Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trias deja que los hoteleros medien en el mercado de licencias de Ciutat Vella

El Gremio crea una bolsa para poner en contacto a compradores y vendedores de plazas turísticas

Establecimiento hotelero en la plaza Sant Felip Neri de Barcelona.
Establecimiento hotelero en la plaza Sant Felip Neri de Barcelona.

El Gremio de Hoteles de Barcelona dispondrá de una valiosa información: las licencias de establecimientos turísticos (hoteles, apartamentos turísticos, hostales y albergues, entre otros) que están en venta en Ciutat Vella y los inversores interesados en rescatarlas. La entidad anunció ayer la creación de una bolsa para unir oferta y demanda en el distrito más deseado de Barcelona, donde se han llegado a pagar 15.000 euros por cama hotelera para comprar una licencia. Toda la oposición criticó que el Gobierno de Xavier Trias (CiU) ceda a los hoteleros esa mediación. El Consistorio dijo que “respeta la iniciativa de una entidad privada en sintonía con el Plan de Usos de Ciutat Vella”.

El objetivo de la bolsa, dicen desde el Gremio, no es otro que dinamizar el mercado una vez aclaradas cuáles serán las opciones hoteleras en el distrito. Ciutat Vella tiene actualmente 17.000 plazas hoteleras, una cuarta parte de toda la ciudad. La nueva normativa, vigente desde hace pocas semanas tras un pacto CiU-PP, establece algunas excepciones para crear nuevas plazas: construirlas en las calles limítrofes del distrito o hacerlo en el interior, pero siempre en fincas protegidas con la calificación B. Sin embargo, otros operadores necesitarán rescatar la licencia de un segundo establecimiento (usualmente de menos categoría) para poder hacer ampliaciones o crear nuevos hoteles. Asimismo, el plan también establece que todos los pisos turísticos se agrupen en un plazo de seis años en fincas en los que solo exista oferta turística, sin vecinos.

Todos esos factores hacen prever que la compraventa de licencias se active en los próximos años. “Los inversores no sabían a qué puerta picar y muchos venían a preguntarnos si sabíamos de gente que quisiera vender sus licencias. Ahora los pondremos en contacto, sin intermediar, y ahí acaba nuestro trabajo”, explica el secretario general del Gremio, Manel Casals, quien asegura que así se intenta evitar la especulación y aportar transparencia. En el sector se da por hecho que, aunque puedan surgir otras, la bolsa creada por los hoteleros se erigirá en el referente. De momento, ya han recibido dos licencias que están en venta y quince potenciales compradores.

El Ayuntamiento sopesaba crear un mecanismo similar. De hecho, en el anterior Plan de Usos el rescate de camas estaba previsto, pero nunca se realizó una operación de este tipo, un hecho que CiU critica ahora. El Gremio se ofreció a crear la bolsa, una herramienta que al parecer ayer todavía no era conocida por todos los miembros del Gobierno municipal, de acuerdo con las caras de algunos ediles en la Comisión de Hàbitat Urbá.

En esa reunión, tanto el PSC como Unitat per Barcelona (UpB) pusieron en duda la fiabilidad del mecanismo. “El Gremio es juez y parte y por ello no puede velar por la igualdad de oportunidades, la transparencia y la no especulación”, aseguró la edil Assumpta Escarp (PSC). “Trias declina una responsabilidad que es suya, la intermediación debería ser pública”, agregó Jordi Portabella (UpB). Desde el PP, Eduardo Bolaños aseguró que esta idea no fue pactada con su grupo. “No nos han explicado por qué esto tiene que ser liderado por otro y si eso aporta más transparencia o no”. Finalmente, Ricard Gomà (ICV) opinó que esta desición “evidencia una renuncia explícita de Trias a la gestión pública de los impactos de la nueva regulación”.

“No sé si es el gremio el que tiene que crear una bolsa de este tipo”, afirmó ayer Inmaculada Ranera, de la consultora Christie & Co, para asegurar que “el Gremio tendrá más control que nadie de lo que puede suceder en Ciutat Vella”. Otras fuentes del sector coincidieron con ella y aseguraron que la organización que representa a los hoteleros tendrá una información privilegiada.

Todos los grupos, salvo el PP, criticaron en la Comisión un informe encargado por el Ayuntamiento antes de la modificación del Plan de Usos en el que evalúa 16 posibles proyectos hoteleros en el distrito, once de los cuales se habían quedado en el tintero en 2010. La oposición considera que está hecho a la medida de los hoteleros. El Gobierno municipal dijo que solo se trata de un “texto teórico”.