Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad con cargos y sin fianza el exdirector del colegio salesiano de Cádiz

El cura está acusado de supuestos delitos contra la integridad moral y sexual de 12 alumnos

Ampliar foto
El exdirector, a su llegada al Juzgado de Cádiz. efe

El exdirector del colegio de la congregación salesiana de Cádiz, Francisco Javier López Luna, acusado de supuesto delitos contra la integridad moral y sexual de una docena de alumnos varones de entre 12 y 14 años, ha quedado esta tarde en libertad con cargos y sin finanza por orden del juez titular del Juzgado de Instrucción 2 de Cádiz. El sacerdote salió del juzgado pasadas las dos de la tarde tras volver a prestar declaración, durante tres horas, ante el magistrado. 

López Luna fue detenido el pasado 16 de julio tras la denuncia presentada en la Comisaría Provincial de Cádiz por los padres de uno de los menores supuestamente agredidos. Posteriormente se sumaron otras once denuncias que alertaban de castigos corporales, tocamientos y amenazas. El magistrado ordenó tres días después su ingreso preventivo en una prisión de El Puerto de Santa María.

El juez mantiene sobre el caso el secreto del sumario, que contiene las declaraciones de los alumnos denunciantes y las de los menores que fueron convocados la pasada semana tras haber accedido los investigadores a equipos informáticos del acusado. La policía habría identificado hasta ahora a unas cuarenta supuestas víctimas de las actividades del director.

La orden salesiana está sufragando la defensa de López Luna con el convencimiento de que “existen motivos para creer en su inocencia”, auque al día siguiente de su entrada en prisión preventiva abrió un expediente interno y decidió retirarle de manera cautelar de las responsabilidades docentes. El abogado de los Salesianos ha presentado a lo largo de las tres últimas semanas dos recursos contra la orden de prisión que consideraba “injustificada”.

El caso ha generado en Cádiz un enfrentamiento abierto entre personas cercanas a la comunidad salesiana que no dan crédito a las denuncias y los que consideran probadas las acusaciones. De hecho, la policía investiga una denuncia por amenazas contra uno de los menores denunciantes.