La juez imputa a la heredera de los Godia, a su marido y a su primo por fraude

La Fiscalía acusa a la familia de 14 delitos y de defraudar 5,7 millones de euros en el pago de impuestos

Liliana Godia.

La titular del juzgado de instrucción número 25 de Barcelona ha admitido a trámite la querella que le presentó la semana pasada la Fiscalía de Delitos Económicos y ha citado a declarar el 23 de julio como imputada a la heredera de la familia Godia, Liliana Godia, a su esposo Manuel T. R. y a su primo Francisco Javier A. B., a los que la Fiscalía acusa de 14 delitos y de defraudar 5,7 millones de euros al "burlar sistemáticamente" el pago de impuestos.

En su querella, admitida a trámite, la fiscal sostiene que Liliana Godia se sirvió, entre 2007 y 2010, de sociedades vinculadas a ella, como BCN Godia SL, Doplette SL y Barcel Euro SL para sufragar sus elevados gastos personales, superiores a los 1,5 millones de euros anuales, sin pagar los impuestos correspondientes por su renta y patrimonio, gracias a un "camuflaje contable y tributario". Liliana heredó una gran fortuna de su padre, el empresario y piloto de Fórmula 1 Francisco Godia, de quien se propuso honrar su memoria a través de la Fundación Francisco Godia, que expone en Barcelona 1.500 piezas en una de las colecciones de arte más importantes de fondos privados de España.

El día después de hacerse pública la querella, Liliana Godia y su marido emitieron un comunicado en el que negaron haber cometido delito alguno, consideraron "infundada" la acusación de la fiscalía y reprocharon a Hacienda que no les hubiera informado ni les hubiera dado la oportunidad de presentar alegaciones. Según la fiscal, el "mecanismo defraudatorio" articulado por Godia comportó que no solo dejara de tributar vía IRPF por sus rendimientos mobiliarios en especie, sino que, además, sus sociedades BCN Godia, Doplette y Barcel Euro pudieron "adelgazar" su propia carga tributaria por el IVA.

Como ejemplo, la fiscal relata que, entre 2007 y 2011, BCN Godia, Barcel Euro y Doplette SL sufragaron los gastos personales de Liliana y su esposo, como el mantenimiento de sus viviendas, las retribuciones del chófer, el alquiler de aviones privados y de embarcaciones -como un yate con tripulación en Mallorca y un amarre en Ibiza-, así como la compra de viajes, joyas, ropa y flores y los servicios de un entrenador personal, entre otros. La fiscal también la acusa  de fraude en el impuesto sobre el patrimonio en 2007 y 2011, ya que "dejó torticeramente de tributar por su cuantioso patrimonio sujeto a gravamen y no exento", constituido por sus participaciones en BCN Godia -y a través de ella en Doplette y Barcel Euro-, por sus cuentas bancarias en Suiza -con alrededor de diez millones de euros- y por las obras de arte de su propiedad que tiene repartidas en sus casas, valoradas en 6,8 millones de euros.

En concreto, según la fiscal, el valor del patrimonio de Godia sujeto a gravamen y no exento ascendía en 2007 a los 103 millones de euros y en 2011 a los 175 millones de euros, por los que tendría que haber tributado 987.728 euros (en 2007) y 1,1 millones de euros (en 2011).

En su escrito, la fiscal acusa además al esposo de Liliana Godia, Manuel T.R., por defraudar en el IRPF, y a su primo, Francisco Javier A.B., que ha ejercido de hecho y derecho el poder de dirección en BCN Godia, por lo que ambos también han sido imputados.