Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallada muerta en Jaén una mujer cuya pareja se suicida tras el suceso

El supuesto agresor avisó por teléfono de los hechos a la Guardia Civil

Empleados funerarios trasladan el cuerpo de una mujer encontrada muerta en Alcalá la Real. Ampliar foto
Empleados funerarios trasladan el cuerpo de una mujer encontrada muerta en Alcalá la Real.

Dolores Extremera, de 54 años, había vuelto en los últimos días con su anterior pareja, de la que se separó hace menos de dos años. Lo hizo ignorando los consejos de algunas de sus vecinas de Alcalá la Real (Jaén), que le habían advertido de la agresividad mostrada por este hombre, de 43 años. Este jueves, al amanecer, él llamó a la Guardia Civil alertando de que su pareja estaba ensangrentada y necesitaba ayuda urgente. Cuando los agentes acudieron al domicilio se encontraron muerta a Dolores, tendida sobre su cama. Poco después localizaron el cuerpo sin vida del hombre, que se había ahorcado en la casa donde vivía.

Aunque la Guardia Civil aguarda a conocer el resultado de la autopsia de los dos cuerpos para dictaminar las causas de la muerte, para el Ayuntamiento de Alcalá la Real, la Junta y el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad no hay duda de que es un caso de violencia de género. “Todos los indicios apuntan a una nueva muerte por violencia de género”, indicó Teresa Hinojosa, la concejal de Igualdad de Alcalá la Real, tras confirmar que la Comisión Local de Prevención de Violencia de Género no tenía constancia alguna de denuncia previa por parte de la víctima.

La víctima había recuperado hace poco la relación con el supuesto agresor

Los vecinos de la barriada de las Américas no se explicaban cómo la mujer había decidido volver con su anterior compañero. La pareja mantuvo una relación de 10 años, pero hace dos se separaron. En la actualidad, según fuentes municipales, habían decidido reanudar la convivencia. La Guardia Civil encontró el cuerpo sin vida de Dolores Extremera sin aparentes signos de violencia. Lo hizo en su vivienda de la calle Brasil, y minutos después, en otro domicilio de la plaza Guardia Ávila García, encontraron muerto a su compañero, que se había suicidado. Los cuerpos fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Jaén para que les fuera practicada la autopsia.

El Ayuntamiento de Alcalá la Real decretó un día de luto oficial y al mediodía decenas de vecinos secundaron una concentración de repulsa contra la violencia machista. “Es insoportable esta lacra, no puede ser que haya tantas mujeres asesinadas. Es una lucha que tenemos que ganar todos juntos sin un ápice de división”, clamaba la alcaldesa de Alcalá la Real, Elena Víboras, en alusión al repunte de muertes por violencia machista en la última semana.

El Consistorio de Montefrío (Granada), de donde era natural Dolores y donde reside parte de su familia, también condenó este nuevo caso de violencia de género. La concejala de Igualdad, Remedios Osuna, hizo un llamamiento a la sociedad y a todas las mujeres que sufren malos tratos para que denuncien a sus agresores “y así se puedan poner en marcha todos los mecanismos adecuados de protección”.

El IAM lamenta que las víctimas no utilicen sus recursos

G. D.

Cuatro de los cinco casos de violencia de género de la última semana en Andalucía tienen el denominador común de que las víctimas no habían denunciado previamente a sus parejas. Así lo ha puesto de manifiesto el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), que lamenta también que las agredidas no utilizaran sus recursos preventivos.

La Junta de Andalucía cuenta con una red de servicios para la atención integral de las víctimas, que a lo largo de los años se ha ido adaptando a las necesidades detectadas, tales como el incremento de la violencia de género en la juventud. Sin embargo, el IAM subraya que “ningún esfuerzo institucional será fructífero sin la plena concienciación y colaboración ciudadana”.

La coordinadora del IAM en Granada, Ana Belén Palomares, condenó los últimos casos de violencia contra la mujer, dos de ellos localizados en la provincia granadina, y confirmó que ninguna de las víctimas era usuaria del IAM. “Estos casos”, dijo Palomares, “no deben ni pueden dejar indiferente a la sociedad y mucho menos a los gobiernos, que tienen la capacidad, el poder y la obligación de combatir la violencia de género con la ley y con todos los recursos necesarios”. Asimismo, tras calificar los casos de violencia de género como “dramas personales y familiares” y “agresiones a toda la sociedad”, la coordinadora del IAM mandó un mensaje a las mujeres que sufran este tipo de violencia: “Deben sentir que no están solas, que tienen el respaldo de toda la sociedad”.

También desde el Gobierno de la nación se insiste en la necesidad de que las mujeres amenazadas no lo mantengan oculto. “La mejor forma de combatir esta violencia es a través de las denuncias, y si no lo hacen las afectadas lo pueden hacer personas de su entorno”, señaló el subdelegado del Gobierno en Jaén, Juan Lillo. A su juicio, es preciso fomentar el papel que juega la familia y el entorno de las mujeres amenazadas de violencia de género. Según Lillo, este tipo de hechos “están alcanzando unos límites intolerables”, por lo que reclamó la implicación de toda la sociedad para poner fin a estos sucesos.

La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, también condenó la muerte de ayer en Alcalá la Real (Jaén), así como de la mujer herida en Granada. “Ya son muchos los casos de violencia de género en lo que va de año”, lamentó Crespo, que añadió que el Gobierno está sensibilizado con esta lacra social.