Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La UCM admite que ha expulsado a alumnos del sistema por no pagar tasas

La Complutense asegura que los rehabilitará en los próximos días y garantiza que se examinarán Unos 3.500 alumnos no han pagado la matrícula, según la universidad

Un grupo de estudiantes se encierra en el Rectorado para protestar

Ampliar foto
Estudiantes en el interior del Rectorado.

Gonzalo Helbert intentó entrar el lunes en la intranet de su facultad con su clave y no pudo. Tiene 20 años y estudia Historia en la Universidad Complutense de Madrid (UCM), aunque acaba de causar baja por impago de matrícula. La universidad admite que en las últimas semanas ha borrado del sistema a estudiantes que deben parte o todas las tasas de este curso. Según la cifra oficial, 3.500 alumnos de este campus (el más grande de España, con 85.000 estudiantes) deben dinero de la matrícula, que subió un 66% de media tras el incremento aprobado en verano por el Ministerio de Educación.

La UCM no aclara cuántos de esos estudiantes se han quedado fuera sin previo aviso, como le pasó a Helbert. Un portavoz indica que el sistema informático anuló algunas matrículas “de forma automática”, causando baja en el llamado campus virtual, la intranet en la que los estudiantes consultan apuntes, notas, fechas de exámenes y siguen asignaturas. En los siete campus públicos de Cataluña hay unos 3.000 alumnos que tampoco han pagado, según cifras oficiales. La deuda se eleva a tres millones de euros. En este caso, aún no han sido expulsados del sistema, porque pueden abonar las tasas hasta final de curso, informa Ivanna Vallespín.

La Complutense asegura que “rehabilitará a todos” los dados de baja en los próximos días. “Ningún alumno” se va a quedar sin hacer los exámenes de fin de curso, según el citado portavoz, que indica que les guardarán la nota hasta que paguen o se les conceda una ayuda de emergencia tras estudiar “caso por caso”.

Helbert debe 800 de los 1.000 euros que le costaron seis asignaturas. “No me matriculé de más por si no me daban beca y no las podía pagar”, señala. En su casa solo entra el sueldo de su madre. El padre, autónomo, hace tiempo que no tiene ingresos. Él busca un trabajo para intentar ahorrar durante el verano.

Un centenar de estudiantes se han encerrado este jueves en el Rectorado de la Complutense. “Nos expulsan de la universidad”, decía el panfleto que repartieron. Reclaman un sistema de becas del campus que cubra los huecos que dejó el ministerio al endurecer los requisitos académicos y subir el umbral económico.

Un portavoz de la Complutense asegura que han atrasado los plazos para pagar matrículas por el “retraso” de Educación al comunicar las becas. Desde el ministerio responden que es la universidad la que remite “por goteo” los datos de los alumnos y advierten de que este viernes es el último día de plazo.

La UCM no precisó cuántos afectados tienen situaciones económicas críticas ni a cuánto asciende la deuda por matrículas. José Carrillo, rector de la UCM, se comprometió a destinar un millón de euros a un programa propio de becas, aún en estudio. El plan puede acabar en la cuneta por la difícil situación económica del campus. La deuda de la Complutense asciende a 143 millones.