Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Temporada de arte emergente

Las galerías de Art Barcelona apuestan por los artistas jóvenes en sus nuevas exposiciones

'Debens Remix Sessions', colectiva de arte urbano de la galería Senda de Barcelona.
'Debens Remix Sessions', colectiva de arte urbano de la galería Senda de Barcelona.

Apoyar a los artistas jóvenes de cualquier nacionalidad que desempeñan su trabajo en Barcelona es el objetivo de Art Nou/Primera Visió, el evento que marca el inicio de la nueva temporada expositiva, organizado por segundo año consecutivo por la Asociación Art Barcelona. “Aunque muchos de nosotros apoyan el arte emergente a lo largo de todo el año, de esta forma se llama más la atención sobre el fenómeno”, explicó Joan Anton Maragall, presidente de Art Barcelona, arropado por Llucià Homs y Marta Gustà, en representación de Ayuntamiento y Generalitat. Aunque se trata de la primera actividad conjunta desde la fusión entre esta asociación y la de Galerías Independientes de Cataluña, solo 14 de las 25 firmas que integran la nueva agrupación participan en Art Nou.

Más allá de que se trata a menudo de la primera exposición individual de creadores menores de 35 años, no hay otro hilo conductor en este aperitivo de pretemporada que dura hasta el 21 de septiembre. También hay proyectos más largos como Carles Taché, que propone un viaje en la intimidad del espectador, a través de la manipulación de los objetos cotidianos realizada por Adrianna Wallis o Estrany-de la Mota que abre por primera vez una galería a Black Tulip, más que un colectivo, un paraguas que acoge creaciones anónimas de corte experimental, con el objetivo de quitar importancia al nombre para devolverla a la obra. “Black Tulip se encargará de la programación de todo el primer trimestre, con muestras, talleres, conferencias y un fanzine, reunidos bajo el título genérico de Nou origen”, explicó Toni Estrany.

Todas las galerías participantes, entre las más prestigiosas de Barcelona, intentan salir de los esquemas habituales para incentivar el público con propuestas inusuales, más estimulantes y participativas. Así Senda se abre al arte callejero con el joven comisario Isaac Alcober, que lleva unos meses desarrollando piezas inéditas en el centro de producción Hangar con artistas de varios países, encabezados por el barcelonés conocido como Debens y la japonesa Mina Hamada, autora de un graffiti en Balmes que gustó tanto a los propietarios del nuevo hotel Olivia, que al verlo destruir le pidieron que realizara uno en su hall.

Mireia Saladrigas, que presenta en Àngels la tercera y última fase del proyecto Rotaciones. La fotografía, menos presente que otros años, se exhibe en H2O de la mano de Jordi Bernadó y Roberto Feijoo, en Kowasa con los alumnos de la Escuela GrisArt y en +R junto a dibujos en las poéticas esculturas y sutiles instalaciones de Joan Bennassar. Galería Trama se suma al evento con Art<30, un concurso que desde 2008 facilita la entrada de los estudiantes en el circuito profesional. Completan la programación los retratos de espaldas de Alejandra Atarés (Balaguer), los dibujos de Joan Saló (N2), la escultura autobiográfica de Francesco Arena (NoguerasBlanchard) y las obras en diversos soportes de Emil Naula (3punts).