Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Un piloto muere al estrellarse su avión durante una exhibición

El piloto, de 35 años, ayudante del ministro de Defensa, tenía graves quemaduras

Ocho personas resultan heridas al intentar auxiliarle, entre ellas su padre

El accidente se ha producido en el aeródromo de Cuatro Vientos

 FOTO: LUIS MONJE ARENAS

Un piloto de 35 años, ayudante del ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha muerto a primera hora de esta tarde tras haber sufrido este mediodía un accidente durante una exhibición aérea en el aeródromo de Cuatro Vientos, en Madrid. El comandante de la aeronave ha perdido su control y se ha estrellado contra el hangar de los helicópteros del Cuerpo Nacional de Policía. Sufría quemaduras inhalatorias y por el cuerpo de extrema gravedad, según han explicado fuentes de Emergencias Madrid. Otras ocho personas han tenido que ser atendidas por heridas de diversa consideración, entre ellos el padre del accidentado.

El siniestro se ha producido durante una exhibición de la Fundación Infante de Orleans, que se repite todos los primeros domingos de cada mes. El piloto, Ladislao Tejedor, un comandante del Ejército del Aire con una amplísima experiencia, había rebasado la zona de los espectadores y se dirigía tras hacer una acrobacia hacia la pista, según han explicado varios testigos. Estaba a los mandos de un Saeta, el primer reactor biplaza fabricado en España y cuyo primer vuelo fue el 12 de agosto de 1955. “Lo que sí me ha llamado la atención es que volaba muy bajo en comparación con otras exhibiciones a las que he ido. De repente, le hemos perdido la pista y hemos visto una bola de fuego y de humo. Ha sido muy impactante”, ha destacado uno de los testigos, Juan Antonio Alcobendas. “Antes de iniciar la exhibición, ha estado hablando con el público y le hemos visto como comprobaba el aceite y la gasolina. Se le veía una persona muy joven”, ha añadido este testigo.

El piloto ha perdido el control del avión y ha chocado con la cola en un poste de uno de los locales del aeródromo. El choque ha sido tan virulento que se ha desprendido un ala del aparato y ha destrozado seis vehículos que estaban aparcados delante de los hangares. Entre ellos había un coche patrulla de la Policía Nacional.

El grueso del aparato ha colisionado contra la entrada principal del hangar y se ha incendiado. El humo se pudo ver en municipios cercanos como Leganés y Alcorcón. “Estoy vivo pero atrapado”, les ha dicho a unos trabajadores que estaban cargando extintores en una nave contigua. Es lo último que le han oído. Los empleados destacaban la suerte que ha habido porque justo al otro lado del hangar están los depósitos de combustible de CLH que surten a todo el aeródromo.

El teléfono de emergencias ha recibido la primera llamada de alerta a las 13.18. Los facultativos del Servicio de Ambulancias Municipales de Urgencia y Rescate (SAMUR) han tardado cuestión de segundos en llegar ya que tenían un dispositivo de emergencias en prevención como hacen en todas las exhibiciones aéreas de la Fundación. El resto de unidades ha tardado tres minutos. También ha acudido un bombero de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA, el gestor del aeródromo), según un testigo, que no podía afrontar el incendio, que tenía grandes proporciones. También se han desplazado al lugar efectivos del cuerpo de bomberos de AENA, que han tenido que excarcelar al herido mientras extinguían el fuego. Han tardado unos 15 minutos. “Ha sido una maniobra muy peligrosa porque era una zona de riesgo y el acceso era muy complicado”, ha reconocido el oficial de guardia, Juan Padilla.

Otro grupo de bomberos se ha dedicado a extinguir el incendio que se ha registrado en un lateral del hangar de la policía, en especial en la primera planta (en una zona de oficinas) y en la zona de seguridad. Su primera misión era que no se extendiera a otras zonas de la nave, ya que dentro había varios helicópteros, además de combustible.

Mientras era rescatado, los facultativos del SAMUR le han estabilizado y le han sedado. “Nuestra máxima prioridad era atender al piloto ya incluso dentro del avión porque su vida corría mucho peligro”, ha explicado la jefe de guardia del SAMUR, Charo Pinilla. Después le han trasladado a la Unidad de Quemados del hospital de Getafe, donde una portavoz ha confirmado que ha fallecido alrededor de las cuatro de la tarde.

Tres policías nacionales han tenido que ser atendidos. Una mujer ha sufrido quemaduras en la cara y el cuello de carácter leve al intentar apagar el incendio. Ha sido trasladada al hospital de La Paz con pronóstico menos grave. También ha sido atendido un agente de 57 años por hipertensión, que ha ingresado en el hospital Clínico. Otro ha sufrido heridas de carácter leve y ha recibido el alta en el lugar.

Los facultativos del Servicio de Urgencias Médicas de la Comunidad de Madrid (Summa) han atendido a otros cinco trabajadores, que han recibido el alta en el lugar. Numerosos agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP, más conocidos como antidisturbios) así como guardias civiles y policías municipales se han desplegado por el recinto aeroportuario. Agentes de Policía Científica y de Policía Judicial iniciaban poco después de las tres de la tarde la inspección ocular de la zona para esclarecer las causas exactas del siniestro.

Mientras, técnicos de Iberdrola han restablecido poco antes de las cinco de la tarde la corriente eléctrica, que había quedado interrumpido por el accidente. Esto ha permitido reabrir el aeródromo.

Más información