El Gallinero despierta con nuevos derribos

El Ayuntamiento tira "por orden judicial" dos chabolas, un muro y cinco construcciones vacías

El párroco del lugar y los voluntarios aseguran que han sido seis casas

Una familia, durante los derribos del Gallinero. / SUSANA VERA  (Reuters)

El poblado marginal de El Gallinero, junto a la Cañada Real, ha despertado esta mañana con nuevos derribos de sus chabolas. El Ayuntamiento de Madrid ha tirado, “con orden judicial”, dos casas, un muro y otras cinco construcciones que no estaban destinadas a viviendas. Sin embargo, Javier Baeza, párroco de San Carlos Borromeo, una de las dos parroquias que atienden a las cerca de 72 familias que habitan la zona, eleva la cifra a seis hogares.

Una portavoz del área de Urbanismo ha explicado que el derribo de las dos chabolas se ha producido bajo orden judicial y que las familias que las ocupaban han rechazado la asistencia social que les han ofrecido, tanto el programa de integración en El Gallinero como los recursos del Samur Social (albergue temporal, comida y atención a niños).

Baeza, que se encuentra en la zona, asegura que ha sido testigo de otra historia. El párroco explica que sobre las siete de la mañana el poblado era acordonado por la Policía Municipal. Y una hora después comenzaba la demolición de las casas en las que viven entre cuatro y cinco personas. El operativo del Gobierno local ha concluido a las doce de la mañana. Pero sobre las once y media, según Baeza, ya se habían derribado más casas de las permitidas por la justicia. "Han caído seis viviendas, aunque la directora general de Igualdad de Oportunidades nos ha dicho que solo hay orden judicial para dos".

El párroco relata que los desahucios se han hecho sin tener en cuenta la situación de los niños. "Las familias han sido desahuciadas de sus hogares sin esperar a que los niños se hayan ido al colegio para que no vieran el derribo de sus casas", denuncia. En dos de las seis chabolas demolidas esta mañana "vivían nueve niños", dos de los cuales han perdido la ruta escolar.

Los voluntarios que atienden a la población han señalado que Caritas había elaborado un informe en el que advertía sobre el riesgo de derribo de un muro que se encuentra al lado de un local prefabricado donde reciben clase las niñas de entre 12 y 16 años a las que los padres no las dejan seguir acudiendo a la escuela. El muro tenía riesgo de desprendimiento. Basándose en este informe se ha tomado la decisión de trasladar este prefabricado, financiado por Caritas, y tirar el muro. "Pero han aprovechado la ocasión han tirado cinco chabolas", se han quejado.

Respecto a este punto, el Ayuntamiento ha explicado que se ha trasladado el local de Cáritas para poder tirar el muro colindante que presentaba riesgo de derribo. Los voluntarios también han criticado que la semana pasada hubo una mesa de reunión con las entidades que trabajan en el poblado y no se les comunico ningún derribo o desalojo.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana