Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Los escolares andaluces más pobres tendrán derecho a tres comidas diarias

La Junta anuncia un plan contra la exclusión que se aprobará mediante decreto ley

El presupuesto que baraja el Ejecutivo de IU y PSOE es de 100 millones

La mayoría de los fondos irán a Dependencia y mejorar el acceso a la renta básica

Pepa Bueno entrevista a la consejera de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, en los estudios de Radio Sevilla.

La crisis ha convertido a los colegios en una última trinchera contra el hambre en demasiados casos. Desde hace meses, los directores de los centros educativos andaluces alertaban de que el almuerzo que se ofrece a los escolares es la única comida fuerte que hacen al día algunos menores. Con seis de cada 100 niños andaluces en situación de extrema pobreza, la Junta de Andalucía ha anunciado este jueves que, dentro de un par de semanas, aprobará un decreto para luchar contra la exclusión social. Entre las medidas que se contemplan está utilizar la red de centros escolares de la comunidad para garantizar que los menores cuyas familias están en situación más extrema coman al menos tres veces al día: desayuno, almuerzo y merienda.

“Muchos padres nos dicen que la comida que hacen ahora en el colegio es esencial”, ha señalado Miguel Rosa Castejón, director del colegio público San José Obrero, donde están escolarizados alumnos de zonas desfavorecidas de Sevilla. “Estamos viendo que lo que antes eran situaciones anecdóticas y puntuales ahora es un problema que afecta a grupos más amplios como constatan las Administraciones y las ONG”, asegura Marta Arias, directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Unicef España. 180 chicos almuerzan a diario en el colegio que dirige Miguel Rosa Castejón. Y un centenar de ellos lo hacen de forma gratuita.

La Consejería de Educación tiene establecido un sistema de bonificaciones para los comedores escolares. Según el departamento de Mar Moreno, el 50% de los alrededor de 200.000 niños que comen a diario en la red de centros educativos de la comunidad lo hace de forma gratuita gracias a estas ayudas, que se dan en función de la renta. Educación gasta mensualmente 7,5 millones para cubrir el servicio de comedor. Y la previsión es al alza. Esta consejería llegará a los 8,5 millones al final del curso.

Recortes escolares y pobreza infantil

Ayudas de comedor. A principio de curso, los padres de escuela pública (Ceapa) y la concertada (Concapa) advirtieron de que el recorte de entre el 30% y el 50% en las ayudas para el comedor escolar provocan una situación límite para muchas familias.

Sin acceso. No hay cifras oficiales actualizadas para toda España, pero los datos de algunas comunidades confirman los temores de los padres. En Canarias, donde se hizo un estudio, se constató que 12.000 niños se dieron de baja del comedor escolar porque no podían pagarlo. En Cataluña, según una encuesta de enero de Cruz Roja, el 38% de las familias en situación de vulnerabilidad tampoco pueden pagar ese servicio.

Gran variedad de precios. Los precios del menú escolar varían enormemente entre las distintas comunidades autónomas, desde los 2,6 euros diarios en Canarias o los 3,96 en La Rioja, hasta los 6,20 en Cataluña y los 6,50 en Navarra, según un estudio de la confederación de padres Ceapa.

Libros de texto. El otro gran varapalo para muchas familias es el recorte de las ayudas de libros de texto y material. La patronal del sector, ANELE, calculó el año pasado una reducción del 75%, pasando de unos 200 millones de euros a 50 millones.

Desde que arrancó la crisis, se ha disparado el número de familias con derecho a bonificación en la comunidad. El 20% de las escolares no pagaban nada en 2008 por el comedor, 30 puntos menos que este año.

Todavía no se conoce a cuántos menores afectará el nuevo plan andaluz de las tres comidas diarias, aunque fuentes de la Junta han recalcado que va dirigido a las familias en “riesgo de exclusión social” y clases medias con un empobrecimiento sobrevenido. Es decir, que no llegará a los alrededor de 100.000 niños que tienen el servicio de comedor completamente gratuito ahora gracias a las bonificaciones.

