Las beatificaciones de la discordia

Entidades cívicas y partidos de izquierda protestan por la subida a los altares de 522 “mártires de la persecución religiosa del siglo XX en España”

Unos carteles indican cómo acceder a la ceremonia del próximo domingo. / JOSEP LLUÍS SELLART

Varios carteles anuncian en Tarragona el camino para llegar sin extraviarse al complejo educativo de la ciudad, antigua Universidad Laboral, fundada por el franquismo. Este domingo acogerá la beatificación más multitudinaria de la historia de la Iglesia en España: 522 “mártires de la persecución religiosa del siglo XX en España”, en una ceremonia concelebrada por la plana mayor de la Conferencia Episcopal Española (CEE). Sin embargo, la beatificación escandaliza a varios sectores que consideran que se echa sal a las heridas de la Guerra Civil. Según los datos ofrecidos por el episcopado español, la inmensa mayoría, 520 de los futuros nuevos beatos, murieron durante la contienda y solo dos religiosos paúles de Teruel y León fallecieron antes, el 13 de octubre de 1934.

Aun así la CEE huye a conciencia de la denominación “mártires de la Guerra Civil”. “Ellos no fueron caídos de una guerra, ni combatientes, ni estaban con las armas en la mano. Estaban en sus conventos, en sus iglesias, en sus casas, y los fueron a buscar, se les ofreció la libertad si abjuraban del nombre del señor Jesús, murieron por no renegar de su fe”, argumenta el secretario general y portavoz del episcopado, Juan Antonio Martínez Camino. El arzobispo de Tarragona, Jaume Pujol Balsells, desvincula el acto de cualquier connotación “política y reivindicativa” porque “será un momento de paz, perdón y reconciliación”.

Ese es un diagnóstico en el que no todos coinciden. La organización Cristianas y Cristianos de Base de Madrid, en un artículo titulado El escándalo de una beatificación sectaria, denuncia que los obispos “ignoran a los miles y miles de republicanos asesinados por los franquistas y cuyos restos siguen en las cunetas de nuestros caminos o en fosas comunes nunca abiertas”. A la vez, se preguntan: “¿Acaso a los ojos de Dios son más justos unos que otros?”. El colectivo afirma que la Iglesia “dio apoyo explícito” a la dictadura “con la que colaboró de forma decisiva desde los primeros momentos del golpe de Estado”. También acusan a la curia de realizar una “instrumentalización partidista de los muertos” y piden a la Conferencia Episcopal que aproveche la celebración “para pedir perdón a la ciudadanía”. Lo exigen por el papel de la Iglesia “como impulsora” de la contienda, y por “su colaboración en la muerte o asesinato de miles de inocentes ofreciendo incluso listas de feligreses sospechosos a los pelotones de la muerte”. “Olvidar los miles de obreros, maestros, maestras, intelectuales, e incluso sacerdotes, asesinados por el franquismo por motivos de fidelidad al pueblo —y a menudo también a su fe— no solo es una injusticia, sino que hace imposible una verdadera reconciliación”, concluyen.

Los críticos al acto consideran la beatificación “un insulto a la memoria”

En esta línea diversas entidades, sindicatos, representantes del PSC e ICV y ciudadanos a título individual reunidas alrededor de la Coordinadora para la Laicidad y la Dignidad han lanzado un manifiesto donde califican las beatificaciones como “un insulto a la memoria y a la historia”.

La eucaristía de los beatos será oficiada por el cardenal Angelo Amato. Se espera la asistencia de 20.000 personas, entre ellas autoridades del Gobierno y la Generalitat, como el presidente Artur Mas. También lo harán 93 obispos, incluidos todos los catalanes, siete cardenales, 1.226 sacerdotes, 2.225 religiosos y casi 4.000 familiares de los mártires, informó Martínez Camino, quien rehúsa revelar el presupuesto del acto. El episcopado ha invitado a la Casa del Rey y no permitirá la entrada al recinto de pancartas ni banderas, aunque en la calle los cuerpos policiales han establecido un dispositivo de seguridad ante un ambiente que se prevé crispado. Por un lado, el 12 de octubre a las 18.00, colectivos contrarios a la celebración han convocado una protesta en Tarragona, “debido a las connotaciones fascistas que comportan las beatificaciones”. Y por otro, se prevé la llegada a la ciudad después de la manifestación ultraderechista convocada el mismo día en Barcelona de simpatizantes de La España en Marcha. Esta plataforma la componen La Falange, Nudo Patriota Español, Alianza Nacional, Movimiento Católico Español y Democracia Nacional.

 

La policía teme la presencia masiva de ultraderechistas en Tarragona

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El lío de las vidrieras de Gaudí

La Generalitat anuncia como inéditas dos obras publicadas en 1928

Mas acelera la ley electoral y la de consultas

Miquel Noguer Barcelona

La Generalitat quiere crear una autoridad que supervise los comicios catalanes

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana