Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un estudio constata la desaparición del berberecho común en Arousa

Biólogos de la Xunta achacan la extinción a un nuevo parásito muy agresivo

Zona de extracción en la playa Compstela de Vilagarcía
Zona de extracción en la playa Compstela de Vilagarcía

El berberecho común, Cerastoderma edule, la variedad más cotizada de este molusco autóctono de Galicia, se da por desaparecido en la Ría de Arousa, donde su extracción representa más de la mitad de toda la producción marisquera. A los efectos desastrosos en términos económicos que se prevén por el derrumbe de la actual campaña, se suma la máxima preocupación de los biólogos del Centro de Investigaciones Mariñas (CIMA) de Corón al descubrir la causa. Se trata de una nueva especie de parásito del género Marteilia, que resulta solo mortífera para el berberecho común y que se ha detectado ahora, por primera vez, en bancos gallegos de moluscos.

Aunque todavía se desconoce la forma de penetración del potente agente infeccioso, los biólogos barajan tres posibles vías, todas ellas foráneas. Una posibilidad es que el parásito hubiese llegado entre alguna partida de berberecho contaminado, incluso también en lotes de almejas importadas, o que haya entrado a través del agua que liberaran los lastres de los barcos. La Xunta ya se ha apresurado a hacer controles para frenar la epidemia y ha puesto en marcha un proyecto de regeneración de la población de berberecho afectada, pero los resultados, si habrá o no supervivencia de berberechos, será una incógnita hasta septiembre. Será entonces cuando se informe al sector del estudio y sus conclusiones, en el que se constata la aparición de esta nueva enfermedad que se ha extendido con enorme virulencia. Este patógeno ya había sido detectado en zonas de Cataluña y Francia, pero no tenía nombre hasta ahora, ya que acaba de ser propuesto en el estudio presentado por biólogos del CIMA a la comunidad científica de expertos para que lo avale.

Antonio Villaba, doctor en Biología y experto en enfermedades de moluscos, es el responsable de este estudio y del plan urgente de actuación para reclutar berberechos sanos que se está desarrollando. Admite que la preocupación es máxima pero confía en poder frenar la epidemia para que no se extienda a otras rías. “Estamos realmente preocupados porque este parásito es muy agresivo y ha exterminado el berberecho en la Ría de Arousa, pero es pronto para saber si habrá resultados del seguimiento y de la repoblación de individuos sanos que se está realizando”, indicó.

Villalba ha explicado que los controles en los que de detectó el parásito se hicieron en abril del pasado año, coincidiendo con la primera alarma que dio el sector al constatar que tras el desove del berberecho en primavera no había fijación de la larva. Poco a poco se fueron contagiando las zonas de extracción, desde Ribeira y Rianxo hasta los lombos del Ulla, Carril, Vilaxoán y Cambados. Solo se ha localizado una pequeña área en Dena, en aguas de O Grove, que por el momento se ha salvado del contagio. El patólogo de la Xunta afirma que, hasta el momento, el parásito no se ha detectado en las rías de Pontevedra, Vigo y Muros-Noia, esta última es la principal productora de berberecho común, seguida por las concesiones acotadas por la Agrupación de Productores de Carril y Cambados que sí están afectadas.

Los biólogos también han constatado que el agente infeccioso no afecta a la población de la otra variedad de berberecho que convive en las zonas marisqueras, el Cerastoderma glaucum, llamado popularmente birollo. Esta especie es más fuerte y resistente al parásito por lo que está ganando terreno al multiplicarse con mayor rapidez. La epidemia ha causado desconcierto y alarma en el sector, donde ya se ha advertido que la proliferación del hermano pobre del berberecho está alterando la producción de los bancos marisqueros. A la espera de conocer los resultados concluyentes de los expertos, los portavoces de la cofradía reclaman la intervención de la Xunta para frenar la catástrofe económica que se avecina que acusarán miles de familias de mariscadores de la ría.

“Sin ríos sanos, no hay marisco”

El biólogo y responsable del estudio científico para controlar la epidemia que ha causado el exterminio del berberecho común en Arousa descarta cualquier otro factor como la contaminación de las aguas que haya podido debilitar el molusco afectado, tal y como han apuntado portavoces del sector. Antonio Villalba asegura que las lecturas de los controles que se han realizado en varios puntos de la ría alejan de forma rotunda esta posibilidad. Sin embargo varios representantes de los mariscadores insisten en que la contaminación ambiental sigue siendo un problema para la supervivencia de bivalvos en la ría, aunque todavía no conocen el avance de conclusiones del estudio sobre la detección del parásito ni las analíticas en las que se descartan indicios de contaminación.

El presidente de la Federación de Cofradías de Galicia y patrón mayor de Cambados, Benito González, cree que en la eliminación de las poblaciones de berberechos incide el pésimo estado de los ríos en cuyas desembocaduras se reproduce el molusco. Estos hábitats naturales del berberecho reciben el agua contaminada del Ulla o el Umia donde han proliferado los cultivos agrícolas en sus márgenes y el empleo de sustancias químicas como fertilizantes y herbicidas que se filtran al agua.

“Si no hay ríos sanos no hay berberecho y hay que replantearse el impacto que tiene aprovechamientos hidroeléctricos como los del Umia porque el daño supera a los beneficios que reportan y la construcción del embalse de Caldas ya hemos dicho que fue negativo”, afirma Benito González. “Si en septiembre no hay indicios de recuperación esto será una debacle”, añade.

En la misma línea se ha pronunciado el presidente de la Agrupación de Parquistas de Carril, José Luis Villanueva, que ha exigido una respuesta a la Consellería do Mar para frenar esta mortandad y medidas paliativas contra la contaminación. “No hay indicios, ni una larva que indique signos de recuperación y son los políticos los que tiene que dar una respuesta a este desastre y buscar la solución”, apuntó.

En Noia, el patrón Santiago Cruz, también cree que hay que revisar la salubridad de los ríos porque en ellos está la clave del marisqueo: “Esto es una asignatura pendiente de todas las Administraciones porque focos contaminantes los sigue habiendo y no se han corregido”. Cruz confirmó que se están realizando seguimientos para controlar los viveros de la amenaza del parásito. “Por ahora no hemos activado la alerta pero es una epidemia que nos podría afectar también a nosotros lo que causaría una mayor desgracia que la acción de diez Prestige”, advirtió.