Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC apadrina la alternativa federal del exdiputado del PSOE Pérez Tapias

El profesor aboga por un proceso constituyente que termine en un Estado federal plurinacional

De entre los apoyos que está recibiendo la familia socialista para responder al envite soberanista de Artur Mas, pocos creerían que uno de las más audaces vendría de un exdiputado del PSOE y profesor de filosofía andaluz.

José Antonio Pérez Tapias ha demostrado que eso es posible en la presentación de su libro Invitación al federalismo, una propuesta que aboga por un modelo de Estado plurinacional que reconozca el derecho a decidir de las “naciones” que lo componen. “El federalismo solventaría muchos de los cabos sueltos de la Transición, pero además supondía integrar a España en la concepción de la soberanía Europea”, ha defendido Pérez Tapias, flanqueado por algunos dirigentes del PSC.

Negando el mito de que “no hay federalistas más allá del Ebro”, Pérez Tapias reconoce que los socialistas “llegan tarde” y que “muchas de las reformas que se proponen, como la del Senado o la de la financiación, ya no son suficientes”.

“No hay vías intermedias, hay que hacer un proceso constituyente”, ha apostillado el profesor de filosofía, que considera una contradicción que “mientras el españolismo mantiene una concepción monolítica de la soberanía y la nación, el Estado cada vez pierda más soberanía ante los mercados”.

Pese a estar escrito antes de la Declaración de Granada, Invitación al federalismo va más allá de aquella propuesta federal del PSOE, según defiende el autor, que calificó aquellos acuerdos de "insuficientes" para resolver las actuales tensiones entre Cataluña y España. "Tenemos que llevar el debate federal a todos los puntos del Estado", opina Pérez Tapias, quien asegura observar "miedo" en sus compañeros del PSOE: "Hay miedo a presentar este debate al electorado y que él castigue aun más al PSOE, pero no se dan cuenta de que una pérdida de votos no es el mayor problema, el problema es el Estado".