Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallada una pareja de ancianos muertos en Jaén

El cuerpo de la mujer presenta signos de violencia y el hombre ha sido encontrado ahorcado

La Guardia Civil sale de la casa del matrimonio, en Peal de Becerro (Jaén). Ampliar foto
La Guardia Civil sale de la casa del matrimonio, en Peal de Becerro (Jaén). EFE

La Guardia Civil encontró ayer jueves los cuerpos sin vida de José Manuel V., de 77 años, y su mujer, Nicolasa C, de 73 años, en su domicilio de Peal de Becerro (Jaén). Aunque todavía no se han esclarecido por completo las causas que han rodeado estas muertes, la investigación apunta a un presunto caso de violencia de género, por cuando el cuerpo de la mujer apareció con signos de violencia mientras que el hombre apareció ahorcado con un cinturón.

Manuel y Nicolasa, que tenían dos hijos, era un matrimonio que emigró el siglo pasado a Alemania y volvió a Peal de Becerro hace ya algunos años. Fuentes municipales y del entorno familiar han asegurado que la pareja no había superado aún el trauma que le supuso la muerte, hace dos años, de una nieta de 13 años en un accidente cuando conducía el quad de su padre.

Con todo, este trágico suceso ha conmocionado a esta población de poco más de 5.000 habitantes de la comarca de la Sierra de Cazorla. El marido, apuntan fuentes familiares, tuvo problemas con el alcohol hace algunos años aunque ya había reconducido la situación tras padecer una dolencia cardiaca. Ella, según fuentes del Ayuntamiento, padecía un supuesto trastorno mental, aunque hacía vida normal.

Al parecer, fue una nuera del matrimonio la que alertó a la Guardia Civil tras personarse en su vivienda de la calle Coronel Navajas pasadas las 10 de la mañana y no poder acceder a ella. La Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil se personó en el domicilio y se hizo cargo de la investigación. Posteriormente se personó en el domicilio pealeño el juez para proceder al levantamiento de los cadáveres, que fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense de Jaén para serles practicada la autopsia que clarifique las circunstancias exactas en que falleció el matrimonio. También se intenta determinar la hora del fallecimiento, puesto que las muertes podrían haberse producido la noche anterior.

Desde el Instituto Andaluz de la Mujer se apeló a la prudencia hasta conocer el resultado final de la investigación, si bien se confirmó que la mujer supuestamente asesinada por su pareja no era usuaria de los servicios sociales ni tampoco constaba ninguna denuncia previa por malos tratos.