Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El portazo de EH Bildu al pacto de PNV y PSE aleja una fiscalidad única

El PP ve difícil alcanzar acuerdos antes del jueves pero sigue dispuesto a negociar

Encuentro entre PNV, PSE y EH Bildu esta mañana en el Parlamento
Encuentro entre PNV, PSE y EH Bildu esta mañana en el Parlamento

PNV y PSE se están encontrando con las consecuencias de no haber involucrado a otros partidos en la cocinade la reforma fiscal. Una vez sellado el acuerdo, las conversaciones para blindarlo están dejando claras las dificultades de sumar las adhesiones necesarias para aplicarlo en Álava y Gipuzkoa, e implantar una fiscalidad única en los tres territorios. PNV y PSE son minoría en esas dos provincias. Ayer lo volvió a dejar claro EH Bildu tras un encuentro de una hora con los dos partidos firmantes del pacto.

La coalición fijó la mirada en el pleno monográfico de fiscalidad que se celebrará este jueves, pero lo hizo a través de las propuestas de resolución que se creen. No habrá, salvo sorpresas de última hora, un bloque a tres en ese pleno que garantice la tranquilidad a PNV y PSE y aporte una imagen de unidad en materia fiscal a Euskadi. Conscientes de las dificultades para alcanzar un acuerdo y de que el tiempo se les echa encima, ayer PNV y PSE alargaron las fechas para alcanzar un acuerdo a más allá del pleno de este jueves, situándolas en el ámbito provincial, en la negociación en las propias Juntas Generales.

El pleno se verá deslucido por la falta de un acuerdo a tres en materia fiscal, pero probablemente no se verá afectado en algunas de las votaciones clave, ya que los términos de PNV y PSE no son tan distintos de los de Bildu en Gipuzkoa, como ayer mismo reconoció el parlamentario de la coalición Oskar Matute: “transitan por un camino similar”. PNV y PSE salieron de la reunión reclamando a través de un comunicado conjunto, sin declaraciones ante los medios, propuestas concretas a la coalición para, a partir de ese punto de inicio, negociar. “Todo acuerdo implica la renuncia a las posturas maximalistas de las partes”, indicaron. Pero EH Bildu se presentó ante los medios con un discurso de líneas generales sin entrar a los detalles de la reforma fiscal. Entre los pocos coletazos a la literalidad de la reforma planteada por PNV y PSE, afearon que “olvida” gravar “de manera más importante a las grandes fortunas”.

La reforma es “insuficiente” y supone “desandar” los pasos que la Diputación de Gipuzkoa ha dado en materia fiscal de la mano de los socialistas, subrayaron los parlamentarios de la coalición, un retroceso que se mostraron contrarios a materializar. Entre peticiones de diálogo por parte de PNV y PSE, EH Bildu cargó contra un pacto que responde, según indicaron sus parlamentarios, más a las “necesidades” de ambos partidos que a las de la ciudadanía e insiste en financiar infraestructuras.

La única vía abierta parece ser la del PP, que mantiene su discurso de buscar un pacto a tres a nivel autonómico mientras el flanco alavés capitanea su postura crítica ante la propuesta de reforma fiscal. Si hasta la fecha ha sido el diputado general de la provincia, Javier de Andrés, quien ha alzado la voz, ayer los populares saltaron a la palestra por duplicado con voces nuevas, la de su portavoz en la provincia, Carmelo Barrio, y la del alcalde de Vitoria, Javier Maroto. Ambos con el mismo discurso, el de los agravios territoriales: ambos partidos del pacto quieren “subir impuestos” para costear las infraestructuras de las otras dos provincias vascas. Las declaraciones de Maroto recibieron respuesta rápida de los grupos municipales de PNV, su socio presupuestario, y de PSE.

De momento no hay reuniones fijadas con el PP, y desde este último partido, aunque mantienen abierta la puerta, ven complicado que se cierre un acuerdo de aquí al jueves. Ante la falta de acuerdos a día de hoy, el comunicado de PNV y PSE ensalzó ayer la “importancia de que el conjunto de la ciudadanía vasca disponga de un marco impositivo armonizado, coordinado y adecuado para abordar los desafíos de la crisis económica y el desempleo”.