Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP retira la reforma del Estatut para evitar una derrota a Fabra

Los populares pretenden que se vote también la disminución de diputados en las Cortes

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, y el portavoz en las Cortes, Antonio Torres, esta mañana.
El secretario general del PSPV, Ximo Puig, y el portavoz en las Cortes, Antonio Torres, esta mañana.

El PP nacional se opone a la reforma del Estatut d’Autonomia impulsada por el presidente valenciano Alberto Fabra para mejorar las inversiones del Estado en la Comunidad Valenciana. 24 horas antes de que el debate llegase al Congreso de los Diputados, Fabra se vio obligado este lunes a una maniobra para evitar una derrota propinada por su propio partido en la votación prevista esta tarde en la Cámara baja, donde los grupos debían manifestarse sobre la admisión a trámite de la reforma.

Para evitar que las diferencias entre el Gobierno de Madrid y el Consell afloren públicamente, el PP solicitará hoy formalmente un aplazamiento del debate con la excusa de que está pendiente otro similar para reducir en 20 del número de diputados en las Cortes Valencianas. Para qué tramitarlos por separado si ambos necesitan de una reforma estatutaria, justificaron desde el PP. Es la salida más airosa que se les ha ocurrido dada la premura de tiempo.

El Gobierno de Fabra remitió un escrito al presidente de las Cortes Valencianas para que éste traslade al presidente del Congreso de los Diputados la petición de aplazamiento del debate. Esta sería la tercera ocasión en que el Gobierno valenciano evitaría una votación en Madrid sobre un acuerdo adoptado por mayoría en las Cortes Valencianas y que curiosamente impulsó el propio PP. La primera vez que se abortó fue en abril de 2011 porque no había ponente, la segunda al año siguiente por el mismo motivo, y la tercera se consumará hoy.

La reforma permitiría a la Comunidad Valenciana exigir al Estado que sus inversiones en la comunidad autónoma tengan en cuenta la población de la misma. Según los datos dados ayer por los socialistas, la mejora significaría 500 millones de euros extra para las arcas públicas valencianas. Una disposición adicional semejante figura en los estatutos de Andalucía y de Cataluña. Sin embargo, el ministerio de Hacienda, por boca de su titular Cristóbal Montoro, ya advirtió el pasado fin de semana en la Escuela de Verano del PP, que se celebró en Gandia, que no era partidario de aprobar una propuesta semejante en el Congreso de los Diputados.

La reforma de las inversiones tiene consenso, el recorte de diputados, no

El voto en contra del PP dejaría en una muy mala situación a los diputados valencianos y al presidente Fabra, que este lunes negociaba con Madrid una salida para evitar que se perjudiquen sus intereses electorales. La fórmula que el Consell ha encontrado para evitar lo que hubiera sido un error político figura en el escrito que el vicepresidente José Ciscar ha enviado al presidente de las Cortes Juan Cotino. En ese texto se explica que el motivo de la solicitud de aplazamiento deriva “del acuerdo adoptado por el Consell en su reunión celebrada el 26 de julio de 2013, por el que se da conformidad al Anteproyecto de ley para la reforma de los artículos 23 y 24 del Estatuto de Autonomía de la Comunitat Valenciana”. Se trata de la reducción del número de diputados de las Cortes de 99 a 79.

¿Qué pretende el PP con este aplazamiento? Evitar quedar como un partido que no tiene en cuenta los intereses de los valencianos votando contra la disposición adicional y colocar la pelota en el tejado de los socialistas que no están conformes con esta reducción. La excusa formal del PP será que así se evitan dos referéndums, necesarios para modificar el Estatut. El problema es que la reforma para mejorar las inversiones del Estado goza del consenso de la mayoría del Parlamento valenciano, no así el recorte de diputados.

Las críticas desde la oposición fueron unánimes nada más conocerse la solicitud de aplazamiento del PP. El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, calificó de “estafa” la maniobra de última hora del PP. Marga Sanz, portavoz de Esquerra Unida en las Cortes, apostilló que era un gesto tramposo y el Grupo Compromís amenazó con adoptar medidas legales si la Junta pide hoy aplazar el debate sobre la disposición adicional primera del Estatut d’Autonomia valenciano.