Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El jeque Al-Thani desbloquea el plan de La Bajadilla al pagar el canon

La Junta suspende el rescate del puerto y despeja una inversión de 100 millones

La concesionaria aún debe acreditar el contrato del proyecto y el pago de deudas

Recreación del proyecto de La Bajadilla. Ampliar foto
Recreación del proyecto de La Bajadilla.

La ampliación del puerto de La Bajadilla de Marbella se desbloquea. Tras más de año y medio de incumplimientos y de tiras y aflojas con la Junta de Andalucía, el jeque Sheikh Abdullah Al-Thani, propietario del Málaga CF, ha dado un paso de gigante para enterrar las trabas administrativas y despejar el camino a una inversión de 100 millones de euros. La empresa Nasir Bin Abdullah & Sons, SL, concesionaria de la gestión y la reforma del recinto, ha abonado el canon de los años 2012 y 2013 (1,8 millones de euros con IVA), gesto que puede llevar a la Agencia Pública de Puertos de Andalucía (APPA) a anular el expediente de rescate iniciado en mayo por las continuas omisiones del empresario catarí.

El expediente para la resolución del contrato estaba en suspenso desde hace tres semanas a la espera de que la adjudicataria solventara cuatro requisitos fundamentales para salvar la obra. La Junta flexibilizó su postura y tomó la decisión de dar un nuevo margen de tiempo a la empresa (hasta el 15 de agosto) después de que ésta cumpliera con una de las principales exigencias. La sociedad no se ajustaba a las condiciones pactadas en el contrato, pero el escollo se salvó el 18 de junio con una ampliación del capital social de la misma hasta los 5,3 millones de euros. La escritura se formalizó ante un notario de Málaga y fue remitida a la Agencia Pública de Puertos de Andalucía, organismo dependiente de la Consejería de Fomento.

La empresa concesionaria mostró su intención de cumplir con el resto de obligaciones y ahora, con el pago del canon, aborda otro de los principales requerimientos para sortear el expediente y acometer un proyecto de gran calado para Marbella. Los 1,5 millones de euros pendientes de los dos últimos ejercicios (más 300.000 euros de IVA) se abonaron el miércoles a las tres de la tarde. Quedan flecos, pero fuentes de la Junta recuerdan que aún hay plazo para resolverlos y estiman que lo probable es que se dé carpetazo al expediente.

El jeque obtuvo la adjudicación del puerto de La Bajadilla en mayo de 2011 en un concurso público al que concurrió en una unión temporal de empresas (UTE) junto a una sociedad del ayuntamiento de Marbella que posee un porcentaje mínimo. El contrato se firmó en diciembre de ese año. La empresa tiene la gestión de las instalaciones para los próximos 40 años y será la encargada de su remodelación.

Salvados dos de los requisitos más importantes, queda algún asunto pendiente. La concesionaria debe acreditar la próxima semana que ha contratado el proyecto constructivo de la obra, una gestión que se debería haber materializado a mediados de 2012. Luego dispondrá de otros cuatro meses para su redacción y presentación. La Junta también ha exigido al empresario catarí que justifique que está al corriente en el pago a proveedores (o por lo menos que cuenta con un calendario para saldar la deuda) y que dote al puerto de una estructura gerencial y administrativa adecuada. Algunas fuentes apuntan que este paso podría estar resuelto.

El delegado de Fomento en Málaga, Manuel García Peláez, se congratuló de la decisión del jeque de “rectificar y retomar” el proyecto después de más de año y medio. “Nos centramos en cumplir estrictamente con la legalidad y en defender el interés general”, argumentó. En su opinión, la actuación de Al-Thani demuestra que las críticas del Ayuntamiento de Marbella hacia la Junta de querer paralizar el proyecto “son injustas”. La alcaldesa marbellí, Ángeles Muñoz, que confía en que las obras puedan comenzar a principios de 2014, también mostró su satisfacción.

Un espacio de lujo

La ampliación de La Bajadilla de Marbella es la primera infraestructura portuaria andaluza que se prevé ejecutar bajo la fórmula de colaboración público-privada.

La remodelación de este enclave ubicado a la entrada del municipio por el este está pensada para el lujo y será un complemento a la oferta de Puerto Banús. Habrá espacios comerciales (45.000 metros cuadrados), aparcamientos y se construirán 541 nuevos puntos de atraque, por lo que el número total se elevará a 803 amarres (ahora mismo hay 262).

El proyecto incluye a la construcción de un dique exterior de traza circular de 910 metros. Este espigón envolverá todo el recinto portuario y creará un nuevo espacio de agua abrigada donde se instalarán dos muelles. Uno de ellos, el eje central, concentrará toda la actividad náutica y al final contendrá un muelle de atraque de 200 metros de longitud y 7,5 de calado que permitirá la llegada de cruceros turísticos. Se cumple así una de las principales reivindicaciones del sector turístico de Marbella.

El proyecto, que cuenta con el informe medioambiental favorable del Gobierno, también prevé la construcción de un hotel de cinco estrellas gran lujo, con 200 habitaciones, que aún debe ser autorizado por el Ejecutivo central.