Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Tribunal Superior avala al centro que vetó a una alumna por llevar velo

La sentencia respalda que una alumna fuera sancionada por incumplir las normas del instituto

El IES de Pozuelo de Alarcón le prohibió asistir a clase con el ‘hiyab’

Najwa Malha en 2010, cuando su instituto le prohibió acudir a clase con ‘hiyab’. Ampliar foto
Najwa Malha en 2010, cuando su instituto le prohibió acudir a clase con ‘hiyab’.

Prohibir el hiyab o velo islámico en las aulas de un centro escolar público es un asunto de respeto a las normas, una forma de garantizar “la formación de los jóvenes escolares”. Así lo ve en una sentencia pionera el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que se acaba de pronunciar sobre uno de los casos más polémicos que combinan el derecho a la educación con la libertad religiosa. En un fallo contra el que no cabe recurso, y al que ha tenido acceso EL PAÍS, el alto tribunal avala la actuación del instituto Camilo José Cela, un centro público de Pozuelo de Alarcón que en 2010 vetó la entrada a clase de Najwa Malha, una alumna musulmana que contaba con 16 años cuando empezó a usar el velo de forma habitual. Malha fue desterrada durante más de una semana a la sala de visitas por acudir con el pañuelo.

La estudiante, que entonces cursaba 4º de la ESO, fue trasladada a un cercano instituto donde sí podía usar hiyab. La diferencia era que el reglamento escolar del primero prohibía a sus alumnos estar en las aulas con la cabeza cubierta y el claustro interpretaba que un velo islámico era lo mismo que una gorra. Su familia alegó que no era una cuestión de respeto a las normas, sino la defensa de uno de los derechos fundamentales que ampara la Constitución: la libertad religiosa de la joven española de origen marroquí.

En enero de 2012, dos años después de que estallara el caso, un juzgado de primera instancia de Madrid se pronunció a favor del instituto. El juez de lo contencioso-administrativo entendió que en el centro de Pozuelo “no se vulneró la dignidad” de la alumna ni se produjo “una injerencia en su libertad religiosa” porque aplicaba un reglamento de convivencia que era “igual para todos”.

La familia recurrió el fallo y el TSJM ha rechazado ahora su petición con esta última sentencia en la que los magistrados se centran más la forma que el fondo. Los padres de Malha, a los que representa el abogado experto en temas islámicos Iván Jiménez Aybar, pidieron que se revocara el fallo alegando que la interpretación del primer juez era errónea “en relación a la libertad religiosa”. El letrado de la familia manifestó entonces que esperaba el pronunciamiento de una instancia superior (el TSJM) para que la decisión en firme de los magistrados tuviera “una mayor repercusión y sentara cátedra”, convencido de que le darían la razón. Pero el fallo del Superior va en la línea contraria.

El TSJM no entra a valorar si se vulneró la libertad religiosa de la entonces menor al no dejarle llevar el velo. Considera que, en este caso, “resulta de aplicación el Reglamento de Régimen Interior del centro aprobado por el Consejo Escolar”, cuyo artículo 32 establecía que “en el interior del edificio no se permitirá el uso de gorras ni de ninguna otra prenda que cubra la cabeza”. La joven recibió una sanción leve, según la sentencia, “como consecuencia del incumplimiento de las normas de convivencia”.

Las magistradas de la Sección Décima de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM (cinco mujeres) han atendido, además, por mayoría la petición de la Comunidad de Madrid, que reclamó que se inadmitiera el recurso “por razón de cuantía”. La Ley de Jurisdicción Contencioso Administrativa recoge en el artículo 81.1.a que las sentencias de estos juzgados no serán susceptibles de apelación cuando la cuantía de la sanción “no exceda de 30.000 euros”. En el caso de Najwa Malha no hubo sanción económica. Pero una de las cinco magistradas de la sala defendió todo lo contrario en un voto particular. Sostenía que la familia no pretendía revocar un castigo académico, sino defender la libertad religiosa, para el que sí cabe recurso de apelación por tratarse de un derecho fundamental. Pero su opinión quedó en minoría.

El tribunal considera que “no procede realizar pronunciamiento sobre el fondo de la controversia y deja sin resolver la colisión que se produce cada vez que un colegio de cualquier rincón de España se opone al velo islámico y la familia afectada decide seguir adelante: la convivencia entre el derecho a la libertad religiosa y el derecho a la educación.

Najwa Malha perdió semanas de clase porque su instituto consideraba que el hiyab era lo mismo que un sombrero, mientras que a apenas unas manzanas de distancia, el centro que acabó acogiendo a la menor interpretó que una cosa son las normas de respeto en clase y otras las manifestaciones religiosas del alumnado.

Durante todo ese tiempo, se levantaron voces tanto en el mundo académico como en el ámbito religioso que reclamaban una norma común que impidiera que una decisión con tanta repercusión en la vida de las menores recayera sobre las espaldas de los claustros escolares, que a veces respaldan el velo y otras no.

Un vota en contra

P. Á.

La sentencia del TSJM que avala la actuación del instituto de Pozuelo no ha contado con un respaldo unánime. Una de las magistradas presentó un voto particular contra la decisión de aplicar el artículo que dispone que no se pueden recurrir las sentencias en los casos en los que la cuantía no exceda los 30.000 euros. La magistrada considera que la familia demandante no tenía un interés “meramente académico, sino la defensa de la libertad religiosa de su hija menor de edad”. Francisca María Rosas Calderón, una de las cinco integrantes de la sala, discrepa del criterio mayoritario y destaca que la familia impugnó la sentencia previa porque consideraban que se había ignorado en la misma “la relevante cuestión litigiosa de la libertad religiosa” de la alumna, al equiparar el velo islámico con la utilización de una gorra. La magistrada se adentra en el expediente administrativo para reforzar su argumentación.

Antes de que se conociera el caso de Najwa Malha, el director del instituto envió un fax al servicio de inspección educativa en el que destacaba que una alumna musulmana empezó a ir al instituto con un velo. “Quisiera que me enviaras la normativa que existe a este respecto para poder actuar”, pedía el director, que meses después fue contratado por la Comunidad de Madrid como asesor técnico educativo. El jefe de estudios, según recoge el voto particular, hizo constar que la alumna no pretendía faltar al respeto al profesorado al llevar el velo y que la situación escolar de la menor le produjo “un estado de preocupación, nerviosismo y tristeza de ánimo” por la que acabó acudiendo a la consulta de un psiquiatra.

 

Más información