Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La conexión tributaria

Bizkaia y Álava eligen compartir datos fiscales con el Estado y no con Gipuzkoa

La interconexión tributaria entre las haciendas vascas sigue en el aire

Los responsables de las haciendas forales y del Gobierno, en la última reunión del Órgano de Coordinación Tributaria.
Los responsables de las haciendas forales y del Gobierno, en la última reunión del Órgano de Coordinación Tributaria.

Las Haciendas de Bizkaia y Álava han iniciado conversaciones con la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT) con la voluntad de firmar un convenio “para el intercambio de información con fines tributarios”. Es el mismo protocolo que el fisco guipuzcoano tiene sellado con el Estado desde finales de mayo de 2011, aún en vigor y cuyo desarrollo está dando “buenos resultados”, coinciden ambas partes. De este modo, Bizkaia y Álava, gobernadas por el PNV y el PP, respectivamente, han preferido compartir la información tributaria de sus contribuyentes con la Agencia Tributaria en lugar de hacerlo también con Gipuzkoa, en manos de Bildu.

Si las negociaciones prosperan, se daría la circunstancia de que las tres Haciendas forales estarían conectadas con la del Estado, pero no entre sí. La Diputación de Gipuzkoa ha intentado corregir esta situación enviando a Bizkaia y Álava un borrador de convenio para poner en común las bases de datos tributarios de los tres territorios. La propuesta no ha sido aceptada por ahora.

La interconexión fiscal de las Diputaciones, que defienden EH Bildu y PSE como una herramienta eficaz en la lucha contra el fraude, estuvo sobre la mesa de debate durante la reunión que el lehendakari, Iñigo Urkullu, celebró la semana pasada con los grupos parlamentarios. Después de ese encuentro, el portavoz del Gobierno, Josu Erkoreka, se opuso al intercambio de datos porque, según declaró el líder de los socialistas vascos, Patxi López, “el PNV no se fía de la utilización que pueda hacer la Diputación de Gipuzkoa de esos datos”.

En la actualidad, la Agencia Tributaria mantiene una relación “fluida” con las haciendas vascas mediante lo que los técnicos denominan “las obligaciones de suministro”. Por ejemplo, Bizkaia recibe los apartamentos que un contribuyente suyo tiene en Marbella, o se facilitan a Álava las retenciones de los alaveses que tienen empresas fuera del territorio y presentan sus declaraciones en el Estado.

El protocolo entre la Agencia Tributaria y Bildu protege la confidencialidad

La firma del convenio supone ir más allá, porque incluye el acceso a las bases de datos en ambos sentidos y se establece un catálogo más amplio de información compartida: operaciones de fusiones, cifras de negocios, entidades que tributan en volumen, las operaciones intracomunitarias, entre otras.

El convenio Agencia Tributaria-Gipuzkoa, firmado en los últimos días de gestión del anterior diputado de Hacienda, Pello González, de Hamaikabat, se mantiene en pie con Bildu, aunque no ha llegado a explotarse completamente. Falta dar el salto hasta compartir las bases de datos de los contribuyentes. Algo que sí se hace con Navarra en virtud de otro convenio similar. El protocolo con Gipuzkoa, de 28 páginas, recoge en qué condiciones se hace el intercambio, siempre “preservando la intimidad y la protección de datos”, una confidencialidad que prevé controles de seguridad, grupos de seguimiento y se designa a “responsables de protección”.