Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

La economía del bien común

La economía del bien común es el título de un libro recientemente publicado por Editorial Deusto y que devoré con ansiedad y he releído con calma. Su autor es el profesor austriaco Christian Felber y su propuesta, tan apasionante como la de formular un modelo económico que supere la dicotomía entre capitalismo y comunismo para maximizar el bienestar de nuestra sociedad.

Como explica su prologuista, Juan Carlos Cubeiro, el bien común que Felber preconiza se basa en los valores de las relaciones humanas en su forma más saludable, los valores que, juntos, nos hacen mejores y más felices. Supone un cambio de paradigma económico-social al convertir en esencial el balance del bien común por encima del balance financiero.

Para Christian Felber, la economía del bien común quiere resolver la contradicción de valores entre economía y sociedad, incentivando y premiando en economía los mismos comportamientos y valores que tienen éxito en las relaciones humanas: honestidad, empatía, confianza, estima, cooperación, solidaridad, voluntad de compartir.

La economía del bien común necesita la intervención de nuevos valores y Felber propone seis contenidos básicos para la educación en todos los niveles: educación emocional, educación ética, educación comunicacional, educación para la democracia, educación para descubrir la naturaleza y educación para conocer el cuerpo.

En estos momentos de crisis generalizada (económica, democrática, religiosa) es necesario, según Felber, desligar la política de la economía, reducir y limitar las desigualdades, avanzar hacia una democracia directa y participativa, y caminar hacia una economía en la que el dinero y los mercados vuelvan a servir a las personas y no al revés.

Hace unos días, en una entrevista en EL PAÍS, conocíamos un poco mejor a Chiristian Felber y resultaba interesante su curiosa afirmación de que hoy Goetthe, Schiller, Hegel o Mozart “serían apasionados de la economía del bien común”.

Y quizá de todo esto lo más importante sea recordar, o anunciar, que el próximo sábado 13 de abril tendremos el privilegio de poder escuchar personalmente a Christian Felber como ponente en el séptimo congreso Proyectos y utopias para un mundo mejor, organizado por la Fundación Valores en el Palacio Europa de Vitoria-Gasteiz.

Y seguro que tras escucharle podremos compartir con el increíble Stéphane Hessel su afirmación de que “es importante rebelarse e indignarse por la inmoralidad de los llamados mercados libres y por la pérdida progresiva de los valores democráticos. Es igual de importante comprometerse con alternativas democráticas, solidarias y ecológicas. La economía del bien común representa un modelo que aúna todas estas ideologías. ¡Comprometeos con la economía del bien común!”