danza

Acerca del ‘Lago’ cubano

Los protagonistas están compenetrados, seguros y dan intensidad a los pasajes

¿Una crítica más de El lago de los cisnes? Pues tratándose de un clásico tan señero como especial, tan popular como importante para la historia de las artes escénicas, debemos volver sobre el título, profundizar en las claves estéticas que sostienen el producto coréutico total, un continente tardormántico (que parte de la partitura de Chaicovski de 1877) y depurado hasta su cristalización definitiva por el academicismo ruso de fines del siglo XIX con Petipa e Ivanov. Durante todo el siglo XX muchos coreógrafos han metido la mano allí, y es lógico. Lo que vemos es un resumen del tiempo transcurrido sobre una lectura precisa. El director musical Giovanni Duarte manejó atentamente a una cohesionada Orquesta de la Comunidad de Madrid.

La escenografía de este Lago (responsabilidad del pintor Ricardo Reymena) es un proceso largo que conoce bien todo el que siga a esta compañía. Hay que decirlo con sus palabras exactas: ahora es más digna y responde a una economía de supervivencia, en la que vive la agrupación desde hace décadas. Clama que se haga un nuevo vestuario integral de la obra, unificado en dibujo y una gama cromática más discreta. Los nuevos telones del segundo y cuarto acto son convencionalmente discretos y el tercer acto de aire gótico sigue siendo el mejor. El fondo del primer acto padece ese exceso colorista que parece ser una mala fiebre tropical, nada que no tenga remedio, brocha en mano.

Este Lago cubano (muestra elocuente de los poderes de la Escuela Cubana de Ballet) no es el primero del Ballet Nacional de Cuba y responde a la última síntesis propuesta por Alicia Alonso en 1979 y después en la década de los ochenta. Pero aún en esa hábil consunción con la que se puede o no estar de acuerdo, hay detalles sostenidos de gran predicamento filológico: la lectura del pas de trois y el retablillo (fábula de las urracas) del primer acto o la variación masculina del segundo acto, momento excelso de la función de anteayer.

La compañía caribeña se muestra revitalizada de nuevos bailarines a la vez que, como conjunto, mantiene sus particularidades; es muy cierto que bailan distinto de los rusos, de los franceses, de los norteamericanos. Un purista, un ortodoxo “a la rusa” tendría reparos, pero lo cierto es que hay que entender a los clásicos a través de su cuerda específica, de esos cambios a través de las escuelas y que, como clásicos al fin, soportan gallardamente el detalle singular en el modelado.

Y es de rigor referirse, por encima del empastado conjunto, a la pareja protagonista: Anette Delgado (en el doble rol de Odette, Cisne Blanco y Odille, Cisne Negro) y Dani Hernández como el príncipe Sigfrido; ellos hacen una pareja compenetrada y segura, cumplen con todos los rigores comunicativos que exige el libreto clásico, y a la vez, dan intensidad a los pasajes más sentimentales. Y si Delgado es una bailarina técnica y con espíritu, Hernández es sencillamente excepcional: no solamente es un primer bailarín en toda regla sino que su baile es sensible, atinado, elegante y sin artificios circenses, dando a su fraseo terminación y aportando musicalidad a un baile lleno de estilo. Resumiremos que es virtuoso sin caer nunca en la tentación de la exhibición gratuita y el efecto, lo que ya es muchísimo.

 En los Teatros del Canal hasta el próximo domingo, inclusive.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Nueve momentos en los que Mariano Ozores nos dio lecciones de cine

Muchas veces denostado, tuvo instantes magistrales Hoy le dan el Goya de Honor Estas secuencias reivindican su racial cine

Los Broncos, la mejor defensa de la NFL

Nicolás Alonso San Francisco

Los Denver Broncos podrían no haber entrado si quiera en los playoffs, pero van a jugar la Super Bowl

"El Plan Colombia funcionó"

NTN24 Washington

El expresidente de Colombia Andrés Pastrana analiza en una entrevista los efectos y las consecuencias del ´programa de apoyo lanzado por EE UU hace 15 años

EL PAÍS RECOMIENDA

Miguel Ángel superó la artrosis con más trabajo

Un análisis de retratos del artista muestra un deterioro articular que le impedía escribir. El uso del cincel mitigó su efecto

El misterio de los europeos extintos tras la glaciación

Hace 14.500 años desapareció un grupo descendiente de supervivientes del glacial

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana