Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Galán afirma que la factura caería un 10% sin las primas a solares y fotovoltaicas

El Príncipe de Asturias inaugura la ampliación de la central de Cortes-La Muela de Iberdrola

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha vuelto hoy a arremeter contra las energías alternativas subvencionadas. Durante la inauguración de la ampliación de la central hidroeléctrica de Cortes-La Muela, en Valencia, el Galán ha pedido al Gobierno de Mariano Rajoy que se suspendan las primas a las energías termosolares y fotovoltaicas en un momento en que todavía es posible enmendar el proyecto de ley sobre la reforma del sistema eléctrico.

"Más del 50% de la factura eléctrica que pagamos hoy, nada tiene que ver con las centrales de generación como la que hoy inauguramos ni con la red de distribución eléctrica, sino con decisiones políticas e impuestos por energías que en nuestra jerga calificamos de inmaduras", ha dicho Sánchez Galán.

Según el presidente de Iberdrola, las solares solo producen el 5% de la energía española y suponen un 20% del coste. "Si se suspendiera la producción con estas tecnologías,la factura podría bajar un 10%", ha añadido el ejecutivo, que se ha mostrado convencido de que el Gobierno corregirá unas "decisiones equivocadas" tomadas en el pasado.

Ha especificado que la generación termosolar y fotovoltaica reciben unas primas de 5.000 millones de euros al año y apenas producen el 5% de la energía española. "Sin ese 5% la red puede funcionar perfectamente y nos ahorraríamos 5.000 millones", ha precisado.

El presidente de Iberdrola ha criticado también el cierre de centrales térmicas y nucleares. "Por querer mantener unas centrales de energías renovables, estamos siendo obligados a cerrar otras y no es solo un caso español", ha dicho. Galán ha recordado que en el conjunto de Europa se han cerrado 50.000 megavatios (como 50 nucleares similares a la de Cofrentes) y en los próximos dos años, si las condiciones no varían, probablemente se cierren otros 50.000, con lo cual pondríamos al sistema europeo en una grave situación de riesgo", ha alertado.

Sobre el momento que atraviesa la economía española, el presidente de Iberdrola opina que se está en un momento de tendencia a positivo: "Eso no significa que nos durmamos en los laureles. Tendremos que seguir haciendo cosas".