Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez deja en libertad a siete cargos sindicales detenidos por los ERE

A seis de ellos les imputa delitos de tráfico de influencias, malversación, falsedad y delito fiscal

Enrique Rodríguez, exdirector de Empleo, deberá pagar tres millones de fianza

 ATLAS

La juez instructora de los ERE, Mercedes Alaya, ha dejado en libertad con cargos en la madrugada de este viernes a los seis últimos detenidos en relación con el cobro de sobrecomisiones.

Los primeros en quedar libres fueron los sindicalistas Salvador Mera, secretario general de UGT en Cádiz, y Roberto Carmona, exsecretario de Desarrollo Industrial de CC OO en Andalucía, quienes fueron aclamados por varias decenas de sindicalistas y sus dirigentes regionales que permanecían concentrados a la puerta de los juzgados desde primera hora de la mañana.

Las declaraciones ante la juez se prolongaron hasta las tres y media de la madrugada y ni la Fiscalía Anticorrupción ni las acusaciones particulares pidieron prisión para los imputados, sino fianzas de responsabilidad civil, que ascendió a tres millones de euros pedidos por la Junta de Andalucía para Manuel Enrique Rodríguez Contreras, exgerente del Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) en Sevilla y exdirector de Empleo de la Diputación de Sevilla hasta su detención.

En esta nueva fase de la Operación Heracles contra el cobro de sobrecomisiones en los ERE y la supuesta financiación irregular de los sindicatos fueron detenidas 10 personas, de las que siete pasaron a disposición judicial.

También quedaron libres con obligación de presentarse cada 15 días en el Juzgado Francisco Casado, exsindicalista de CC OO en Córdoba; Gerardo de la Cruz, exdirector de una oficina de Caja San Fernando en Cazalla de la Sierra, supuestamente usada por los imputados, Ángel Quesada del Valle, apoderado de la empresa que gestiona el hotel Rey don Pedro de Torremolinos (Málaga) y el empresario sevillano José Joaquín Barneto.

La juez imputó a seis de los siete detenidos presuntos delitos de tráfico de influencias, malversación de fondos públicos, falsedad y delito fiscal, y este viernes tiene previsto continuar las declaraciones de acusados por los ERE con Ramón Díaz Alcaraz, exdiputado andaluz del PSOE y exasesor del director general de Trabajo, imputado de varios intrusos en la empresa Saldauto.

Varias decenas de sindicalistas que portaban en su mayoría pegatinas de CC OO acogieron con gritos de "libertad, libertad" la entrada de los detenidos al Juzgado y les recibieron con vítores al quedar libres, mientras que a la juez le gritaron "fea, hortera y pepera".

Más información