Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bretón niega que quemase a sus hijos Ruth y José en una hoguera

El acusado defiende ante el juez la versión de que perdió a los pequeños en el parque

José Bretón, frente a la fiscal (izquierda). Ampliar foto
José Bretón, frente a la fiscal (izquierda). efe

“Los controlaba con la vista. Me senté en una barra muy bajo. No me dio asco porque no soy escrupuloso. Los perdí de vista un instante, no más de ocho segundos. No sé en qué pensaba. Pero dejé de verlos. Solo veía al grupo. No sé qué pasó, es lo que quiero saber”. En su declaración ante el juez, José Bretón se ha aferrado a la versión que mantiene desde que el 8 de octubre de 2011 desaparecieran sus hijos Ruth y José. Bretón, el único imputado en el supuesto asesinato de los pequeños, asegura que los perdió en el parque de Córdoba y niega que los quemara en la hoguera de la parcela de Las Quemadillas.

Ante la desaparición de los pequeños, Bretón ha reconocido, durante la segunda sesión del juicio, que se puso a buscarlos “como loco”. “Pregunté [durante 20 minutos] a un grupo de personas y describí a mis hijos", asegura, tras señalar que llamó al 112 después de hablar con su hermano Rafael, con quien intercambia mensajes antes de llegar al parque. Éste le decía que se fuese a casa de su hermana. La comunicación con su hermano ha sido una de las bazas de la acusación particular. Así, la abogada le ha preguntado cómo llegó a llamar a su hermano avisándole de la pérdida de los niños antes de, según su relato, haberlos perdido. "Todas esas cosas se aclararán a lo largo del juicio como tantas otras", ha contestado.

Se quemaron algunos naranjos porque estamos rodeados de ellos

Según el acusado, quien ha señalado que el día que fue detenido recibió un anónimo que decía que tenía información de sus hijos, fue en la casa de su hermana donde él y los pequeños permanecieron la mayor parte del tiempo. “No salí de casa de mi hermana", asegura el padre, a lo que la fiscal le ha recordado que hay un testigo que le sitúa en Las Quemadillas. "Eso es totalmente falso", afirma. Tras estar unos 15 o 20 minutos en casa de sus padres, Bretón señala que salieron hacia la finca, trayecto que para la fiscal es clave en el caso. "En el coche, mis hijos se quedaron dormidos en menos de un minuto. Me paré en el camino para darle unos juguetes", señala el acusado, a lo que la fiscal le pregunta: "No fue para darle las pastillas". Bretón lo ha negado.

Al llegar a la parcela, el padre de Ruth y José señala que, mientras sus hijos dormían en coche, él se puso a hacer candelas. “Se quemaron algunos naranjos porque estamos rodeados de ellos”, añade. Además, reconoce haber quemado cosas de su exmujer Ruth. “¿No quemó a sus hijos en esa hoguera con una plancha de metal?”, le ha preguntado la fiscal. “Eso que está usted diciendo es completamente falso”, ha sido su respuesta. A preguntas de su abogado, Bretón ha señalado que la estatura de su hija era casi el doble de la mesa encontrada junto a la hoguera. Ante la pregunta de por qué volcaba la mesa. "Para que haga plano inclinado, haya hueco y quemen mejor los troncos", ha contestado. 

Mientras se quema la hoguera, Bretón reconoce que llamó varias veces a Ruth. "Quería decirle que José ya estaba bien de unas rozaduras en el pañal". Bretón ha afirmado que también ordenó cosas en la casa de la finca. “Me cambié los pantalones. No los tiré", asegura, prenda que no se ha encontrado.

Durante su declaración, el acusado ha puesto en duda los informes policiales. "Cuando llega el forense, dice que ve huesos. Yo aprecio que son tizones negros", dice. En cuanto al informe de la forense de la policía, quien llegó el día 10 de octubre. "Dijo que eran de pequeños roedores. Les dije que había quemado restos de roedores", señala. Además, Bretón ha afirmado que el comisario Serafín Castro, que dirigió la investigación, le ofreció falsificar informes y sacar a su familia del país si le decía dónde estaban los niños

Más información