Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La edad media de la primera relación sexual baja de 17 a 15 años en un lustro

Salud presenta la campaña estival contra el sida y alerta del aumento de casos de sífilis

La edad media de la primera relación sexual completa ha bajado de 17,2 a 15,7 años en Euskadi en cinco años, según un estudio de la facultad de Psicología de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). A este inicio temprano se suma que cuatro de cada diez adolescentes vascos de entre 15 y 18 años ya han mantenido relaciones sexuales.

El consejero vasco de Salud, Jon Darpón, y el coordinador del Plan de Sida e Infecciones de Transmisión Sexual, Daniel Zulaika, han difundido estos datos en una conferencia de prensa en Bilbao para presentar la campaña estival contra el sida.

Zulaika ha mantenido que la repercusión "clara" de la rebaja de la edad de inicio de las relaciones sexuales completas es que los programas de prevención de enfermedades de transmisión sexual deben comenzar a una edad más temprana y que para que sean más efectivos, deben transmitirse a través de las tecnologías que manejan los adolescentes.

Darpón ha afirmado que no se puede establecer cuál es la mejor edad para iniciarse en el sexo, pero que el cometido institucional es que se practique de forma "protegida".

El adelanto en el inicio de las relaciones sexuales obliga a precipitar la prevención

Para afrontar este escenario, el departamento de Salud trabaja con Educación, Asuntos Sociales, Justicia y Seguridad y quiere incorporar también en esta tarea a diputaciones y ayuntamientos.

Desde Salud, una de las medidas a adoptar será mejorar el acceso "confidencial" de los adolescentes al Servicio Vasco de Salud-Osakidetza a través de la Atención Primaria.

El estudio de la UPV/EHU también determina que han reaparecido "con virulencia" infecciones de transmisión sexual clásicas, como la sífilis, clamidia o gonorrea, que se habían reducido en la década de los 90 del siglo pasado debido al uso del preservativo para prevenir el sida.

Una vez que el sida dejó de identificarse con una muerte segura, la sociedad "bajó la guardia", ya no se protege y resurgen dichas enfermedades, según ha explicado Zulaika, que ha citado como ejemplo que la sífilis se ha multiplicado por tres en los últimos cinco años.

El informe también establece que las relaciones homosexuales entre hombres son "especialmente sensibles" a las enfermedades de transmisión sexual, ya que contabilizan el 75 % de los casos de sífilis y el 49 % de las nuevas infecciones por VIH.

Otro resultado del trabajo indica que el 46 % de las nuevas infecciones por VIH presentan un diagnóstico tardío, lo que tiene consecuencias para el propio paciente y también para la salud pública, ya que no se rompe la cadena de contagios.

Sobre este último punto, el presidente de Euskalsida (asociaciones de lucha contra el sida), Asier Lekuona, ha recordado que los test de sida que se practican tanto en Osakidetza como en las farmacias y en las propias asociaciones son "confidenciales y gratuitos", y ha recordado que en épocas de crisis, la prevención adquiere aún más importancia porque los tratamientos son muy caros.

Respecto a la campaña estival contra el sida, cuyo lema es Tú eliges lo que queda dentro de tus relaciones. Decide también lo que queda fuera, se centra en cuatro mensajes: aumentan las enfermedades de transmisión sexual; se incrementa el riesgo de contagio del sida; estas enfermedades también se transmiten a través del sexo oral, y no se debe mantener relaciones sin preservativo.

El mensaje de prevención también es el eje del nuevo Plan Estratégico 2013-2016 contra el Sida que ultima el departamento de Salud. Este plan hará especial hincapié en los jóvenes, el colectivo homosexual, el diagnóstico precoz y en reducir el estigma y la discriminación de los infectados, según ha explicado Darpón.

Según datos facilitados por Zulaika, Euskadi presenta desde hace diez años 175 nuevos casos de infección de VIH al año, de los cuales un tercio corresponde a población extranjera.