Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Imputados por usar recetas de ancianos fallecidos

Los responsables de una residencia administraban las medicinas a otros residentes

Agentes de la Guardia Civil en una pasada operación contra el fraude farmacéutico.
Agentes de la Guardia Civil en una pasada operación contra el fraude farmacéutico.

Los dos responsables de una residencia de ancianos en Níjar (Almería) han sido imputados por utilizar recetas electrónicas de 19 personas fallecidas para conseguir medicamentos y productos sanitarios gratuitos. Los imputados adquirían en farmacias las medicinas que habían sido previamente recetadas para los tratamientos de estos pacientes y, aprovechando su fallecimiento, continuaban retirando fármacos durante el período de validez del tratamiento, ha explicado la Guardia Civil en un comunicado.

Durante la operación Sarani, los agentes de la Guardia Civil detectaron el uso de las recetas electrónicas de 19 personas, fallecidas entre enero de 2009 y octubre de 2012, con un coste de 8.984 euros para el erario público. Los responsables de la residencia hacían acopio de las medicinas y productos sanitarios y se los administraban a otros residentes.

No es la primera vez que se detecta un fraude de este tipo en la provincia. De hecho, esta es la tercera operación que, en colaboración con inspectores de la Delegación Territorial de Salud y Bienestar Social de la Junta de Andalucía en Almería, realiza la Guardia Civil. En las dos anteriores (al inicio de 2012 y en mayo pasado) se imputaron a los cuatro responsables de otras dos residencias de ancianos en Vícar y Roquetas de Mar por actuar de la misma forma, usando fraudulentamente recetas electrónicas de residentes fallecidos.