala de Lo Social. Sus cuatro abogados pidieron la nulidad del ERE al entender que no se siguieron criterios lógicos ni imparciales; que no se entregó toda la documentación; que se actuó “con mala fe negocial”; que se postergó, por ejemplo, en la baremación de los trabajadores el haber pasado una prueba de ingreso u oposición tanto en la radio como en la televisión, o que la desafectación de trabajadores del expediente fue discriminatoria. No sólo mostraron su oposición al ERE, sino que afirmaron que se había hecho mal.

“Lo que existe es un fraude en justificación de la deuda de entidades a RTVV”, dijo Rosa González, de CC OO, que añadió que se agravó la situación económica a propósito condonando deudas y cantidades pendientes de cobro. “La parte primordial de los despidos es el abaratamiento que supone la externalización”, indicó.

Rafael Martínez, el abogado de Intersindical, insistió en que “no se han acreditado nunca la concurrencia de causas legales organizativas, productivas y técnicas”. Destacó que el argumento de sobredimensionamiento de la plantilla es algo que ya se producía durante muchos años “y la entidad siguió contratando en los últimos años”.

Salvador Marco, de UGT, incidió en que la empresa no contempló el plan de igualdad y resaltó que el expediente ha afectado en mayor medida a las trabajadoras que a los trabajadores.

Por su parte, Jacinto Morán, de CGT, sostuvo que los despidos no están “ajustados a derecho", teniendo en cuenta el informe de PricewaterhouseCoopers en el que se basó. “Lo que ha hecho la durante un año y medio es despedir más o menos a quien le parecía oportuno porque no ha aportado baremaciones”, agregó.

La vista fue seguida por numerosos extrabajadores de RTVV en una sala anexa habilitada. Previamente, se habían concentrado a las puertas del palacio de justicia en contra del ERE. Hoy continúa el juicio.

Jaraba asumió el “encargo político” del Consell

Una de las personas que inspira más críticas entre los despedidos es José López Jaraba, que fue director general de RTVV entre 2009 y 2012, y por tanto, puso en marcha el ERE. Jaraba entró al TSJ sobre las 7.30 de la mañana para evitar la concentración. Dentro vino a decir que cumplía órdenes políticas, en los planes de despidos y externalización e incluso en la condonación de deudas por publicidad que firmó con dos empresas afines de TDT. El ERE se inició “por decisión del Gobierno” y fue un “encargo político”, dado que la situación financiera era “imposible”.

Jaraba reconoció que tomó la decisión de sacar de la lista de afectados por el ERE, elaborado por la comisión de baremación, a unos trabajadores de Ràdio 9, porque era “las voces de la senyera”.

Antes había recibido una andanada de la actual directora Rosa Vidal, que defendió que la sociedad necesitaba “una gestión mucho más eficiente". Había personas que no iban a trabajar o que acudían menos horas de las que les tocaban en realidad.

También respondió sobre las discrepancias que encontró en la lista de la comisión evaluadora y los trabajadores que aún seguían en la casa. Punteó las listas y comunicó a siete trabajadores que habían sido desafectados que estaban dentro del ERE. También explicó que cuando accedió a su nuevo cargo lo hizo “sola” y nadie le comunicó nada del ERE, con lo que tuvo que pedir ella informes y documentación para ponerse al corriente.

La actual directora mantuvo que la única finalidad del ERE fue "siempre" el mantenimiento del servicio público de RTVV. Señaló que cuando llegó a la empresa le sorprendió que los trabajadores de Canal 9 hacían 35 horas a la semana, con lo que propuso aumentarlas según el rango legal que está por encima del convenio colectivo hasta 37 horas y media. También, por ejemplo, comentó que se redujeron las personas enviadas a directos, ya que anteriormente se mandaba a cinco y ahora van tres.

En la actualidad, con el ERE ejecutado, subrayó que la televisión funciona “perfectamente” con 676 puestos de trabajo, "40 de ellos a tiempo parcial”. Muchos de los extrabajadores que la estaban escuchando negaron sus afirmaciones.

Más información