Siete de cada diez mujeres maltratadas tiene el nivel bajo de riesgo

La consejera de Seguridad anuncia la revisión del sistema de clasificación de las víctimas

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, en su comparecencia en el Parlamento este lunes. / Adrián Ruiz de Hierro (EFE)

Siete de cada diez mujeres maltratadas en el País Vasco están calificadas por la Ertzaintza como de riesgo básico. Es el escalón más bajo de peligrosidad, al que siguen las víctimas del nivel alto, un 28,5%, y, finalmente, el más elevado, el especial, es en el que se encuentra un 1,5% de ellas. La policía vasca tiene en la actualidad un total de 4.658 expedientes activos

Son cifras aportadas por la consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, esta mañana en el Parlamento, donde ha acudido a explicar cómo funcionará la atención a las víctimas de violencia de género y las de trata con fines de explotación sexual. Beltrán de Heredia ha anunciado que se eliminará la unidad de acompañamientos, que en la actualidad se ocupa de realizar contravigilancias para proteger a estas mujeres con más de un centenar de efectivos, y de que se haya pasado las competencias de la anterior dirección de violencia de género a Emakunde.

En este sentido, la consejera ha pedido “tranquilidad” a todas las víctimas porque recibirán la misma atención y los mismos recursos con los que han contado hasta la fecha y ha reclamado a los grupos de la oposición que no se despierten "falsas alarmas”. Beltrán de Heredia ha señalado que la atención se centralizará en los 74 agentes pertenecientes al grupo de violencia de género y que están distribuidos por las 25 comisarías de Euskadi, que seguirán trabajando como hasta ahora.

El PSE ha mostrado su temor por el hecho de que se pueda dar un “paso atrás” en la atención a las víctimas y el PP ha trasladado también su “preocupación”. Beltrán de Heredia ha avanzado que Seguridad está revisando el modelo de evaluación de riesgo creado con la Universidad del País Vasco (UPV) por el que se dividen los recursos para las víctimas en función del riesgo que tienen. La consejera ha asegurado que intentará que participen en el proceso las asociaciones que trabajan en este sector. En la actualidad existen tres, básico alto y especial, y la consejera ha señalado que se elevará el número de niveles a cuatro, básico, moderado, alto y especial, lo que modificará la cartera de servicios a los que acceda cada mujer.

EH Bildu critica la doble victimización de las amenazadas que llevan escolta

En el nivel básico, en el que se encuentra la mayoría de las víctimas de violencia de género en la actualidad, siete de cada diez, se ofrece formación de técnicas de autoprotección, contactos telefónicos cada dos meses para conocer su situación y un teléfono a través del que se puede llamar a un servicio de apoyo emocional, al 112 y se pueden recibir llamadas. Asimismo, los teléfonos, conocidos como bortxa, cuentan con un dispositivo GPS para que la Ertzaintza pueda localizar a la mujer. 886 mujeres cuentan con ellos en estos momentos.

En el nivel alto se encuentra el 28.5% de las maltratadas. Estas reciben, además de los servicios del nivel básico, otros apoyos como el traslado al juzgado a comparecencias judiciales.

Finalmente, en el nivel especial, en el que está el 1,5% de las víctimas, 53 mujeres cuentan con escolta (que realizan empresas privadas contratadas por el Ejecutivo y que Beltrán de Heredia ha asegurado que está dispuesta a “revisar” y asumir desde la Ertzaintza). La consejera se ha mostrado de acuerdo con la crítica de EH Bildu, que ha censurado la “doble victimización” de las mujeres que deben llevar escolta. Beltrán de Heredia ha reconocido que sus vidas se ven “muy condicionadas” y que “tendríamos que seguir evolucionando para que sean los propios agresores los que deberían verse condicionados”. Estas no se llevan a la práctica porque son contrarias a la ley.

Este grupo de mujeres en riesgo especial cuentan con dos servicios de agentes de la Ertzaintza. El primero es el grupo de agentes uniformado que realiza labores de vigilancia y de disuasión, una medida con la que cuentan 692 mujeres en sus rutinas diarias y 1.729 en las áreas en las que se mueven. 28 cuentan con una pulsera electrónica. Para aquellas que no cuentan con estas medidas, se ponen en marcha las labores de contravigilancia por parte de agentes de paisano. Estas son las labores que realiza la unidad de acompañamientos que desaparecerá en los próximos meses como consecuencia de la reestructuración de la Ertzaintza. Beltrán de Heredia ha garantizado que, hasta que no se produzca el traslado de las contravigilancias a las comisarías, que a partir de ahora realizarán este trabajo, la unidad no dejará de realizar los controles. Sobre qué es lo que ocurrirá con estos agentes, más de un centenar, y cuál será su destino, la consejera ha indicado que dependerá de las comisiones de servicio que se pongan en marcha.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

¿Compartimos gastos en el coche?

Diversos ayuntamientos apoyan el consumo colaborativo

Síguenos en Twitter en @elpais_pvasco

Recibe la información más relevante de lo que está pasando en Euskadi

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana