Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“De una terrible violación sacas algo bueno: un hijo, un don de Dios”

Una profesora del CEU carga contra el aborto y la homosexualidad en una clase de Periodismo

El Facebook del centro privado se llena de comentarios y críticas

 VÍDEO: ATLAS

“Aunque tu marido te sea infiel, la verdadera prueba de amor es seguir amándole con lágrimas en los ojos, como Jesús lloraba en la cruz”. Esta frase y otras como “las mujeres maltratadas no deben separarse porque eso es amor”, o “el aborto en el caso de violación no es tolerable porque dentro de lo terrible de la violación sacas algo bueno, que es un hijo, un don de Dios”, colmaron este martes la capacidad de aguante de buena parte de los alumnos de la clase de Doctrina Social de la Iglesia que impartió ayer Gloria Casanova, profesora de la Universidad Cardenal Herrera-CEU de Moncada (Valencia).

Desde esta mañana, el Facebook de este centro privado se ha ido llenando de comentarios y críticas a propósito de la noticia publicada por EL PAÍS. La profesora ha declinado hablar con este periódico. 

“Ha sido intolerable, clases así no se pueden aguantar”, relató a este diario uno de los universitarios que se encontraban en el aula y que recogió las manifestaciones de Casanova, que también da clases en la Universidad Católica de Valencia.

La asignatura es obligatoria hasta tercero de Periodismo. Los alumnos que asisten a las clases de esta docente están acostumbrados al tono de sus lecciones, constantemente escoradas hacia las posturas más conservadoras de la Iglesia. Este martes, el tema versaba sobre la homosexualidad y el matrimonio gay. Y, según varios testimonios, Casanova dio una vuelta de tuerca a su discurso habitual. “Se ha pasado de la raya, hubo gente que salía ofendida de la clase porque no podía soportarlo más”, relata otro alumno.

Entre los comentarios con los que aderezó la lección —toda hablada, no hay libro de texto— también indicó la existencia de supuestos estudios “que demuestran que los niños de padres homosexuales tienen más trastornos de personalidad” o que la homosexualidad “se puede reconducir”. Este diario trató, sin éxito, de obtener la versión de la docente.

La consejera de Educación, María José Catalá, ha sido preguntada esta mañana en un acto por la polémica que ha suscitado la clase de la profesora del CEU y ha enmarcado el asunto en la "libertad de cátedra".

"Entiendo que no dejan de ser opiniones de una persona dentro de su libertad de cátedra, ejercitada en su actividad docente en la Universidad", ha señalado Catalá. La consejera ha añadido que "evidentemente" no comparte algunas de las afirmaciones, pero respeta "mucho la libertad de cátedra", y ha destacado que se trata de opiniones efectuadas por una persona "en un determinado momento, de forma acertada o no acertada".

La Universidad Cardenal Herrera-CEU ha reaccionado al revuelo con un comunicado en el que asegura que el centro "fomenta el debate plural y la reflexión entre alumnos y profesores y acoge todas las opiniones que se expresan desde el respeto al ideario del centro". Según señala, "la atención y escucha a los estudiantes es una prioridad para esta Universidad (que ofrece numerosos canales donde debatir propuestas y plantear ideas y opiniones), al igual que cultivar el espíritu crítico de los alumnos y fomentar sus propias reflexiones". "El debate suscitado anima a la Universidad a impulsar un foro universitario donde conocer y reflexionar sobre la Doctrina Social de la Iglesia", concluye.

Los partidos políticos también han opinado sobre la cuestión. El diputado autonómico de Compromís Fran Ferri ha registrado hoy en las Cortes Valencianas una pregunta parlamentaria en la que pide al Consell que "tome medidas que garanticen los derechos fundamentales de los alumnos en toda la actividad docente que se imparta en el territorio valenciano".

Además, la diputada de Esquerra Unida Esther López Barceló ha enmarcado las afirmaciones de la profesora en un "discurso integrista, ofensivo, homófobo y patriarcal". Según ha criticado en un comunicado, estas afirmaciones son "execrables" que "retrotraen a la Edad Media", además de "muy peligrosas y cuestionan el camino recorrido en materia de igualdad".

Campaña de NNGG

Esta protesta estudiantil surge después de conocerse una campaña de Nuevas Generaciones del PP en Castellón en la que instan a denunciar aquellos profesores que “adoctrinen” en las aulas.

El estudiante de Ciencias de la Educación de la Universitat Jaume I de Castellón Àlvar Carceller señaló ayer que el profesor de Didáctica de la Lengua Española Francisco Javier González Darder “menosprecia” en sus clases el valenciano. “Nos decía que es una absoluta inutilidad estudiar valenciano y nos faltaba al respeto sobre todo a los que hablamos en valenciano. Muchos nos sentíamos humillados”, añade este alumno que ha trasladado los hechos a la plataforma en defensa de la lengua autóctona Escola Valenciana.

El pasado curso, el profesor realizó una encuesta a los alumnos sobre “Hechos” y “Opiniones” con relación al “Valenciano” y al “Español”. Preguntaba por el idioma que hablan más de 400 millones de personas, por el que tiene premios Nobel de literatura o por la que su “imposición como lengua vehicular única genera conflictos sociales”. Darder no quiso pronunciarse y se remitió al comunicado del rector de la Jaume I, Vicent Climent, en el que hace una “firme defensa de la libertad de cátedra”.

Un comunicado emitido a propósito de la campaña de Nuevas Generaciones, a la que también se refirió el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra: “No voy a entrar en eso, pero lo que sí digo es que los profesores tienen que dedicarse a enseñar”. “Creo que no hay que sacar las cosas de quicio”, añadió, evitando apoyar la campaña.

El sindicato STEPV anunció que denunciará la campaña ante la fiscalía de menores. “Es una acción más del PP para desprestigiar al profesorado, atacar la libertad de cátedra y controlar políticamente los centros y desprestigiar la educación pública”, indicó.