Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benidorm insistirá en septiembre en ser considerada "municipio turístico"

La ley no contempla a la población flotante del municipio, que en verano es de 400.000 personas

En el siglo XXI la capital del turismo valenciano no tiene la consideración oficial de municipio turístico. Benidorm insistirá a partir de septiembre en su petición de ser reconocido bajo esta categoría y pedirá que en las transferencias del Estado a estas ciudades se tenga en cuenta que tiene una población censada de unas 70.000 personas y una flotante de 150.000.

Así lo expuesto hoy el alcalde de esta localidad alicantina, el socialista Agustín Navarro, a preguntas de los periodistas tras participar en el acto de inclusión del retrato de Vicente Zaragoza Soria -primer edil de la ciudad de 1906 a 1908 y de 1910 a 1913- en la galería de alcaldes del Ayuntamiento.

Navarro ha señalado que no se concibe que Benidorm no sea aún municipio turístico "cuando se ha demostrado que es rentable para España y para la Comunidad Valenciana". La ciudad desea conseguir una categoría que le permitiría acceder a unas ayudas económicas y administrativas estatales destinadas a reducir el impacto que las poblaciones turísticas.

Benidorm tiene menos de 75.000 habitantes empadronados pero su población de hecho supera a lo largo del año las 150.000 personas y alcanza las 400.000 en verano. Atender a toda la población flotante supone un desembolso económico extraordinario en materias por las que no recibe compensación. Un ejemplo, según el alcalde: "Para una población de 75.000 habitantes tendríamos bastante con 100 agentes de la Policía Local, pero por el número de turistas que nos visitan tenemos 270 agentes".

Para que Benidorm pueda recibir esta calificación sería necesario modificar la Ley de Haciendas Locales, que establece que para ser municipio turístico hay que tener una población de derecho superior a 20.000 habitantes, circunstancia que cumple.

En lo que falla la ciudad de los rascacielos es en que el número de viviendas de segunda residencia no supera al número de viviendas principales, la segunda condición. La ley no tiene en cuenta las plazas hoteleras y de ahí que Benidorm -que tiene casi 40.000 plazas- no sea reconocido como turístico.

Para Navarro es necesario que las transferencias que el Estado realiza a los municipios turísticos se basen "en la población de hecho y no en la de derecho". El alcalde ha anunciado que a partir de septiembre "Benidorm va a dar un golpe político en la mesa" y "a poner toda la carne en el asador" para que la ciudad sea reconocida como municipio turístico de cara a las transferencias del Estado de 2014.

Para ello, Navarro va a solicitar la colaboración de los diputados nacionales y senadores de Benidorm y comarca para que se sumen y contribuyan a esta petición. Navarro ha deslizado la posibilidad de que en caso de no obtener este reconocimiento la ciudad opte por "pedir que nos compensen" las aportaciones que tiene que realizar al Estado a cuentas de esas transferencias.