Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez imputa a Serra y Todó por los elevados sueldos en Caixa Catalunya

La fiscalía les acusa de administración desleal por cobrar retribuciones "desproporcionadas" en el año 2010

Narcís Serra, a la izquierda, y Adolf Todó.

El titular del juzgado de instrucción número 30 de Barcelona ha imputado a las 54 personas que gobernaban Caixa Catalunya en 2010, incluidos el entonces presidente Narcís Serra, y el director general, Adolf Todó por un presunto delito de administración desleal. El juez considera que hay indicios suficientes en la denuncia presentada por la Fiscalía Anticorrupción para citar al último Consejo de Administración de la antigua caja de ahorros. Esta se motivaba en los incrementos salariales a pesar de la “situación crítica” en la que se hallaba la entidad. Serra, por ejemplo, recibió más de un millón de euros entre 2007 y 2010. Todó cobró cuatro millones mientras estuvo en la caja.

En el auto, el juez Josep Maria Pijuan, que también está investigando la presunta trama de corrupción en torno al Palau de la Música Catalana, llama a declarar “en calidad de imputados” a Serra y Todó el próximo 21 de octubre. Los 52 miembros restantes del Consejo de Administración serán interrogados en cinco sesiones los días 21 y 30 de octubre y 4, 5 y 11 de noviembre. Las citaciones se produjeron ayer, después de que el juez decidiera admitir a trámite la denuncia del fiscal por la asignación de “sueldos desproporcionados”.

La denuncia de la Fiscalía Anticorrupción reprocha a la antigua cúpula que aprobara retribuciones “ajenas a la real situación” de la entidad y al “entorno de grave crisis económica”. Los acuerdos, según el escrito del ministerio fiscal, se adoptaron en los consejos del 19 de enero y el 13 de octubre de 2010 y contemplaban aumentos salariales para Todó y su número dos, Jaume Masana. El texto señala que en enero se aprobó la subida de hasta el 50% de la remuneración variable de ambos directivos. En octubre, ya en CatalunyaCaixa —el resultado de la fusión de las cajas de Catalunya, Tarragona y Manresa— se subieron el sueldo. Solo una consejera que representaba a los sindicatos votó en contra de la decisión.

Serra se embolsaba 260.000 al año por trabajos de representación 

Esa subida salarial se produjo justo el año en el que la entidad recibió 1.250 millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para recapitalizarse. Esa ayuda, inicialmente aportada en forma de préstamo, acabó siendo insuficiente. La entidad, que finalmente fue nacionalizada, acabó requiriendo ayudas por 12.050 millones de euros.

El fiscal Fernando Maldonado consideró, asimismo, que los consejeros actuaron con “evidente abuso del cargo” y usaron los fondos de la caja de ahorros “con connotaciones y trascendencia públicas en beneficio propio y claro perjuicio para la entidad”. El fiscal juzgó incluso inadecuados los contratos iniciales de Todó y Masana. Adolf Todó, que llegó a Caixa Catalunya —fundada por la Diputación de Barcelona— en 2008, se le asignó una retribución fija de 600.000 euros anuales actualizables y otra variable que equivalía al 35% de la fija.

Según el fiscal, en total el exdirectivo cobró cuatro millones de euros y se aseguró derechos económicos por 8,2 millones de euros. A pesar del “enorme desfase patrimonial”, los sueldos de los ex altos cargos “no dejaron de subir” entre 2008 y 2011. El pasado mes de mayo, el FROB destituyó a Todó aplicándole un despido disciplinario para que no pudiera percibir ninguna indemnización.

La entidad tuvo que pedir 1.250 millones al FROB en 2010

El escrito del fiscal recoge otras elevadas retribuciones que se dieron en la caja y menciona las indemnizaciones millonarias que recibieron los exdirectivos Lluís Gasull (7,4 millones de euros), Ricard Climent (1,3 millones) y Gloria Ausio (1,3 millones). La denuncia también señala que, Narcís Serra, expresidente de la entidad y exministro de Defensa socialista, percibía “elevados emolumentos en concepto de dietas”, y que entre 2007 y 2010 cobró un sueldo como presidente no ejecutivo. En total, Serra recibió de la caja en ese periodo algo más de un millón de euros.