Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Contra el cáncer de mama

El programa de Osakidetza ha permitido detectar 6.216 casos, la mayoría en estadio precoz

Solidaridad con el cáncer de mama, en Bilbao, con la suelta de globos rosas. EFE

El programa de cribado de Osakidetza, que cumple 18 años, ha permitido detectar 6.216 cánceres de mama, en su mayor parte en estadio precoz, y el 80 % de las mujeres se ha podido beneficiar de un tratamiento quirúrgico conservador de la mama. Desde noviembre de 1995, Osakidetza ha realizado más de 1,7 millones de citaciones con una participación del 80 % y un total de 1,4 millones de mamografías, según ha informado el Departamento vasco de Salud, coincidiendo con la celebración, este sábado, del Día Internacional del Cáncer de Mama.

El Programa de Detección de Cáncer de Mama se puso en marcha en Osakidetza en noviembre de 1995, concretamente en Álava y Alto Deba, y se extendió al resto de la Comunidad Autónoma Vasca a lo largo de 1997.

El programa de cribado, que estuvo dirigido en sus comienzos a mujeres de 50 a 64 años hasta que en 2006 fue ampliado hasta los 69 años y en 2011 a mujeres de entre 40 y 49 años con antecedentes familiares de cáncer de mama de primer grado, tiene como objetivo detectar los cánceres de mama en el estadio más precoz posible, con el fin de disminuir la mortalidad por dicha causa y aumentar la calidad de vida de las afectadas, realizando un mayor número de tratamientos quirúrgicos conservadores no mutilantes.

En estos 18 años y hasta junio de 2013, a través de este programa, Osakidetza ha realizado en condiciones de equidad 1.741.520 citaciones con un índice de participación "excelente", superando el 80 % y un total de 1.405.233 mamografías.

El número de mujeres derivadas a hospital de referencia para confirmación diagnóstica y tratamiento, si procede, han sido 15.251 y el número de cánceres detectados 6.216. La mayoría de ellos en fases iniciales, lo que ha permitido que 8 de cada 10 mujeres se han podido beneficiar de un tratamiento quirúrgico, conservador de la mama.

En relación a los tiempos medios de respuestas entre las diferentes actividades, estos cumplen los objetivos del Programa. Concretamente, han sido de seis días desde la realización de las mamografías hasta el envío de la correspondiente carta-informe, y de nueve días para la realización de pruebas radiológicas complementarias.

Asimismo, los tiempos medios han sido de cuatro días desde la valoración diagnóstica hasta la cita en hospital de referencia, para los casos en los que se precisaba confirmación diagnóstica mediante nuevas pruebas, y de 30 días desde la cita en la unidad de patología mamaria del hospital de referencia, hasta el comienzo del tratamiento, tiempo éste que incluye todo el proceso diagnóstico (citología, biopsia por aguja gruesa, mamotomía, técnica del ganglio centinela, preoperatorio y otros).

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente y el de mayor mortalidad entre las mujeres, en Euskadi. A pesar de que cada año se detectan 1.335 nuevos casos en la Comunidad Autónoma Vasca y la mortalidad asociada a la enfermedad se sitúa en los 301 fallecimientos, la supervivencia es cada vez mayor gracias a los programas de cribado y a los tratamientos más efectivos y más personalizados. Según el último estudio, en Euskadi en el periodo 2000-2004, la supervivencia a los 5 años fue del 87,4 %.

Avances

A lo largo de estos 18 años de actividad del programa, se han producido avances importantes en todas las fases del proceso, tanto en el cribado, como en la confirmación diagnóstica y el tratamiento.

Entre ellos, figuran la mamografía digital que ha sustituido a la analógica y la incorporación de técnicas de diagnóstico como la mamotomía, que junto con las biopsias con aguja gruesa han sustituido en gran parte a las biopsias quirúrgicas.

También se ha incorporado la técnica del ganglio centinela que permite conocer si la enfermedad se ha extendido a los ganglios de la axila, y en consecuencia evitar la intervención quirúrgica de la axila en un gran número de casos y evitar así las complicaciones posteriores.

Además, en Osakidetza se han incorporado recientemente test genéticos dirigidos tanto a mujeres del programa como a las diagnosticadas en vía clínica.

Los test genéticos aplicados en algunos casos seleccionados van a permitir identificar de forma individual, los beneficios o no de dar quimioterapia, evitando ser aplicada en algunos casos. Desde su inclusión, y hasta setiembre, se ha aplicado dicho test a 203 mujeres con cáncer de mama, evitándose el tratamiento con quimioterapia en 80 casos, mujeres éstas a las que con fórmulas diagnósticas tradicionales sí se les habría indicado.

Para llevar a cabo su actividad, el Programa cuenta con 10 Unidades de Detección para la realización de mamografías y otras pruebas radiológicas, seis unidades de Valoración para la lectura diagnóstica de las mamografías y siete Hospitales de Referencia, para el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las lesiones detectadas.

El programa de Detección Precoz, que en la actualidad se dirige a aproximadamente 303.000 mujeres en toda la Comunidad Autónoma Vasca (38.800 en Álava, 101.000 en Gipuzkoa y 163.200 en Bizkaia), permite detectar el cáncer de mama en fases iniciales de la enfermedad, lo que implica, además de mayor supervivencia, tratamientos menos agresivos y una mayor calidad de vida para las pacientes.

Por ello, el Departamento de Salud y Osakidetza muestra "el firme compromiso de avanzar en la detección precoz del cáncer de mama". El consejero de Salud, Jon Darpón, ha destacado la importancia del programa de cribado porque, "hoy por hoy, es la mejor arma para hacer frente a esta enfermedad".