Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
SONDEO DE METROSCOPIA

La izquierda de la Comunidad Valenciana consolida su mayoría

El PP sigue a la baja y pierde 14 de los 55 escaños

El PSPV frena la caída pese a tener seis diputados menos

Compromís y EUPV obtienen 13 puestos cada uno

pulsa en la foto

Los partidos de izquierda con representación parlamentaria, si las elecciones se celebrasen hoy, consolidarían en las Cortes Valencianas la mayoría que hace un año les otorgó un sondeo elaborado por Metroscopia para EL PAÍS. Un año después, una nueva encuesta confeccionada con motivo de la festividad del 9 d’Octubre, Día de la Comunidad Valenciana, revela que si las votaciones tuviesen lugar hoy el PP quedaría muy lejos de la mayoría absoluta que ostenta ahora y no podría formar gobierno ni con el apoyo de Unión Progreso y Democracia (UPyD), que entraría en la Cámara con grupo parlamentario propio.

El vuelco electoral ya se evidenció en el estudio realizado por Metroscopia en octubre de 2012 y un año después se consolida en el estado de opinión de los valencianos.

El sondeo estima que el PP obtendría ahora 41 escaños, uno menos que en el estudio de hace un año y muy lejos de los 55 que ostenta en la actualidad y los 50 que otorgan la mayoría absoluta en las Cortes. Con un porcentaje de voto del 33,9% —muy similar al estimado por Metroscopia para el PP en el conjunto de España (34,1%)—, los populares valencianos caen tres décimas en intención de voto respecto al sondeo de hace un año y 15,4 puntos sobre el resultado electoral de 2011.

Una parte importante de los votos que pierde el PP de Alberto Fabra los recoge UPyD, el partido de Rosa Díez, y otra parte opta por recalar en la abstención. Aunque estas no son las únicas pérdidas que sufren los populares valencianos, porque parte del segmento de votantes que arrebataron en anteriores convocatorias electorales al PSPV-PSOE los abandona para decantarse por Esquerra Unida.

Los socialistas de Ximo Puig mejoran posiciones. Respecto al sondeo de hace un año, suben casi cuatro puntos en porcentaje de voto (23,6%) y recuperan dos escaños. Sin embargo, los 27 diputados asignados están todavía lejos de los 33 y del 28% de voto logrado en los comicios autonómicos de 2011 y de la intención de voto del 29% que tiene ahora el PSOE en el conjunto de España.

Las dos fuerzas que consolidan su crecimiento son Compromís y Esquerra Unida del País Valencià (EUPV), cada una de las cuales obtiene 13 escaños, que sumados a los 27 del PSPV otorgan la mayoría del Parlamento valenciano (53 parlamentarios) a la izquierda.

Compromis, que ahora tiene seis escaños, y EUPV, que tiene cinco, se benefician de una menor participación electoral y del descenso de los dos grandes partidos y duplican los porcentajes de voto obtenidos en las elecciones de 2011.

Uno de cada dos encuestados cree que Rajoy perjudica a los valencianos

UPyD también se consolida como partido parlamentario, aunque la asignación de escaños realizada en 2012 le otorgó seis diputados, ahora la encuesta le atribuye cinco. La formación de Rosa Díez logra un porcentaje de voto del 6,9%, dos décimas menos que hace un año pero muy por encima de la barrera electoral del 5%.

En un clima de desafección hacia la política, alimentado por la crisis económica y la corrupción, el estudio de Metroscopia estima una participación electoral del 63,7%, casi ocho puntos menos que en las elecciones de 2011 (71,5%). La insatisfacción ciudadana también se traduce en una visión negativa de la labor que desempeñan los partidos políticos, que reciben más críticas que elogios.

La actuación del Gobierno que preside Alberto Fabra se percibe como mala o muy mala por el 71% de los valencianos, mientras que solo un 16% la consideran buena o muy buena.

Todos los miembros del Consell, incluido su presidente, suspenden. Alberto Fabra es puntuado con un 3,9 igual que los consejeros de Economía, Máximo Buch, y de Bienestar Social, Asunción Sánchez Zaplana, que tienen un grado de conocimiento mucho menor. Los tres están una décima por delante de Serafín Castellano, María José Catalá e Isabel Bonig —titulares de Gobernación, Educación e Infraestructuras, respectivamente— y a dos del consejero de Hacienda, Juan Carlos Moragues.

Tan solo el vicepresidente y portavoz, José Ciscar, con un grado de conocimiento del 45%, y el titular de Sanidad, Manuel Llombart, con una popularidad del 17%, son puntuados con una décima por encima del cuatro.

Los valencianos no solo valoran negativamente al Consell, también a la oposición, aunque en menor medida. Un 62% de los consultados cree que el PSPV realiza una labor mala o muy mala frente a solo un 11% que considera que los socialistas actúan bien o muy bien. La opinión sobre Compromís y Esquerra Unida está un poco más equilibrada, aunque son más quienes cuestionan su gestión que los que no.

En el caso de la formación de Enric Morera y Mònica Oltra, un 35% de los valencianos considera negativa la oposición que realiza Compromís frente a un 20% que la aplaude. Respecto al partido de Marga Sanz, un 42% cuestiona la oposición que hace EU frente a un 18% que la valora positivamente.

Todo ello tiene su traslación en que cada vez hay más valencianos que creen que ningún partido defiende sus intereses. Si en el sondeo realizado con motivo del 9 d’Octubre de 2010 este porcentaje era del 27%, ahora es el 39% de los valencianos quienes lo piensan.

Los valencianos no solo valoran negativamente al Consell, también a la oposición, aunque en menor medida

La mayor pérdida de confianza la sufre el PP. Si en 2010 cuatro de cada seis valencianos (39%) pensaba que este partido era el que mejor defendía sus intereses, ahora no son ni dos de cada diez (18%). Al deterioro de la confianza contribuye también el hecho de que uno de cada dos valencianos (49%) está convencido de que el Gobierno de Mariano Rajoy ha perjudicado los intereses de la Comunidad Valenciana, frente a un 18% que cree que la ha beneficiado.

Los socialistas, que hace tres años ya inspiraban muy poca confianza en la defensa de los intereses de los valencianos (16%), ahora son vistos como el partido que mejor defiende en conjunto los intereses de la Comunidad Valenciana por solo un 8% de los ciudadanos.

En contraste con la pérdida de confianza de PP y PSPV, Compromís logra mejorar su imagen de partido valencianista. En 2010 solo un 2% residual lo consideraba el partido que mejor defendía los intereses valencianos. Hoy es el 11%, tan solo por detrás del PP. Esquerra Unida también avanza, aunque menos. Un 5% de la población cree que es la formación que mejor defiende a los valencianos frente al 3% de hace tres años.

A la pérdida de confianza en los partidos, contribuye sobremanera el fenómeno de la corrupción, que vuelve a situarse en el centro de la vida política y social de la Comunidad Valenciana. La práctica totalidad de los ciudadanos (95%) considera que la corrupción está presente en la política autonómica. Los procesos judiciales relacionados con los casos Fabra, Brugal, Gürtel, Blasco y Emarsa, entre otros, han contribuido a consolidar esta opinión. Hasta el punto de que son cinco veces más (33%) quienes piensan que en territorio valenciano hay más corrupción política que en otras autonomías (7%).

La corrupción, que para el 89% de los encuestados, lastra la imagen y la economía valencianas, es el segundo mayor problema de los ciudadanos (con una valoración de 9,1 sobre 10) a tan solo dos décimas del paro.

A continuación la preocupación de los valencianos es por la situación de la educación (8,6), la sanidad (8,4) y la justicia (8,1).

Más información