Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bomberos son los funcionarios más valorados por los ciudadanos

Los encuestados por el CEO aprecian más la atención pública que la privada

Un bombero rescata a un turista en la estatua de Colón de Barcelona.
Un bombero rescata a un turista en la estatua de Colón de Barcelona.

Los ciudadanos valoran más la atención de los servicios públicos que la que les prestan las empresas privadas. Los bomberos, en particular, son los funcionarios mejor valorados; los de justicia, los que menos. La ciudadanía, además, es contraria a los recortes que sufren los empleados públicos. Esos son tres de los datos que revela la encuesta Òmnibus del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, que acaba de hacer pública la secretaría de Administración Pública del Gobierno catalán.

Este es el tercer año que la encuesta del CEO pregunta sobre los empleados públicos y sus circunstancias. A la hora de valorar el servicio de atención al público, la encuesta revela que la media de puntuaciones sobre la satisfacción es más elevada en el caso del servicio público (6,58 sobre 10); mientras que la valoración media en el privado es de solo un 5,7. Por administraciones, los más valorados son los Ayuntamientos (6,7). Les sigue de cerca la Administración autonómica (con un 6,6), mientras que la central queda algo más rezagada (5,8).

Por colectivos, la nota más alta se la llevan los bomberos, con un 8,61; mientras que los menos valorados son los funcionarios de la administración de justicia, que obtienen un aprobado justo: 5,4. En medio, por orden de más a menos nota, figuran el personal sanitario, los docentes, los agentes rurales, los Mossos d’Esquadra —que suben nota tras bajar el año pasado en relación con 2011—, servicios penitenciarios y personal de la administración y servicios.

Resulta curioso que, cuando se pregunta por la nota de los “funcionarios en general”, está en la parte baja de las calificaciones, con un 6,28. También es sorprendente que los ciudadanos valoran con más nota el trabajo de los empleados cuanto mayores son: las notas más altas las dan los que responden y tienen entre 50 y más de 65 años. Los jóvenes son los más exigentes con los servicios que reciben, según la encuesta Òmnibus.

En los tres años de serie existente, también se percibe claramente que la ciudadanía conoce y se muestra en contra de los recortes que han sufrido los empleados públicos. A la pregunta de si están bien pagados, en 2011 respondían con un 6,4 sobre 10. La nota ha bajado ahora a 5,6. De hecho, el 82% de los encuestados asegura que conocen las medidas aplicadas a los trabajadores de la Generalitat por el Gobierno de Artur Mas. Solo un 16,7% declara no haberse enterado.

A la hora de valorar las medidas aplicadas sobre el colectivo, las notas son de claro suspenso: los ciudadanos valoran con un entre un 3 y un 4 sobre 10 tanto las reducciones salariales, como las de plantilla y la modificación de las condiciones laborales.