Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
ANÁLISIS

Ciutadans, ¿un partido de izquierdas o de derechas?

Los votantes perciben que C’s tiene un perfil ideológico más conservador que el de CiU

Pocas dudas caben de que Ciutadans es un partido cuya principal seña de identidad es su marcado rechazo al nacionalismo catalán. Pero, quizás pueda generar más intrigas determinar cuál es su perfil ideológico: ¿se trata de un partido de izquierdas o más bien de derechas?

Una visión extendida sobre el éxito de Ciutadans es que este partido nació con la vocación de cubrir un hueco en la oferta electoral de Cataluña: la izquierda españolista. Este espacio ideológico, que representa alrededor del 13% de los catalanes con derecho a voto, ha sido tradicionalmente dominado por el PSC. Sin embargo, algunos consideraron que, tras su alianza con ERC para hacerse con la Generalitat en 2003, los socialistas catalanes se alejaron excesivamente de los intereses este colectivo. Así lo expresaba el primer manifiesto de C’s en 2006: “Después de 23 años de nacionalismo conservador, Cataluña ha pasado a ser gobernada por el nacionalismo de izquierdas”. Ciutadans nacía, según sus fundadores, para representar a una desatendida izquierda no nacionalista catalana que se había quedado huérfana de opciones políticas.

Si bien los manifiestos fundacionales e idearios políticos de Ciutadans parecían dotar al partido de un perfil progresista, la cuestión se complica cuando prestamos atención a lo que opina el electorado catalán. En la actualidad nada menos que tres de cada cuatro catalanes ubican a Ciutadans en el centroderecha o derecha del espectro ideológico. Dicho de otro modo, los votantes perciben que C’s tiene un perfil ideológico más conservador que el de CiU. Según datos del CIS, en una escala de 1 (izquierda) a 10 (derecha), los catalanes situarían a C’s en torno al 7,5, una cifra que representa casi un punto por encima de la que obtendría de Convergència (6,6).

Esta visión tan contraria a los principios fundacionales del partido se debe en parte a que la mayoría de los nacionalistas catalanes que no votan (y nunca votarían) a C’s lo consideran prácticamente un partido de extrema derecha. No obstante, si nos centramos exclusivamente en los que simpatizan con C’s, la ideología del partido no es percibida como tan extrema. Aun así, incluso entre sus propios simpatizantes, hay muchos más individuos que ubican a este partido a la derecha (47%) que en el centro (34%) o a la izquierda (19%).

Tal confusión sobre sus postulados ideológicos puede provocar dudas sobre qué tipo de votante acaba cogiendo la papeleta de C’s cuando acude a las urnas. Se trata, sin duda, de votantes antinacionalistas catalanes, pero es menos obvio si proceden de la izquierda (por tanto de las filas del PSC) o de la derecha (principalmente de las filas del PP).

De hecho, C’s tiene una implantación territorial muy parecida a la del PSC y PP. Es particularmente fuerte en las comarcas del área metropolitana de Barcelona (de donde obtuvo el 80% de sus votos en las pasadas autonómicas) y en las comarcas costeras de Tarragona. Además, según las encuestas, compite con PSC y PP por un electorado con un perfil urbano, que tiene el castellano como primera lengua y con padres procedentes de otras comunidades autónomas.

Las encuestas del CIS disponibles no nos permiten ser muy precisos sobre el perfil de los votantes de partidos pequeños como Ciutadans. Aunque el reducido tamaño de las muestras nos obligan a ser cautos, las encuestas parecen señalar que el principal damnificado por la entrada de C’s en la escena política ha sido el PSC. Aun así, estas mismas encuestas también apuntan a que una porción considerable de su electorado le ha llegado desde las filas del PP e, incluso, de las bases menos nacionalistas de CiU. De hecho, durante el periodo 2006-2012, C’s habría conseguido arrebatar un volumen similar de votantes de izquierda (esencialmente del PSC) como de derecha (del PP y CiU). Y es que esta ha sido precisamente la gran virtud de C’s: su capacidad de aglutinar a antinacionalistas catalanes de todas las sensibilidades ideológicas.

En definitiva, si bien el ideario y los manifiestos fundacionales del partido parecían situarlo en el centro-izquierda, la mayoría de los catalanes (simpatizantes o no de C’s) tienden a ubicarlo más bien a la derecha. Aunque todo ello presenta un panorama algo caótico, puede que tal inconsistencia haya sido, en realidad, uno de los principales activos del partido. ¿O acaso Ciutadans habría sido tan hábil de atraer a anticatalanistas de ambas orillas ideológicas con un perfil más coherente?

Lluís Orriols es doctor por la Universidad de Oxford y profesor de ciencia política en la Universidad de Girona.