Versos salvajes contra la mediocridad del poder

La filosofía del proyecto pasa por transformar cualquier espacio público en un improvisado teatro

Los poetas, de izquierda a derecha, Fidel Zapico, Víctor Díez, Guillermo Ferrandiz y Karlotti / KIKO DELGADO (EFE)

La poesía como vacuna contra la mediocridad. Sin ayudas públicas, con un presupuesto exiguo y con la voluntad de salir a la calle a gritar contra ese “cáncer del mundo que es la servidumbre económica”, un colectivo poético ha logrado sacar adelante la sexta edición de la Semana da Poesía Salvaxe de Ferrol, del 24 al 27 de abril.

La filosofía de este proyecto, que llaman “A palabra encarnada”, pasa por transformar cualquier espacio público en un improvisado teatro para declamar versos propios y ajenos que agiten conciencias y empujen la cultura fuera de sus reductos tradicionales para colocarla a pie de calle a golpe de sílabas poéticas. La poética desbocada arrancó esta tarde en la plaza de Armas de Ferrol con un manifiesto transgresor leído a cuatro voces. “Somos poetas contra la usura y la mezquindad del poder”, proclamó Guillermo Ferrández, uno de los promotores. Desde las mismas escaleras en las que terminan todas las manifestaciones, hoy se leyó una proclama bien distinta al discurso político y sindical que suele inundar de reclamaciones esta plaza frente al consistorio ferrolano. “Es el mundo al revés donde los lobos son los buenos y todos tenemos jaulas discretas que apenas se notan”, continuó Víctor M. Díez. Esta iniciativa poética revolucionaria nació en 2008 bajo el paraguas de la concejalía de Cultura que entonces dirigía Izquierda Unida durante el gobierno bipartito que los unió brevemente al PSdeG en Ferrol. El pacto se rompió pero la semana poética siguió adelante cada vez con menos recursos e idéntico empeño.

Este año, el ayuntamiento -que gobierna el PP con mayoría absoluta- les ha cerrado por completo el grifo de la financiación pero no ha secado sus ganas de salir a la calle a gritar “contra la tiranía a la que llaman democracia”. “Ayudas públicas: cero. Ni un euro”, resume Juan Carlos Valle, 'Karlotti'. Lejos de resignarse, han tirado de la asociación Fuco Buxán, colectas vecinales y de 'crowdfounding' -un sistema de microfinanciación a través de la red- para reunir los 6.800 euros que les hacían falta para sacar adelante su semana poética con la ayuda de varios hosteleros locales que les ceden espacios y les rebajan las tarifas. En la primera edición contaban con 16.000 euros de las arcas públicas. Participan casi una treintena de poetisas y poetas como María Ledo, Lucía Aldao, Javier Semprún o Ramiro Vidal de forma individual o agrupados en colectivos como el Comando Ártabro, Sin Red, La ventanita o The Big Lebowskis (Thiago Gomes y Francisco Rebelo). “La poesía pretende cumplir la tarea de que este mundo no sea sólo habitable para los imbéciles”, reza el manifiesto poético de esta sexta edición, que se empuja en estas palabras del argentino Aldo Pellegrini.

El jueves, los poetas salvajes pasearán sus versos entre pescados y hortalizas por el mercado municipal de A Magdalena, la biblioteca de la plaza de España y los barrios de Canido y Ferrol Vello. El viernes, por Recimil y la plaza de Armas, para acabar el sábado 27 en el Ateneo cultural después de un vermú poético en 'Cazadores' con fiesta final en el pub 'Carteles' hasta la medianoche. Los versos salvajes se mezclarán con otros escogidos entre los grandes poetas en otros bares y pubs de la ciudad como el 'Super 8', 'Manchita Cosa'y el 'Cafelito de Gloria'. “Nos quitan el dinero y el pan de la boca pero no dejaremos que nos contagien el desánimo”, resume Karlotti. “La poesía es nuestro modo de llamar al mundo”. Sorprendidos por estas proclamas, algunos viandantes se detienen. Unos aplauden, otros siguen.

 

 

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana