Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía investiga el proyecto Castor

La Guardia Civil confirma el cese de actividad en la planta.Soria asegura que los trámites del almacén fueron correctos, pero seguirá cerrado hasta evitar riesgos

La Fiscalía de Castellón abrió ayer una investigación de oficio para esclarecer si el proyecto Castor, el almacén de gas submarino ubicado frente a las costas de Vinaròs, está relacionado con el creciente número de seísmos registrados en la zona durante las últimas semanas, el más intenso de magnitud 4,2. La tierra seguía temblando ayer, con una veintena de pequeños seísmos y dos de 3,7 y 3,5.

El ministerio público abrió la investigación sin existir denuncias de ningún colectivo. Como primera diligencia ordenó a la Guardia Civil que constatara la ausencia de actividad en la planta para garantizar la seguridad para la población. Cinco agentes del Seprona (el servicio medioambiental del instituto armado) llegaron en helicóptero a las 12.30 del mediodía a la planta y comprobaron que, efectivamente, estaba interrumpida la actividad. Ni en la planta ni en la estación de bombeo ni en las oficinas había movimiento alguno, según certificaron. El día anterior técnicos del Ministerio de Industria ya lo habían certificado.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguró ayer que todos los trámites pertinentes para autorizar el proyecto Castor fueron correctos. “El procedimiento se ha seguido correctamente en todas sus fases. En 2008 se exploró[LA ZONA]; en 2009 se aprobó la declaración de impacto ambiental, y en 2010 se concedió la autorización provisional administrativa”, explicó. El ministro aclaró que la autorización provisional no se convierte en definitiva hasta que se comprueba que funciona correctamente, algo que en este caso no ha ocurrido todavía. De hecho, la provisional se suspendió el 26 de septiembre, al detectarse más de 200  seísmos tras una de las fases de inyección de gas en el almacén.

Soria afirmó que todo el proceso fue correcto, pero Industria sigue sin aclarar si es obligatorio o no contar con un informe de riesgo sísmico en un proyecto como este; tampoco ha explicado si se hizo o no. El Ministerio de Medio Ambiente aclaró que en la declaración de impacto ambiental no se contempló, pero algunos expertos afirman que suele incluirse en el proyecto geológico, otro documento distinto del ambiental. Quedan, pues, por aclarar algunas preguntas clave: ¿se hizo o no se hizo el informe de riesgo sísmico en el proyecto geológico?, ¿es preceptivo o no lo es? Soria solo apuntó que, a la luz de lo que ocurre ahora, “debería haber estado incluido en la declaración de impacto ambiental”.

Mientras tanto, los científicos del Instituto Geológico y Marino Español (IGME) continúan trabajando para determinar qué fallas son las que han producido los terremotos. A juzgar por las explicaciones que dieron ayer fuentes gubernamentales, aún no saben qué ha sucedido ni qué más puede suceder. No descartan que pueda haber temblores de mayor magnitud, aunque creen, teniendo en cuenta que la inyección de gas se detuvo el 16 de septiembre, que los seísmos deberían parar en días o, como máximo, semanas.

Sí han descartado que los movimientos los provocara el colapso de las cavidades del antiguo yacimiento de petróleo que ahora se usa como almacén de gas. Tienen claro que se deben a fallas, posiblemente secundarias, es decir, mucho más pequeñas que la de 51 kilómetros sobre la que se asienta la plataforma marina. Los expertos están ahora “reubicando” los epicentros de los terremotos, puesto que las mediciones actuales son aproximadas. Para ello van a instalar otro sismógrafo en un punto más cercano, las islas Columbretes. Los dos actuales están en tierra y más lejos de los epicentros.

Recaredo del Potro, presidente de la empresa gestora del proyecto, Escal UGS, aseveró que la empresa ha realizado multitud de informes sísmicos sobre el almacén de gas a lo largo de la última década, todos entregados a “Industria, Medio Ambiente y la Generalitat Valenciana”. “Hemos preparado 500 kilos de informes, no ha habido un proyecto en España con un control como este”, recalcó. Acerca de la falla de Amposta, de 51 kilómetros, sobre la que está asentado el depósito de gas, añadió: “Es una parte esencial del almacén, la hemos estudiado en todos nuestros informes; incluso hicimos un sondeo que nos costó ocho millones de euros. De manera coloquial, podríamos decir que esta falla es la tapa de nuestro almacén”, explicó.

Del Potro admitió no haber previsto el alcance de los seísmos de mayor magnitud: “No esperábamos que fuesen de esta magnitud, pero son naturales, son tensiones en el subsuelo. Se hubieran producido en algún caso o en otro; nosotros los hemos podido desencadenar antes, pero esta falla es de las que cada 50.000 años se rompe, se genera la tensión y después vuelve a formarse de manera natural”.

La Generalitat trasladará la semana próxima documentación sobre la crisis sísmica a la Fiscalía de Medio Ambiente de Cataluña, avanzó el consejero de la Presidencia, Francesc Homs.

El Ayuntamiento de Alcanar alertó de la aparición de manchas de tonalidades marrones en su litoral coincidiendo con los terremotos de mayor magnitud, aunque la Agencia Catalana del Agua no tiene conocimiento. “Al estar cerca del delta del Ebro, el suelo marino es como una arcilla, tememos que las inyecciones de gas hayan revuelto el fondo”, advirtió Cristina Reverter, portavoz de la Plataforma en Defensa de las Tierras del Sénia. Los pescadores de Alcanar constatan un descenso de las capturas cerca del Castor. “No sabemos a qué se debe”, dijo Pau Escada, presidente de la cofradía de pescadores del municipio.

El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, exigió al Gobierno la paralización inmediata de la actividad en las centrales nucleares de Ascó y Vandellòs (Tarragona) por la crisis sísmica. “El riesgo es extraordinario, hemos visto lo que ha pasado en Fukushima, es razonable que se aplique el principio de prevención”, pidió. El PSC solicitó al Consejo de Seguridad Nuclear analizar la actividad sísmica para establecer si Ascó y Vandellòs pueden seguir operando.

 Con información de Lorena Ortega.

Más información