Selecciona Edición
Iniciar sesión

El embajador de Canadá trata con Feijóo, Hernández y Conde sobre la mina de oro

La reunión en la Xunta se produce cinco días después de saberse que la empresa Edgewater no cumple las condiciones económicas y técnicas para lograr la licencia de explotación

El presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijóo se reúne con el embajador de Canadá en España EFE

La primera visita oficial a Galicia del embajador de Canadá en España, Jon Allen, comenzó esta mañana con una reunión con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a la que se incorporaron los conselleiros de Economía e Industria, Francisco Conde, y de Medio Ambiente, Agustín Hernández, y en la que abordaron, entre otros "puntos", el proyecto minero de la canadiense Edgewater en Corcoesto, en la comarca de Bergantiños. La agenda del diplomático, que trae en la cartera potenciar las relaciones económicas en los ámbitos forestal, minero, naval y textil, continuará hasta finales de esta semana en Galicia con varias reuniones. Un portavoz de Mineira de Corcoesto, el brazo gallego de la compañía canadiense Edgewater Exploration, ha señalado a Europa Press que representantes de la empresa "mantuvieron contacto" con el embajador del país norteamericano "con anterioridad, recientemente", pero no han precisado el contenido de esas conversaciones.

Hace tan solo cinco días que el conselleiro de Industria anunció a directivos de Mineira de Corcoesto que su proyecto de extracción de oro a cielo abierto no obtendría licencia definitiva de la Xunta si la empresa no lograba cumplir con las exigencias económicas y técnicas que se requieren. De momento, según Conde, la firma extranjera "no cumple". No obstante, en diciembre pasado el proyecto obtuvo el visto bueno de la Consellería de Medio Ambiente con una declaración de impacto ambiental que despertó la polémica entre los grupos ecologistas y obtuvo contestación de conocidos científicos gallegos.

La reunión con el presidente de la Xunta comenzó sobre las 10.30 horas y, en torno a las 11.00 de la mañana se incorporó el conselleiro de Economía e Industria, Francisco Conde. Cinco minutos después lo hizo el titular de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández. De hecho, con ambos conselleiros (Medio Ambiente otorga las autorizaciones ambientales e Industria se encarga de tramitar el expediente de los proyectos mineros), el embajador ha permanecido durante unos 20 minutos después de que Feijóo, que tenía un acto oficial en Vigo, abandonase su despacho, con lo que el encuentro institucional se prolongó más de hora y media.

Hace una semana, la Xunta de Galicia se reunió con la empresa, a la que comunicó que el plan de explotación no cumplía por ahora "los requerimientos técnicos y económicos necesarios para asegurar la viabilidad y la solvencia del proyecto". De esta forma, Economía exigió a la empresa que acreditase "una solvencia mínima del 25% de fondos propios", lo que supondría más de 27 millones sobre los 110 de inversión prevista. A la salida de reunión, Jon Allen ha rechazado hacer declaraciones del contenido de la reunión. No obstante, fuentes de la Embajada de Canadá han explicado a Europa Press que "se habló del tema" referido al proyecto de explotación de oro a cielo abierto y que éste fue "uno de los puntos de la agenda de la conversación" con el presidente gallego. A finales de 2012, Jon Allen visitó otro de los proyectos mineros que más controversia despiertan en el noroeste peninsular, el de la mina de oro de Salave (Tapia de Casariego, Asturias), un filón, al igual que Corcoesto, de tiempos de los romanos que intenta reabrir, en medio de la polémica, otra empresa canadiense, Astur Gold.

La reacción de los detractores de la mina a la visita de Allen a Feijóo no se ha hecho esperar: el colectivo Salvemos Cabana lamenta la "actitud puramente mercantilista" del embajador de Canadá en España en relación al proyecto de Corcoesto. La plataforma ciudadana, además, ha remitido a la embajada del país norteamericano copia de las 24.000 firmas recogidas contra el proyecto minero, pero no es esta la primera vez que este grupo pide al embajador que recapacite. A través de un comunicado, Salvemos Cabana ha recordado hoy que ya había trasladado el pasado mes de marzo al diplomático la "preocupación de los habitantes de las zonas afectadas por la problemática asociada" a la mina, tanto por las características (a cielo abierto), como por el método para recuperar el oro, que según el proyecto empleará a diario 1,49 toneladas métricas de cianuro de sodio, "uno de los principales contaminantes que puede impactar catastróficos e irreversibles sobre la salud humana y el medio ambiente", apoyándose en lo que dice la directiva europea.

Esta entidad ciudadana incide en que la empresa Egdewater y su filial gallega, Mineira de Corcoesto, "no se han comprometido a suscribir un seguro de responsabilidad civil", que cubra económicamente y de manera integral los daños provocados por un desastre a gran escala, por lo que "no está teniendo en cuenta el principio de precaución establecido en la declaración de Río sobre el medio ambiente y desarrollo". "Lamentamos que el señor Allen haya adoptado una actitud puramente mercantilista en su visita a Galicia", señala esta plataforma, en relación a que, a su juicio, "únicamente ha considerado los intereses de una empresa privada y ha obviado las demandas que a nivel social y político se han realizado a este respecto". Para Salvemos Cabana, la tarea como embajador de Allen "debería de ser, ante todo, defender el buen nombre de Canadá y los canadienses, cuyo prestigio se está seriamente viendo comprometido por un proyecto minero que ha ignorado desde el principio el clamor popular en su contra".

La visita del embajador, que apenas lleva un año en España, también le llevará a otras zonas de la provincia de A Coruña, así como a Pontevedra y Vigo, donde se reunirá con Navantia, ENCE y el rector de la universidad viguesa, Salustiano Mato, para fomentar, en este caso, los lazos educativos, una de las cuestiones en las que Canadá también está muy interesado en seguir. Asimismo, el diplomático acudirá al Instituto Oceanográfico. En el ámbito de las relaciones económicas, según han explicado las fuentes de la Embajada, Canadá tiene interés en la gestión forestal, la industria minera, el textil y el naval, área esta última en la que, precisamente, el Gobierno gallego ha intensificado su acción exterior desde la llegada de Feijóo a la Xunta con el fin de que la Comunidad reciba encargos de otros países.