Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una cooperativa comprará la antigua sede de Urbanismo para hacer pisos

Impulsada por padres de alumnos de dos colegios cercanos, pagará 65 millones de euros al Ayuntamiento por el inmueble

Análisis volumétrico del plan de ordenación urbana para la parcela. Ampliar foto
Análisis volumétrico del plan de ordenación urbana para la parcela.

El Ayuntamiento de Madrid formalizará en los próximos días la venta de la antigua sede de la Gerencia de Urbanismo, ubicada en el número 13 de la calle Guatemala, a una cooperativa impulsada por padres de alumnos de dos colegios de esa zona, que pretenden construir allí alrededor de 200 viviendas y un centro comercial. Se trata de una de las mayores operaciones inmobiliarias del Ayuntamiento en los últimos años, por la que ingresará 65 millones de euros. Una vez los compradores han obtenido la financiación, en unos días cerrarán su acuerdo con el Gobierno municipal (Partido Popular) y la operación quedará pendiente solo de ser formalizada.

El inmueble, de 14.190 metros cuadrados, salió a concurso en 2012 por ese mismo precio, pero quedó sin adjudicar. La alcaldesa, Ana Botella, que había previsto su venta en los presupuestos municipales, tuvo que aprobar en septiembre un nuevo plan de ajuste de 74 millones de euros para compensar ese revés.

El anterior regidor, Alberto Ruiz-Gallardón, ya había contado con esa operación para cuadrar sus presupuestos de 2012; entonces estimaba obtener hasta 75 millones, pero la venta tampoco fructificó. En las cuentas de este año, Botella ha sido más cautelosa y ha rebajado un 44% las estimaciones de ingresos por enajenación de edificios, cifradas en total en 81 millones. Con la venta del inmueble de Guatemala, el Ayuntamiento obtendrá al menos un 25% del dinero en el momento de la firma, otro 25% en 2014 y el 50% restante en 2015.

Imagen aérea de la parcela APR 05-06. ampliar foto
Imagen aérea de la parcela APR 05-06.

En abril del año pasado, el Ayuntamiento aseguraba contar con varios inversores con “mucho interés” en adquirir el inmueble, y esperaba obtener hasta 100 millones de euros en el concurso, que sin embargo quedó desierto.

En octubre se conoció que no se había presentado finalmente ni una oferta de adquisición, pese a que el precio de salida se fijó en 65 millones de euros, alrededor de 10 millones menos de lo estimado inicialmente. Había sin embargo al menos dos candidatos firmes: un grupo de inversores extranjeros que querían aprovechar la parcela para uso comercial, y la mencionada cooperativa. A ambos les faltó la financiación bancaria, que el Ayuntamiento exigía como aval obligado.

Sin embargo, durante un año el procedimiento administrativo permitía cerrar la operación con quién cumpliera las condiciones requeridas sin necesidad de convocar otro concurso, y finalmente la cooperativa ha logrado el visto bueno de una entidad financiera.

Una cooperativa comprará la antigua sede de Urbanismo para hacer pisos

Sobre la parcela, ubicada en un área residencial de alto nivel adquisitivo, entre la avenida de Alfonso XIII y las calles Guatemala, Paraguay y Puerto Rico, en el distrito de Chamartín, se alza un edificio enorme, laberíntico, viejo más que antiguo y con algunas zonas en ruina. Se encuentra vacío desde hace un año, cuando el millar de empleados del área de Urbanismo se trasladó al edificio Apot, en Campo de las Naciones.

Por entonces, Apot pertenecía a la empresa municipal Madridec; en abril de este año, tras entrar en quiebra técnica, esta sociedad municipal lo vendió por 42,5 millones de euros, comprometiéndose a que los funcionarios se quedaran allí 10 años en régimen de alquiler; por ese periodo, Urbanismo abonará como renta un total de 43 millones de euros.

Entre los inversores interesados en adquirir la antigua sede de la calle Guatemala había firmas extranjeras, empresas españolas y dos cooperativas. La que finalmente se ha hecho con el edificio se formó a partir de un grupo de padres de alumnos de los colegios privados Santa Catalina de Sena y Sagrado Corazón, ubicados en la acera de enfrente del inmueble, que lograron rápidamente superar el centenar de integrantes y seguir creciendo.

El edificio, que no goza de protección histórico-artística, será derruido. La parcela, catalogada como APR 05-06, tiene uso residencial pese a estar ocupada desde hace años por un edificio administrativo. El plan parcial de ordenación diseñado por el Ayuntamiento prevé una superficie edificable de 9.190 metros para desarrollar 32.000 metros cuadrados de edificabilidad. Contará con 4.500 metros cuadrados de parque público y otros 4.600 de zonas verdes interiores; y con 500 metros de nuevos viales y 480 plazas de aparcamiento.

Más allá de estas directrices, el plan es extremadamente flexible para facilitar así la venta. Incluye cinco alternativas: construir dos bloques de 15 alturas, con unas 65 viviendas cada uno, y otros dos bloques de ocho alturas y unas 70 viviendas cada uno. Construir cuatro bloques de similares características pero diseñados para convertir los dos más altos en oficinas u hotel, y los otros dos en viviendas. Construir dos bloques conectados de 15 y ocho alturas para convertirse en hotel, otro de 15 para oficinas y un tercero de ocho para viviendas. Construir dos bloques de 15 alturas de oficinas y otros dos de ocho para viviendas. O construir un complejo educativo que ocupe todo el espacio disponible.

Los compradores se han inclinado por la primera opción, que incluye además una superficie comercial de cerca de 5.000 metros cuadrados para cuyo desarrollo planean cerrar un acuerdo en exclusividad con Mercadona.

El pasado noviembre, el Ayuntamiento vendió la antigua sede de Medio Ambiente, en el número 12 del paseo de Recoletos, por 21,8 millones de euros, un 39% menos del precio de salida. El palacete, de siete plantas y 7.400 metros cuadrados de superficie, se lo quedó un banco chino, el Industrial and Commercial Bank of China, que tenía su única sucursal en España a escasos metros.