Castedo ignora las preguntas de la oposición sobre su gestión económica

El PP descalifica la auditoría realizada por la Sindicatura de Comptes

La alcaldesa Sonia Castedo durante el último pleno de Alicante. / PEPE OLIVARES

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, del PP, evitó por todos los medios en el pleno de ayer contestar a las preguntas de la oposición sobre las cuentas del Ayuntamiento y su gestión económica. Aplicó el rodillo que le concede la mayoría absoluta, y ni tan siquiera aprobó la urgencia de una moción presentada por Esquerra Unida sobre el último informe del Síndic de Comptes que revela irregularidades: adjudicaciones de contratos sin publicidad, cuentas restringidas y cuestiona algunas contrataciones de personal.

 La alcaldesa convocó una rueda de prensa al final del pleno en la que delegó en su concejal de Hacienda Juan Seva. A puerta cerrada, y prohibiendo el acceso a los concejales y asesores de la oposición, el edil aseguró que el informe del Síndic no describe una situación “caótica” ni habla de “despilfarro”.

El concejal tildó de “normal” que haya pendientes de cobro más de 9 millones de euros del ejercicio de 2007 y aseguró que las cuentas corrientes bajo sospecha son “válidas y transparentes” ya que se usan como puente entre el ingreso del contribuyente y la contabilidad municipal. El Síndic, Antonio Mira-Perceval, se “equivoca”, según el concejal del PP, cuando detecta debilidades en el control de la contratación, ya que las adjudicaciones menores a un millón de euros no pasan necesariamente por contratación, y todos los contratos están “perfectamente elaborados”, aseguró.

Seva explicó que el catálogo de puestos de trabajo no se publica en la web por contener información personal, y recordó que desde que Alicante pasó a ser una gran ciudad su organigrama ya no se aprueba por el pleno, sino por decreto de Alcaldía. Y sobre la tarjeta bancaria con 6.000 euros del área de alcaldía aseguró que ya se ha dado de baja.

El concejal ofreció las explicaciones que se negó a dar ante el pleno, y se escudó en que el informe del Síndic, del 24 de abril, llegó fuera de plazo para incluirlo en el orden del día. El concejal de Esquerra Unida, Miguel Ángel Pavón, calificó de “atropello democrático” y “falta de respeto” la convocatoria de rueda. Y el PSPV-PSOE consideró “sonrojantes” las explicaciones del PP y criticaron la completa opacidad de Castedo.

En la sesión, el PP también rechazó otra propuesta de UPyD para que todos grupos municipales hicieran públicas las cuentas, y el enésimo intento de fiscalización por parte de la oposición en el pleno llegó con sendas preguntas referentes al importe de facturas pendientes de cobro que tiene el Ayuntamiento a pequeños proveedores, y otra sobre el día en el que cobrarán. El edil de Hacienda se escudó en que los informes de morosidad del último trimestre no han concluido y arremetió contra el edil de UPyD, Fernando Llopis: “Una media verdad es peor que una mentira, y es usted lo que hace poniendo en duda el pago de facturas”, dijo Seva.

El principal, y casi único, punto de encuentro entre Gobierno y oposición fue la aprobación de una declaración institucional en la que insta a la Generalitat Valenciana a que comunique los plazos de aprobación definitiva del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). “Estoy de acuerdo con todo”, dijo Castedo, quien confía en que el Consell desbloqueé el PGOU.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

El PP se hunde ante una izquierda plural

Los populares pierden 23 de 55 escaños. Podemos irrumpe como tercera fuerza política y frena a EU pero no a Compromís. El PSPV no se beneficia del descontento social por la gestión del Partido Popular

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana