Viajar sin salir de la ciudad

El descenso del éxodo viajero no impide que florezcan actividades divulgativas

Se trata de descubrir nuevos destinos de la mano de expertos antes de pisar el terreno

Ampliar foto
Una mujer ante un globo terráqueo en el espacio National Geographic.

¿Qué tienen en común Pedro Duque, Alicia Sornosa, Pedro Páez Jaramillo y Enrique Meneses? Algunos ni siquiera pertenecen a la misma época, pero todos comparten dos rasgos: son —o fueron— incansables aventureros y, además, todos de Madrid.

Los madrileños aman viajar. Lo prueban las detalladas estadísticas que, año tras año, sitúan a la Comunidad entre las tres primeras de España con mayor número de trotamundos. Uno puede recorrer distancias cortas o visitar el extranjero, puede ir como Alicia Sornosa —primera española en completar una vuelta al mundo en moto— o con "doscientas libras esterlinas en el bolsillo", como hizo el reportero Enrique Meneses en 1956 para llegar desde El Cairo hasta Sudán del Sur en busca de una "belleza nuer".

Se pueden descubrir nuevos lugares, como Pedro Páez Jaramillo, el primer europeo que pisó las fuentes del Nilo Azul en el siglo XVI, o se puede viajar a lo grande, al estilo de Pedro Duque, segundo astronauta español que salió al espacio.

En los últimos años, la crisis ha vaciado los bolsillos y eso se ha traducido en un descenso de los desplazamientos en todas las comunidades —salvo Navarra— durante 2012. El año cerró con 158,7 millones de viajes, un 1,35% menos que en el periodo anterior. Madrid mantuvo el tipo con casi 29 millones de desplazamientos dentro y fuera de nuestras fronteras, cifra que la convierte en primera del ranking, seguida de Cataluña y Andalucía.

ampliar foto
Ajedrez procedente de Uzbekistán.

La pasión viajera no solo se deja notar en las agencias, aeropuertos o estaciones de tren. En la ciudad existe una febril actividad que gira en torno a esta afición por ver mundo, encuentros diseñados para recordar buenas experiencias, para planificar nuevas expediciones, intercambiar trucos o, simplemente, dejar volar la imaginación.

» Sociedad Geográfica Española. Son los decanos de los viajes. Fundada hace 15 años, cuenta con 1.500 miembros, entre los que figuran ilustres del sector como el periodista Manu Leguineche o el escritor Javier Reverte. Los socios se benefician de actividades exclusivas como el viaje que próximamente van a hacer a las islas Lofoten, en Noruega.

Las charlas tienen lugar el primer martes de cada mes y son de acceso gratuito para cualquier interesado. "Somos un club de gente interesada por el mundo e intentamos ofrecer un foro de encuentro y de intercambio de información", explica su secretaria general, Lola Cavero (Hotel Velázquez, calle Velázquez, 62).

» Espacio National Geographic. "¡Soy un aventurero, un viajero, un tío que se pone en los límites del mundo!", exclamaba Jesús Calleja ante un absorto y abarrotado auditorio. A las siete de la tarde de un día de sol y terrazas, no cabía un alma en el salón de actos del establecimiento de Gran Vía, con aforo para unas 70 personas, porque el montañista estaba dando una charla sobre sus peripecias como explorador. "Hacemos actividades para adultos y para niños, pero la mayor demanda viene del público viajero", explica Carolina Diéguez, directora de marketing del espacio. "Intentamos que sea un centro de experiencias siempre bajo la filosofía de National Geographic: inspirar al mundo a cuidar el planeta".

ampliar foto
El montañista Jesús Calleja, en el espacio National Geographic.

A las actividades habituales, como charlas, monólogos y talleres para niños, se suman los primeros jueves de cada mes una serie de encuentros temáticos. "El primero será sobre Brasil, y habrá caipiriñas", asegura Diéguez (Gran Vía, 74).

» Jornadas Humboldt. Pablo Strubell e Itziar Marcotegui dieron la vuelta al globo y a su regreso escribieron un libro con consejos prácticos que tuvo una gran acogida. "Vimos que había muchas personas que tenían ganas de hacer un viaje, así que decidimos organizar un evento para que gente que ha hecho viajes de meses o años contara su experiencia", describe Strubell.

Así nacieron las Jornadas Humboldt, donde cada jueves entre el 9 de mayo y el 5 de junio dos viajeros cuentan su periplo en el Centro Dotacional Integrado de Arganzuela. Entre ellos está Albert Casals, un joven catalán en silla de ruedas desde los cinco años que, con solo 22, se fue de Barcelona a Filipinas haciendo autoestop durante ocho meses. "La gente se pone excusas para no viajar, como que no tienen dinero, que son demasiado mayores... Nuestros ponentes fueron derribando esas barreras", explica Strubell, quien, en vista del éxito —la asistencia ronda las 100 personas—, ya está pensando en una segunda edición para el año que viene (Canarias, 17).

ampliar foto
Sombreros y una máscara de gas.

» Charlas en Ciudad Invisible. El periodista y escritor Antonio Picazo fundó sus propias tertulias en 1985 con dos fines: "comentar todo lo relacionado con los viajes y formar nuestras propias expediciones". Con el tiempo, estas charlas se han convertido en las más longevas e íntimas de Madrid y han dado pie a nuevos viajes, que se han traducido en libros como Latidos de África o Viaje a las fuentes del sol.

El escritor asegura que viajar le ha cambiado la vida: "En Tanzania conocí a mi mujer, y ahora tengo dos mellizos mulatitos". Picazo y sus tertulias han pasado por muchos locales y han tenido muchos invitados de todas las edades. Actualmente se reúnen entre 8 y 10 personas todos los martes en la cafetería Ciudad Invisible, donde preparan un viaje al Himalaya. (Costanilla de los Ángeles, 7).

ampliar foto
Presentación del libro 'Tíbet: el último grito', en Altaïr.

» La Diapoteca. La sede de la Cruz Roja, en el centro de Madrid, acoge dos veces al mes a los amigos de La Diapoteca, unos encuentros coordinados desde hace 15 años por el "topógrafo y viajero" Jesús Sastre. La particularidad de estas reuniones es que la imagen es la protagonista: cada 15 días, y casi siempre en miércoles, una treintena de personas se reúne para ver y escuchar a un ponente. "Nos gusta viajar, nos gusta la fotografía y nos gusta contarlo", describe Sastre mientras su compañero Antonio enciende el proyector para iniciar su charla sobre El Bierzo. "Ya que viajas, no te lo vas a quedar para ti solo!".

La Diapoteca cuenta con aproximadamente 200 personas en su lista de correo y está abierta a todo el que quiera participar. "Vienen fotógrafos profesionales y también aficionados", explica Sastre, que ha visitado 20 países en 20 años. La actividad no acaba con la proyección comentada: después de cada charla, los asistentes van a cenar a un restaurante de comida típica del país del que se ha hablado. Esa noche no faltó el cocido maragato. (C/ Pozas, 14).

» Librería Altaïr. Su matriz, en Barcelona, fue la primera librería de viajes que abrió en España, allá por 1979, y esta de Madrid ha cumplido 15 años. La necesidad de atraer lectores les llevó a diversificar su oferta con debates y presentaciones de libros. Uno de los últimos fue Tíbet: el último grito, del fotógrafo francés Laurent Zylberman y el periodista estadounidense Eric Meyer. Zylberman viajó desde París para describir cómo su compañero y él fueron dos de los pocos periodistas que consiguieron entrar en el Tíbet con un visado para prensa expedido por el Ministerio de Exteriores chino.

ampliar foto
David, Pak, Cristina y 'Sele', de las Tertulias Viajeras.

Tan solo iluminados por el proyector que exhibía las tomas en blanco y negro del fotógrafo, el público escuchaba atentamente. "Cada vez percibimos que viene más gente. Incluso hemos tenido a una agencia haciendo una presentación de un viaje a Etiopía y se llenó el local", explica Óscar Pastor, coordinador de proyectos. "Hicieron un recorrido por la historia, la cultura y las etnias y sin alusiones comerciales al viaje, así que el público estuvo muy cómodo. Haremos más próximamente", asegura. (C/ Gaztambide, 31).

» Tertulias Viajeras. Sele, Cristina, David y Pak han sido los últimos en incorporarse al mundo de las tertulias, pero lo han hecho a lo grande. Comparten su afición por recorrer el mundo y por contarlo en sus blogs, que reciben miles de visitas. "Un día pensamos crear una especie de Café Gijón de los viajes", relata José Miguel Redondo, Sele, que a sus 32 años ha recorrido 80 países. "Buscamos generar un clima de barra de bar, donde todo el mundo pueda contar sus experiencias". La idea se materializó en febrero con una charla sobre viajes de larga duración. El éxito fue inesperado. "Acudieron casi 100 personas y la gente estaba entusiasmadísima", recuerda Cristina Venegas. "Aquí podemos hacer lo que nuestras familias no nos permiten cuando regresamos de un viaje: contarlo, enseñar las fotos, los vídeos...".

Ahora preparan la quinta sesión, que se llamará Destino India y tendrá lugar el 18 de junio a las 19.30 en el espacio National Geographic.