Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exgerente de Tecnoparc niega que firmase facturas irregulares

El edil de Urbanismo y el presidente de la empresa participada por el Ayuntamiento de Reus cobraron 130.000 euros sin justificar

Xavier Gómez, exgerente del parque tecnológico Tecnoparc, participado por el Ayuntamiento de Reus (Baix Camp), se desvincula del pago de facturas presuntamente irregulares por valor de 130.000 euros al exregidor de Urbanismo de la ciudad, Jordi Bergadà, y al expresidente de la empresa, Àngel Cunillera, entre 2008 y 2011. 

Gómez acudió este miércoles a declarar como imputado en el juzgado de Instrucción 1 de la localidad, que ha abierto diligencias tras una denuncia del partido Ara Reus, y asegura que no validó ninguna de las seis facturas emitidas por los dos implicados porque desconocía si los trabajos expuestos en ellas se habían llevado a cabo o no.

“Él no es autor de ningún tipo de delito, ha firmado o autorizado el 99,9% de las facturas del Tecnoparc, con un volumen de negocio de 14 millones de euros, pero no estas”, dijo su abogado, Carles Ferrer, a la salida del juzgado. También explicó que las facturas se pagaron por orden de los consejeros delegados de la empresa. Gómez fue gerente del Tecnoparc desde 2007 hasta hace escasos días; el 17 de abril fue cesado por la sociedad, según fuentes cercanas al caso. La empresa está participada por el Consistorio, la Cámara de Comercio de Reus y la Universidad Rovira y Virgili.

Las presuntas irregularidades se remontan al pasado mandato, cuando la localidad era gobernada por Lluís Miquel Pérez (PSC). Bergadà es arquitecto de profesión y entonces era regidor de ERC. Entre mayo del 2008 y abril del 2011 entregó facturas en concepto de asesoramiento al Tecnoparc. De las retribuciones presentadas, llegó a cobrar 38.950 euros porque la última factura, de 30.680 euros, no le fue abonada, a pesar de reclamarla.

El exedil de Urbanismo cuando acudió a declarar en febrero como imputado sostuvo que facturó los pagos a raíz de un “contrato verbal” con Pérez. En cambio, el acusado de cobrar las otras facturas en entredicho, el empresario Àngel Cunillera, explicó también tras declarar como imputado el 5 de febrero que sus honorarios fueron “legales y justificados”. Cunillera consiguió retribuciones por valor de 90.000 euros del Tecnoparc mientras formaba parte de su Consejo de Administración, a pesar de que su cargo no estaba remunerado.

Este jueves debería declarar Josep Morató, exregidor del PSC, a quien los implicados acusan de avalar los cobros. Sin embargo, la cita se ha suspendido por motivos de salud. El día 30 de este mes sí está prevista la declaración en calidad de imputado de otro empresario de Reus, Ramón Urgellès, también vinculado al Tecnoparc.