Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Consejería de Educación no convocará las ayudas para libros de este curso

La consejería renuncia a la convocatoria por la falta de liquidez del Consell

Català anuncia una partida de ayudas para las familias con mayores dificultades

La consejería de Educación renuncia a la convocatoria anual de ayudas para libros de texto, ante la dificultad de hacer frente a los pagos pendientes, la falta de liquidez del Consell y el compromiso de dejar el déficit de 2014 en el 1,6 por ciento. La consejera de Educación, María José Català, ratificó ayer la consigna enunciada a finales de agosto por su colega de Hacienda, Juan Carlos Moragues, de no mantener ayudas o subvenciones mientras se deban las correspondientes a ejercicios anteriores.

La prioridad ahora, explicó, es el pago de las ayudas para libros pendientes, tanto las que se concedieron a través de los libreros (el bono libro), como las que que se otorgaron directamente a las familias. Fuentes de la consejería sitúan el conjunto de esa deuda en torno a los 30 millones, aunque otras fuentes calculan cifras superiores. Català aseguró ayer que en las próximas dos semanas se pagarán alrededor de 11 millones de euros de ayudas directas a las familias y cuatro millones y medio a las librerías.

Es decir, que se saldará la mitad de la deuda pendiente, según los cálculos oficiales, y quedará por pagar al menos otro tanto. Y, sobre todo, no habrá convocatoria de ayudas para libros de texto como las precedentes. La convocatoria de 2009 superó los 46 millones. En 2012, fueron poco más de 26 millones y para 2013 se presupuestaron 14 millones, que se redujeron en mayo a siete, en una modificación presupuestaria sin precedentes.

A cambio, la consejería prepara, según anunció su titular, una partida para que las familias en mayores dificultades económicas puedan disponer de libros de texto para este curso, en línea con las actuales prioridades de la Hacienda valenciana. Consecuentemente, la cantidad prevista para esta partida será reducida. Las prioridades ahora, especificó, son los servicios complementarios, tales como las ayudas para el comedor y el transporte escolar.

María José Catalá informó también de que su departamento ha pagado este verano 20 millones de euros a los centros de enseñanza para gastos de funcionamiento. Lo hizo tras asistir ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo a la inauguración de unos cursos de formación docente en nuevas tecnologías organizados por el Ministerio de Educación.

Más información