Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Torró visitará a Miró antes de retirar su escultura en Gandia

El mundo cultural valenciano pide al Consell que frene la decisión del alcalde

Escultura ‘25 d'abril de 1707’ de Antoni Miró en su ubicación actual en la entrada de Gandia.

La retirada de la escultura de Antoni Miró sobre la batalla de Almansa sigue provocando revuelo. El alcalde de Gandia, Arturo Torró (PP), planea cambiar el monumento de su ubicación actual de forma inminente. Pero antes de ello, el alcalde tiene intención de visitar al artista en su propia casa, en Ibi, el jueves por la tarde para tratar de negociar una solución al conflicto que él mismo empezó.

El propio artista, Antoni Miró, consideró la semana pasada la decisión de Torró como una “persecución ideológica”. Miró dijo que, de producirse, supondría “un caso flagrante de atentado” contra sus “derechos morales sobre la obra”. Además, constituiría también, según el artista, un caso de “expolio cultural prohibido” y “sancionado” por la normativa, pudiendo constituir un delito del artículo 323 del Código Penal.

Por su parte, Acció Cultural del País Valencià (ACPV) ha impulsado estos últimos días un manifiesto en el que critica la retirada del monumento. Algunos de los artistas valencianos que se han adherido son autores de reconocido prestigio como Manuel Boix, Artur Heras, o Carmen Calvo; representantes del mundo del teatro y el cine como Rosanna Pastor, Ferran Gadea o Toni Pastor; el arquitecto Manuel Portaceli o escritores como Joan Francesc Mira, Isabel-Clara Simó, Gemma Pasqual, Francesc Calafat, Alfons Llorens, Esperança Camps, Núria Cadenes, Francesc Mompó, Manuel Bauxauli y otros muchos. También hay representantes de entidades culturales y sindicales.

Los firmantes “rechazan enérgicamente quitar la escultura del actual emplazamiento porque es el más idóneo, dado que el artista adaptó el motivo, la forma, los materiales y el emplazamiento al espacio urbano preexistente”. El documento, apunta ACPV, debe ser considerado como “un primer pronunciamiento del mundo de la cultura valenciana que puede multiplicarse, puesto que ha levantado una profunda indignación, ya que no hay precedentes desde la restauración de la democracia de un comportamiento tan autoritario y anticultural”.

La polémica sobre la retirada de la escultura llegó el pasado lunes al pleno del Consell Valencià de Cultura (CVC), donde se discutió la posibilidad de enviar una petición al alcalde para que “reconsiderara” su decisión. A raíz de la propuesta de uno de sus miembros, Pepa Frau, que fue alcaldesa de Gandía, se desató un agrio enfrentamiento.

Los miembros del CVC se enquistaron en una discusión formal seguida de un enconado debate. Parte de los consejeros, liderados por Consuelo Ciscar, directora del Instituto Valencia del Arte Moderno (IVAM), se opusieron a que el CVC se pronunciara al respecto y entrara en “un territorio autónomo de un Ayuntamiento”. Algunos, como el periodista Francisco Pérez Puche, protestaron por la falta de información al respecto, ya que la propuesta no había pasado por comisiones. Otros prefirieron no tomar una decisión sin tener la opinión de las partes afectadas y dudaron de su competencia al respecto.

Los partidos de la oposición en la ciudad también han reaccionado. Para hoy han convocado una rueda de prensa conjunta frente a la escultura de Miró para mostrar su rechazo a la decisión de Torró.

Más información