Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Botella recorta una de cada diez plazas concertadas en centros de día

El Ayuntamiento suprime 200 puestos para mayores dependientes porque "no hay demanda"

Botella, en un centro de día municipal de Barajas cuando era concejal de Asuntos Sociales. Ampliar foto
Botella, en un centro de día municipal de Barajas cuando era concejal de Asuntos Sociales.

El Ayuntamiento de Madrid acaba de eliminar una de cada diez plazas en los centros de día concertados para mayores con deterioro físico o mental, Alzheimer u otras demencias. Se ahorrará así 335.000 euros al año, aunque la razón esgrimida por el Área de Asuntos Sociales es que “no hay demanda” para esas 200 plazas que ahora desaparecen.

El gobierno municipal, dirigido entonces por el ahora ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón (PP), adjudicó en 2008 un contrato por valor de 82,2 millones de euros y 65 meses de duración para poner a disposición de los madrileños 1.733 plazas en centros privados. Ese contrato expiró el pasado 31 de mayo. El Ayuntamiento, al mando ahora de Ana Botella (PP), lo ha prorrogado por 12 meses más, pero con un recorte presupuestario del 27%: el gasto mensual pasa de 1,26 millones a 925.000 euros. Ese ahorro se traslada al número de plazas, que baja de 1.733 a 1.533. Esa disminución afecta tanto a las plazas para mayores con deterioro físico (pasan de 355 a 275) como a las de atención por deterioro cognitivo (pasan de 1.378 a 1.258).

El director general de Mayores y Atención Social, Carlos Blanco, ha asegurado que ese recorte es necesario “para intentar seguir dando el servicio”, y que se ha hecho “con unas líneas rojas que no se podían traspasar porque afectarían a su calidad”. Ha añadido, en todo caso, que el precio que abona el usuario o su familia “no se ha tocado”.

La concejal de Unión Progreso y Democracia Cristina Chamorro ha criticado sin embargo la desaparición de esas plazas: “¿Acaso entre 2008 y 2013 se ha reducido el número de personas mayores en Madrid? Pues no: hace cinco años eran el 18,6% de la población, y ahora son el 19,4%. Antes, de cada 100 personas mayores, 29 tenían más de 80 años. Ahora, son 32 de cada 100”.

En 2008, el Ayuntamiento tenía 2.715 plazas en centros de día públicos, descontadas las concertadas afectadas por el citado contrato con centros privados. En 2013, tiene 3.100 plazas. Pero, en ese periodo, los mayores de 65 años han pasado de 602.000 a 627.000 personas, y los que rebasan los 80 años han crecido de 174.000 a 204.000 personas.

Chamorro ha añadido una reflexión sobre los motivos de la supuesta falta de demanda de plazas: “Uno de ellos puede ser el precio de los centros de día en nuestro municipio. Se aplica un baremo en función de la renta mensual per cápita que puede ir, por ejemplo, de 92 a 788 euros por cinco días a la semana con transporte incluido”. En los centros de la Comunidad de Madrid, el coste es gratuito.

El Ayuntamiento tendrá que ceder probablemente sus centros de día a la Comunidad en los próximos meses, una vez el Gobierno central (PP) apruebe el nuevo reparto de competencias entre Administraciones para evitar duplicidades, y consolide previsiblemente lo que ya se ha resuelto a nivel madrileño: los servicios relacionados con la Sanidad pasarán a ser competencia exclusivamente regional.

Hace un año se pactó la primera fase de ese reparto competencial, aunque aún está pendiente de ejecución: la Comunidad traspasará al Ayuntamiento 17 centros de mayores, uno cultural, dos instalaciones deportivas y tres albergues juveniles. Recibirá a cambio tres residencias de mayores, siete centros de drogodependientes, dos de atención a discapacitados, siete bibliometros y el teléfono de emergencias.

Fuera del acuerdo quedaron, entre otros servicios, los centros de día: el Ayuntamiento tiene 60 (descontados los concertados) y la Comunidad dispone de 30.

El traspaso está pendiente en cualquier caso de ser afinado, puesto que Botella ha manifestado no estar dispuesta a ceder algunas competencias, como el Samur o los servicios de atención primaria.