Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro de cada diez jóvenes catalanes ni estudian ni trabajan

La proporción asciende al 77% en el colectivo de entre 16 y 19 años

La crisis económica ha supuesto nuevos problemas sociales y ha acentuado aquellos que ya existían. Uno de esos problemas es el que ha tendido a llamarse como el de los jóvenes nini, referido a aquellas personas de entre 16 y 29 años que ni estudian ni trabajan, que tienen un bajo nivel educativo y que, fruto de la contracción del mercado laboral, no han podido acumular ninguna experiencia de trabajo hasta la fecha. Según el Observatorio Catalán de Juventud, el 39,9% de los jóvenes catalanes de entre 16 y 29 años están desocupados, cifra que resulta más devastadora si se reduce la franja de edad a la comprendida entre los 16 y 19 años, en la que los ninis llegan a representar un 77% del total de jóvenes catalanes.

En el conjunto, el colectivo de jóvenes ninis en España representa actualmente un 15,3% del total de jóvenes de entre 18 y 24 años, el peor registro de la UE-27, que tiene un 7,4% de media y se sitúa además 6 puntos por encima del segundo país con más jóvenes de este perfil, Portugal.

Estos datos se expusieron en una jornada organizada por Ivalua y la Fundación La Caixa, que  ha contado con la participación de expertos en el problema que han analizado y debatido sobre las causas y consecuencias de este fenómeno. La necesidad de introducir soluciones paliativas para corregir el problema, como los programas de “segunda oportunidad” que permiten la reinserción en el mundo laboral de estos jóvenes, así como también medidas preventivas hacia aquellos factores que generan la vulnerabilidad de los ninis como el fracaso escolar y la interacción de los diferentes agentes sociales, han sido las propuestas más repetidas.

Felip Puig, consejero de Empresa y Ocupación de la Generalitat de Cataluña, ha defendido la gestión del Gobierno catalán en busca de la creación de empleo y reactivación económica y ha reivindicado la necesidad de la creación de una hacienda pública catalana para poder afrontar con “mayores garantías” los problemas sociales derivados de la crisis, como el fenómeno nini.

Puig ha asegurado además que la “alta” cifra de jóvenes que ni estudian ni trabajan supone una “gran lacra” para Cataluña y que para poder hacer frente a la baja ocupación juvenil, que ha calificado como “el reto más importante a corto y largo plazo”, pasa por la consolidación fiscal de la Generalitat. “Todas las deudas del pasado tienen que afrontarse, ya que no se puede incrementar la inversión pública sin recursos para poder hacerlo”, ha asegurado. En este sentido, se ha referido a la posibilidad de la creación de una hacienda propia, de la que ha dicho que “con sólo un 10% de lo que actualmente genera Cataluña y que no regresa a la Generalitat podría corregirse el problema social existente” y ha asegurado que en las condiciones actuales el Ejecutivo de Mas tiene una “insuficiencia radical” para poder subsanarlo.