Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los recortes y la burocracia dejan sin rehabilitar 186.000 viviendas

La Comunidad no ha gastado ni un euro de los 350 millones prometidos en 2009

Cuando el dinero se acaba, se acaba también con efecto retroactivo: no solo no se pueden financiar nuevos proyectos, sino que tampoco se pueden pagar aquellos que estaban ya comprometidos. En el caso de la Comunidad de Madrid, y más en concreto en lo que atañe a las ayudas para rehabilitación de viviendas, los apuros económicos del Gobierno han convertido en papel mojado el plan aprobado para el cuatrienio 2009-2012, periodo en el que deberían haberse rehabilitado 186.000 viviendas y no se arreglado ni una de ellas. Pero, además, el Ejecutivo regional ha dejado sin efecto las ayudas aprobadas en 2001 para subvencionar la rehabilitación de pisos antiguos en el distrito madrileño de Puente de Vallecas; los vecinos debían poner parte del dinero, y la Comunidad y el Gobierno pondrían el resto. Pues bien, 12 años después, la Comunidad no solo no ha puesto ni tan siquiera la mitad de lo que se comprometió, sino que ahora ha decidido que el resto no lo va a poner, dejando así a los vecinos plantados.

La rehabilitación de viviendas “ya no es una prioridad política sino una absoluta necesidad”, aseguró el viceconsejero regional de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Borja Carabante (PP), el pasado abril en la Asamblea. Según dijo, el 55% de las viviendas de la región tienen más de 30 años, y el 20% tiene más de medio siglo. Además, añadió Carabante, la rehabilitación supone un 35% de la actividad del sector de la construcción en la región (10 puntos más que la media española), y genera 15.000 empleos al año.

El Gobierno regional, presidido entonces por Esperanza Aguirre (PP), aprobó en mayo de 2009 un plan de rehabilitación para un periodo de cuatro años con un presupuesto de 350 millones de euros. Debían beneficiarse 186.000 familias, que recibirían hasta 27.000 euros por piso; además, 35.000 propietarios podrían contar con hasta 50.000 euros para favorecer así la instalación de 1.750 ascensores. Según recalca el diputado regional socialista Antonio Fernández Gordillo, el Ejecutivo autonómico se gastó 2,4 millones de euros en publicitar el plan.

Vecinos de Vallecas tampoco recibirán las ayudas aprobadas en 2001 aunque algunos sí pudieron dinero para rehabilitar las casas

Sin embargo, hasta la fecha aún no se ha rehabilitado ni una sola vivienda. De los 350 millones presupuestados, no se ha dispuesto ni un céntimo. El Ejecutivo autonómico apunta que en el periodo 2009-12 ha gestionado y tramitado (pagado) ayudas a la rehabilitación por valor de 133,7 millones… Pero de planes anteriores. Ninguna de las ayudas corresponde al plan de rehabilitación de 2009 a 2012, para el que no se ha convocado absolutamente nada.

Desde la aprobación del plan de 2009-12 ya han transcurrido cuatro años. Es posible que la burocracia administrativa dilate las ayudas, de forma que sea necesario más tiempo para completar el programa de rehabilitación. Prueba de ello es lo ocurrido en la Colonia de San Agustín, en Villa de Vallecas, donde se aprobó un plan similar en abril de 2001 y aún no se han tramitado las ayudas. La Comunidad, “sin un duro”, como dijo Aguirre en julio de 2011, ha cortado por lo sano y ha anulado el dinero que aún debe de ese programa de rehabilitación. Es decir: deja pasar mucho tiempo antes de pagar, y cuando ha pasado ya mucho tiempo decide no pagar. "No hay liquidez", es la justificación del Gobierno regional.

El viceconsejero dijo en abril que la rehabilitación era “una necesidad”

“La sorpresa es que la Comunidad no sólo ha tardado más de 11 años en calificar las actuaciones y en tramitar las supuestas subvenciones, sino que ahora los afectados se encuentran con que reciben órdenes de archivo de esas solicitudes de subvención en virtud de una norma muy posterior al plan, concretamente a aplicando la Ley 4/2012”, critica Fernández Gordillo, para el que “es una injusticia que los vecinos tengan que pagar la incapacidad en la gestión de la Comunidad”.

El plan de inversiones regionales de Puente de Vallecas aprobado en 2000 para el siguiente cuatrienio afectaba a las colonias Sandi, Eugenia, Los Álamos, Fontarrón y San Agustín. En esta última, declarada zona de rehabilitación en abril de 2001, debían arreglarse 2.005 viviendas y 98 edificios. La inversión sería de 10,3 millones, aportados por la Comunidad (2,1), el Gobierno (2,6) y los propios vecinos. Desde entonces, la Comunidad ha puesto solo un millón de euros; el Gobierno ha proporcionado 2,2 millones. Se han rehabilitado 39 edificios y 773 viviendas.

“Se trata de pisos de más de 50 años de antigüedad, para cuya rehabilitación se aprobó un plan en 2001 en cuya financiación colaboraba en un 50% la Administración Central. Los vecinos de la colonia San Agustín confiaron en la Comunidad y anticiparon la financiación para la rehabilitación aun tratándose de personas con escasos recursos, que tuvieron que pedir créditos”, denuncia el parlamentario del PSM.

“Injusto pero legal”

Aguirre aprobó en julio de 2012 una modificación de los presupuestos para ese año (1.045 millones menos) que anuló el plan de rehabilitación en la colonia de San Agustín. El millón de euros en ayudas pendiente nunca llegará a los vecinos. “Es injusto, pero es legal”, expresó Carabante, para reseñar a continuación que las ayudas del Estado se mantendrían. El 22 de julio la ministra de Fomento, Ana Pastor, se reunió con los consejeros autonómicos de Vivienda, que le preguntaron cuándo les llegará la partida de la Administración Central. En la Comunidad la esperan para septiembre.

Cuando la oposición le afeó el retraso de 12 años en la tramitación de las subvenciones, el PP lo achacó a la “falta de coordinación política” durante la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero al frente del Gobierno, argumentando que la táctica del PSOE fue “asfixiar Madrid” para buscar réditos políticos. El propio Carabante afirmó que, frente a esa “interesada descoordinación”, “afortunadamente todo va a ser más sencillo ahora que el Gobierno, la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid son del PP”. Ahora ya no hay ayudas que coordinar, porque el propio PP las ha eliminado. Además, el plan de la colonia de San Agustín se aprobó en 2000, cuando el PP controlaba con mayoría absoluta las tres Administraciones. Siguió haciéndolo durante los siguientes cuatro años, sin que ello sirviera de nada a los vecinos.