Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

230.000 firmas en contra y 7.000 a favor de la mina de oro de Bergantiños

Detractores y partidarios de la explotación entregan el mismo día sus rúbricas en la Xunta. Pachi Vázquez afirma que el proyecto de Corcoesto es “una auténtica barbaridad”

230.000 frente a 7.000. La megaminería en Galicia puede presumir hoy más por el número de detractores declarados que por el de partidarios confesos. Mientras el alcalde de Cabana, José Muíño, marcha a Bruselas para defender, codo con codo con los responsables de la empresa canadiense Edgewater Exploration, el socialmente cuestionado proyecto de la mina de oro de Corcoesto, el pueblo calienta motores para la manifestación contra la megaminería que tendrá lugar el domingo que viene en Santiago.

Las declaraciones políticas se suceden sin apenas tregua, y las acciones se multiplican en la calle sin tiempo que perder, como si de una competición se tratase. Esta mañana, en San Caetano, mientras los defensores del proyecto minero (Corcoesto Sí, Mina Sí) entregaban una cosecha próxima a las 7.000 rúbricas, portavoces de uno de los colectivos contrarios (Salvemos Cabana) presentaban las suyas, más de 23.000, y la plataforma Change.org anunciaba poco después que lleva recolectadas otras 207.000 a través de la campaña contra la megaminería en Galicia promovida por el presidente de la Sociedade Galega de Historia Natural, Serafín González.

Esta mañana Change.org informaba además, a través de un comunicado, de que el vídeo lanzado el martes pasado con el mismo objetivo (y en el que mostraban su oposición a la política minera de la Xunta personajes como Fernando Vázquez, Suso de Toro, Carlos Blanco, Luis Zahera o Gonzo) ha superado ya las 320.000 reproducciones en YouTube. Gracias a la irrupción de este vídeo en la carrera de la empresa canadiense por hacerse con la autorización definitiva de Industria como "proyecto estratégico", el número de adhesiones a la causa contraria "se ha multiplicado por cuatro en seis días", según Francisco Polo, director de Change.org.

Para entregar sus firmas, algunos de los partidarios de la mina han llegado caminando a San Caetano, en Santiago, desde la rectoral de Corcoesto. El colectivo Mina Sí había convocado una "marcha nocturna" a la que, según algunos de los defensores de la explotación que esta mañana se congregaban a las puertas de la consellería de Industria tras la entrega de las firmas, se han sumado "23 personas". La distancia, 54 kilómetros, han logrado completarla a pie "13 de los participantes". Con ellos traían las firmas en pro de la mina que, se prometen, acarreará más de 1.400 puestos de trabajo, directos e indirectos, a la comarca de Bergantiños. El colectivo ha solicitado una reunión con el conselleiro de Industria para pedir que se agilice la tramitación de la mina, que ya cuenta con el visto bueno de Medio Ambiente a pesar de los tres informes científicos que alertan sobre el peligroso nivel de arsénico de la zona a consecuencia de la vieja explotación aurífera, clausurada en los años treinta.

Salvemos Cabana, que ha acudido con sus 23.000 firmas recogidas en un disco compacto, ha mantenido una reunión con parlamentarios de AGE, y ha entregado los respaldos cosechados tanto en el Parlamento como en Industria. El colectivo ciudadano ha hecho hincapié en que sus adhesiones se recogen desde el verano y que están coordinadas desde Change.org, por lo que "tienen plena validez a nivel público, dado que el sistema informático que la gestiona está protegido contra cualquier tipo de fraude, como la doble firma o la inclusión de correos falsos".

El mismo grupo contrario al proyecto minero de Corcoesto ha elaborado un "plan comarcal de desarrollo sostenible" que en próximos días defenderá ante diferentes Administraciones gallegas como "alternativa" a la resurrección (a cielo abierto y con el uso de explosivos y cianuro) de un filón de oro que en tiempos pasados ya exprimieron ingleses y romanos. La iniciativa, perfilada para cuatro años, se propone "consolidar el sector primario a través de la producción orgánica" e "impulsar el turismo de calidad" para generar "empleo y bienestar social" sin poner bajo amenaza los trabajos ya existentes en la zona, básicamente explotaciones ganaderas, agricultura (con los famosos cultivos de patata de Coristanco a pie de mina), y marisqueo.

Por la parte política, el PSOE gallego, que aún recientemente no mostraba una postura clara, presionado por el anuncio empresarial de 271 puestos de trabajo, se alinea cada vez con más rotundidad con los contrarios a la mina. El secretario general del PSdeG, Pachi Vázquez, ha asegurado hoy que cuenta con "informes" que consideran "una auténtica barbaridad" en términos medioambientales y de salud humana el proyecto de extracción minera en Corcoesto y, como ejemplo, ha subrayado que el contenido del material aportado por la Sociedade Galega de Historia Natural es "demoledor". Vázquez ha avanzado que su partido llevará este asunto al Parlamento para dejar claro que los socialistas quieren "empleo, que la gente tenga donde trabajar", pero que también defienden la "tierra" y la "salud" de los gallegos.

Y es que, como ha defendido, "nadie que quiera a Galicia" puede anteponer el empleo sobre "el futuro, la salud, el territorio o el medioambiente". "Eso no puede ser. Plantearemos que minas así, no", ha aseverado, antes de subrayar que "no se puede jugar con la ansiedad, la necesidad y las dificultades" de la sociedad.

También el líder de AGE, Xosé Manuel Beiras, ha reclamado a la Xunta que retire el documento de inicio del 'Plan sectorial de actividades extractivas de Galicia', en el cual se califica de "proyecto industrial estratégico" el proyecto de Corcoesto, una iniciativa empresarial para la que el portavoz parlamentario de este grupo, Xosé Manuel Beiras, pide "hacer un referendo" entre la ciudadanía. Además, el dirigente parlamentario ha llamado a "ocupar con acampadas" ciudadanas, "relevadas por turnos", estos terrenos para paralizar este proyecto extractivo. "Es una cuestión de supervivencia, no es una broma", ha advertido en rueda de prensa.

Para completar la actividad de la oposición parlamentaria contra la política minera de la Xunta, el BNG ha registrado una proposición no de ley en la que pide también retirar el citado plan sectorial y consensuar "uno nuevo" con los agentes que forman parte del Consello Galego da Minería. Según el Bloque, es "necesario" que una actividad "tan relevante" desde el punto de vista socioeconómico y medioambiental como es la minería cuente con una planificación para toda Galicia que marque unos "principios y directrices" encaminados a la búsqueda de "estabilidad y sostenibilidad". El plan sectorial de la Xunta, denuncian los nacionalistas, fue "elaborado sin consenso" y "toma claramente partido por una concepción del territorio como una mina".

Asimismo, el Bloque critica que el Ejecutivo "no constituyese nunca" el Consello de la Minería de Galicia, lo que implica que "organizaciones tan importantes" como las que trabajan en el ámbito de la defensa de la naturaleza o las comunidades de montes queden "completamente fuera" de la redacción del plan sectorial. "La voluntad del Gobierno semeja tener el sesgo de la exclusión para poder facilitar las demandas de los especuladores", defienden los nacionalistas en la iniciativa, firmada por la portavoz de Industria del grupo parlamentario, Carme Adán, y la responsable del área de Medio Ambiente, Ana Pontón.

Más información