Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colectivo Wilson defiende la independencia en el Círculo

El dividendo fiscal compensaría los costes de creación de estructuras, según los economistas

Mesa de ponentes del Col.lectiu Wilson, ayer en el Cercle de Economía, con su presidente Josep Piqué en el centro. Ampliar foto
Mesa de ponentes del Col.lectiu Wilson, ayer en el Cercle de Economía, con su presidente Josep Piqué en el centro.

Después de que el Instituto de Estudios Económicos, el think tank de la CEO expusiera los motivos del no a la independencia, el Círculo de Economía albergó ayer los argumentos del . Estos llegaron de la mano del Col·lectiu Wilson, seis economistas catalanes de prestigio internacional que hicieron que la sede de la institución quedara minúscula. El director del Centro de Investigaciones de Economía Internacional (CREI), Jordi Galí, explicó que el grupo nace de una “reacción de indignación ante muchas afirmaciones sobre las consecuencias” de la independencia, que van de “mentiras sin fundamento” hasta la afirmaciones “catastrofistas”.

El investigador del CREI Jaume Ventura esgrimió que los beneficios de dejar de tener déficit fiscal con el Gobierno central, de 2.251 euros por habitante y año —según el método del flujo monetario neutralizado por la vía de los gastos— compensaría con creces los costes del nuevo Estado, de 383 euros por año. Ventura aseguró que a los estados pequeños les va bien si tienen una economía abierta y dijo que el prinicipal motivo del déficit fiscal es la falta de inversión en infraestructuras.

También se expusieron los obstáculos, pero minimizándolos. Carles Boix, de la Universidad de Princeton, contradijo a quines dicen que Cataluña se subrogaría la pertenencia a las organizaciones en las que está España, pero recordó que en ningún sitio consta que no pudiera formar parte de la UE. El profesor de Columbia, Xavier Sala-i-Martín, recordó que la crisis de Chipre —otro ejemplo de país pequeño con una elevada apertura económica, por cierto— “debería hacernos reflexionar sobre la belleza de quedarnos en la UE”.

Críticas al estudio

En el turno de preguntas, la profesora Maria Antonia Monés aseguró que quienes no tienen “una fuerte convicción ideológica” a favor de la independencia no hallan “convicentes” los argumentos expuestos. Moner recordó las incertidumbres que abre el proceso y que muchas compañías sí dejarían Cataluña. “Y no nos sobran empresas”, apostilló. Dos personas no dejaron seguir a Moner y le dijeron que callara, a lo que el presidente del Círculo, Josep Piqué, intervino para invitar a esas dos personas a irse y a respetar a la profesora. El expresidente Jordi Pujol también pidió el micrófono para recordar que hay países pequeños que demuestran que la independencia es posible, como Estonia o Eslovenia. “Pero Armenia no va bien”, advirtió.