El anuncio del plan contra la exclusión lo realizó este jueves la consejera andaluza de la Presidencia, Susana Díaz, en una entrevista en la Cadena SER. Su departamento será el encargado de coordinar este decreto, que afecta a varias áreas del Gobierno.

Díaz ha indicado que la medida de las tres comidas diarias se aplicará de lunes a viernes. El dinero necesario saldrá de la partida de 16 millones de euros que está consignada en los Presupuestos andaluces de este año para “solidaridad alimentaria”. La intención del Gobierno andaluz, que comparten PSOE e IU, es garantizar también a través de esa partida una correcta alimentación a las personas mayores en situación de exclusión. Para ello, se utilizará la red de centros de día y a las organizaciones no gubernamentales.

5.000 personas se han quedado fuera de la asistencia a domicilio tras los últimos cambios del Gobierno central

El presupuesto global que se maneja para aplicar el decreto ley del plan contra la exclusión —que está previsto que se apruebe el 30 de abril— es de 100 millones. La partida mayor (60) se destinará al desarrollo de la Ley de Dependencia, que está atravesando graves problemas por la falta de fondos. La idea de la Junta es que, a través de los Ayuntamientos, se cree empleo vinculado a los servicios sociales municipales. Díaz recordó que unas 5.000 personas se han quedado fuera de la asistencia a domicilio tras los últimos cambios incorporados por el Gobierno central.

La tercera medida que pondrá en marcha la Junta con el mencionado decreto es una mejora al acceso a la renta básica. Lo que pretende hacer el Gobierno andaluz, según Díaz, es resolver las solicitudes en un plazo de tres meses. Esta renta básica, que busca fijar un nivel mínimo de ingresos, es una vieja aspiración de IU, socio del PSOE en el Gobierno de Andalucía desde las últimas elecciones autonómicas. Diego Valderas, el vicepresidente de la Junta y líder regional de IU, también apuntó ayer al compromiso de ofrecer un trabajo en un plazo de “entre tres y 15 meses” a las familias que más lo necesiten.

60 millones se destinarán a ampliar la Ley de Dependencia, parada por falta de fondos

El decreto de exclusión social, cuya elaboración se está rematando ahora, forma parte de las medidas que han decidido poner en marcha estos dos partidos para paliar los efectos de la crisis. Primero fue el decreto sobre vivienda, que prevé expropiaciones del uso del domicilio para evitar lanzamientos. Ahora llega este nuevo plan y se está a la espera de una reforma de la fiscalidad autonómica.

Con todo, la consejera socialista Susana Díaz ha insistido en la importancia de luchar contra los efectos que la crisis está provocando en los menores a través del plan de las tres comidas diarias.

La idea de emplear la red de centros escolares como colchón de seguridad alimentaria ya la ha puesto en práctica el Gobierno de Canarias. El ejecutivo de Paulino Rivero (Coalición Canaria) anunció hace unas semanas que abrirá en verano 132 colegios para que más de 8.000 escolares puedan tomar su almuerzo en el comedor del centro. La medida, para la que se destinarán 1,2 millones, también se enmarcaba dentro de un plan de actuación social.

Sin embargo, ese colchón de seguridad se está rompiendo en muchas zonas de España. Los representantes de las familias de alumnos de la escuela pública (Ceapa) y la concertada (Concapa) advirtieron al inicio de curso de que las comunidades habían impuesto un recorte de entre el 30% y el 50% en las ayudas para el comedor escolar, lo que había dejado en una situación límite a muchas familias. Y, hace unos días, una de las patronales catalanas de servicios de comedor, Acellec, señalaba que el número de alumnos que utilizan el comedor escolar en los centros catalanes ha caído aproximadamente un 20% este curso. Esta asociación lo achacaba a la pérdida de recursos de las familias, la falta de becas comedor y el incremento del IVA al 21% del menú escolar. Aunque también reconocía que habían notado especialmente el descenso de estudiantes de secundaria, después de que este año el 70% de institutos catalanes optaran por la jornada intensiva.

Con información de Juan A. Aunión