Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cine a precios populares desborda las salas de Madrid

Más de 300.000 ciudadanos se han inscrito en Internet para conseguir entradas a 2,90 euros

Las colas en los cines Ideal rodeaban el edificio contiguo. Ampliar foto
Las colas en los cines Ideal rodeaban el edificio contiguo.

Lunes laborable, alrededor de las ocho de la tarde, la cola salía del cine Yelmo Ideal 3D, llegaba hasta la plaza Jacinto Benavente, bordeaba el edificio contiguo y se adentraba hasta la mitad de la calle paralela, Concepción Jerónima. Ahí, casi al final, estaban Vanesa, de 27 años, y Eunice, de 25, que habían venido a ver una película por 2,90 euros. En realidad tenían la esperanza de ver dos seguidas, porque con la acreditación que se habían descargado en la página de la Fiesta del Cine podían ver por este precio todas las que quisieran, de lunes a miércoles. “Pensamos venir todos los días”, decía Vanesa entusiasmada.

No es el único cine que está desbordado por el público. En total 50 salas madrileñas han participan en esta quinta edición de la Fiesta del Cine y, según la organización, más de 300.000 personas se habían registrado antes del fin de semana para conseguir su acreditación. Los datos definitivos de participación no estarán disponibles hasta que finalice el evento el miércoles 23.

“La participación es tres o cuatro veces mayor de lo habitual”, contaba Samuel Baldeón, encargado del cine en versión original que intentaba ordenar el paso de los espectadores hacia las taquillas. “Estamos desbordados porque el servidor de la página del organizador se ha caído y mucha gente no ha podido descargarse la acreditación”, completaba el responsable mientras una joven le mostraba en el móvil la acreditación en tonos rosas en la que ponía su nombre y apellido.

La Fiesta del Cine es una acción organizada conjuntamente a nivel nacional por varias entidades de producción y distribución españolas y en esta edición ha hecho cambios significativos en su formato. Anteriormente se podía conseguir la acreditación tras comprar una entrada de cine a precio normal, pero esta vez solo había que introducir los datos personales en internet y acudir a la taquilla con la acreditación impresa y la pieza de identidad.

Inma, Laura y Francisco se guardaban las entradas para la sesión de las 22.30 y salían del cine a buscar un sitio para cenar. “Primero lo hemos intentado en el Cine Capitol de Gran Vía, pero ahí la cola era todavía más grande. Si el precio normal fuera este, vendría mucho más al cine”, asegura Inma de 27 años, “puede ser incluso un poco más caro, pero no nueve euros”, se matiza a sí misma.

“Yo, que no tengo poder adquisitivo alguno, vendría más a menudo y lo vería menos en internet”, reconocía Eva, otra joven de 20 años que estaba en la cola con su prima. Las dos aseguraban que la mayoría de gente que han visto en la cola tenían entre 20 y 30 años, pero no todos.

“No solo los jóvenes necesitan ahorrar dinero”, decía Lola Cordón, de 60, que espera para comprar su entrada con otras dos amigas. “Es también una oportunidad para apoyar el cine, porque con la última subida del IVA los precios del cine se han puesto por las nubes”, añade su acompañante Cristina Martínez, de 51 años.

 

Más información